Glosario de términos.

  • Abducción: acto de separar una parte del eje del cuerpo.
  • Acolia: heces de color amarillo u ocre por ausencia o disminución del contenido de pigmento biliar (estercobilinógeno).
  • Acúfeno o tinnitus: sensación auditiva anormal que, en general, es percibida solamente por el sujeto.
  • Adenopatía: ganglio linfático alterado.
  • Adiadococinesia: falta de coordinación al efectuar movimientos repetitivos rápidos (ej.: tocarse el muslo con una mano con la palma hacia abajo y luego con la palma hacia arriba en forma alternada, o mover las manos como "atornillando" una ampolleta).
  • Aducción: movimiento que acerca un miembro al plano medio (es opuesto a la abducción).
  • Adventicio: algo que ocurre ocasionalmente, o en forma accidental o que es inhabitual.
  • Afaquia: ausencia del cristalino.
  • Afasia: es un defecto del lenguaje debido a una lesión encefálica; el paciente puede tener una dificultad para comprender preguntas o texto escrito (afasia sensorial) o para expresarse en forma verbal o escrita (afasia motora).
  • Afonía: es una pérdida o disminución de la voz.
  • Aftas bucales: lesiones ulceradas que afectan la mucosa de la boca, de forma ovalada y rodeadas por eritema; son muy dolorosas.
  • Agarofobia: es una sensación de angustia de estar en lugares en que podría ser difícil o muy embarazoso escapar o en los que sería difícil recibir ayuda en el caso que se presentaran síntomas súbitos.
  • Alopecía: pérdida de cabello, difuso o en áreas.
  • Alucinación: error sensorial en el cual el sujeto percibe sin que exista un objeto o estímulo real.
  • Amaurosis: ceguera, especialmente la que ocurre sin lesión aparente del ojo, por enfermedad de la retina, nervio óptico, cerebro.
  • Ambliopía: visión reducida, sin lesión aparente del ojo.
  • Amenorrea: ausencia de reglas durante un período mayor de 90 días.
  • Analgesia: es la ausencia de la sensibilidad al dolor; es equivalente a anodinia.
  • Aneurisma: dilatación de una arteria o parte de ella, con compromiso de las 3 túnicas.
  • Angina: inflamación de las amígdalas y partes adyacentes (también se usa el término para referirse al dolor torácico de origen coronario).
  • Ángulo esternal o ángulo de Louis: prominencia en la superficie del tórax debida a la articulación del manubrio con el cuerpo del esternón. Sirve de punto de referencia para ubicar la segunda costilla.
  • Anhidrosis: falta de transpiración.
  • Anisocoria: pupilas de diferente tamaño.
  • Anorexia: falta de apetito.
  • Anuria: excreción de menos de 100 ml de orina en 24 horas.
  • Apnea: detención del flujo aéreo respiratorio por falta de estímulo central u obstrucción de la vía aérea central.
  • Ascitis: acumulación anormal de líquido libre en la cavidad peritoneal; puede corresponder a un transudado (si no es inflamatorio), o a un exudado (si es inflamatorio). Se llama hemoperitoneo si se acumula sangre; biliperitoneo si corresponde a bilis y ascitis quilosa si se acumula linfa.
  • Astenia: estado en el cual el paciente se siente decaído, con falta de fuerzas.
  • Asterixis: temblor producido por la imposibilidad de mantener prolongadamente la mano en extensión forzada y se produce una oscilación irregular. También se le conoce como flapping.
  • Astigmatismo: defecto de la curvatura de los medios refringentes del ojo que impide la convergencia en un solo foco de los rayos luminosos de diferentes meridianos.
  • Ataxia: alteración en la coordinación de los movimientos.
  • Atetosis: trastorno caracterizado por movimientos continuos, involuntarios, lentos y extravagantes, principalmente de manos y dedos, frecuentemente de tipo reptante, que se observan por lo común en lesiones del cuerpo estriado.
  • Balanitis: inflamación del glande.
  • Balanopostitis: inflamación del glande y del prepucio.
  • Bazuqueo: ruido producido por la agitación del estómago cuando está lleno de líquido. Cuando el mismo fenómeno ocurre por acumulación de líquido en las asas intestinales se llama sucusión intestinal (muchas personas usan en forma indistinta el término bazuqueo).
  • Blefaritis: es una inflamación aguda o crónica de los párpados. Se puede deber a infecciones, alergias o enfermedades dermatológicas.
  • Bocio: aumento de volumen de la glándula tiroides.
  • Borborigmo: ruido intestinal producido por la mezcla de gases y líquidos.
  • Broncofonía: auscultación nítida de la voz en la superficie del tórax, como si se estuviera auscultando sobre la traquea o grandes bronquios. Se presenta en condensaciones pulmonares con bronquios grandes permeables.
  • Broncorrea: eliminación de gran cantidad de expectoración.
  • Bronquiectasias: dilataciones irreversibles de los bronquios.
  • Bruxismo: tendencia de algunas personas de hacer rechinar los dientes.
  • Bulimia: hambre insaciable o apetito muy aumentado.
  • Catarata: opacidad del cristalino.
  • Cefalea: dolor de cabeza.
  • Celulitis: inflamación del tejido celular subcutáneo.
  • Chalazión: es una inflamación crónica de una glándula meibomiana de los párpados.
  • Cianosis: coloración azul-violácea de la piel y mucosas por aumento de la hemoglobina reducida en la sangre capilar.
  • Cifosis: curvatura anormal hacia adelante de la columna vertebral dorsal; el paciente se tiende a gibar.
  • Claudicación intermitente: es una condición que se manifiesta con dolor o pesadez en una extremidad en relación a un ejercicio y que se alivia con el reposo. Habitualmente refleja una insuficiencia arterial crónica.
  • Clonus o clono: son contracciones rítmicas e involuntarias que ocurren en estados de hiperreflexia por daño de la vía piramidal, cuando se mantiene traccionado el grupo muscular afectado (ej., clonus aquiliano).
  • Colecistitis: inflamación de la vesícula biliar.
  • Coluria: orina de color café debido a la presencia de bilirrubina conjugada; cuando la orina se agita, la espuma que se forma es amarilla (esto la diferencia de otros tipos de orina cuya espuma es blanca).
  • Coma: estado de pérdida completa de la conciencia, de la motilidad voluntaria y de la sensibilidad, conservándose sólo las funciones vegetativas (respiración y circulación). El paciente no responde ante estímulos externos, incluso capaces de producir dolor.
  • Compulsión: comportamiento o acto mental repetitivo que la persona se siente impulsada a ejecutar, incluso contra su juicio o voluntad, como una forma de paliar la angustia o de prevenir alguna eventualidad futura.
  • Condritis: inflamación del cartílago.
  • Confabulación: es una condición en la que el paciente inventa hechos para compensar defectos de memoria, y de los cuales posteriormente ni siquiera se acuerda.
  • Confusión: corresponde a una alteración psiquiátrica, generalmente de tipo agudo, asociada a cuadros infecciosos, tóxicos o metabólicos, en el que el paciente no es capaz de enjuiciar en forma correcta su situación y presenta desorientación en el tiempo y en el espacio, no reconoce a las personas y objetos familiares, no se concentra y falla su memoria.
  • Conjuntivitis: inflamación de las conjuntivas.
  • Constipación (estitiquez, estreñimiento): hábito de evacuación intestinal que ocurre distanciado (cada 2 o más días).
  • Corea: movimientos bruscos, breves, rápidos, irregulares y desordenados, que afectan uno o varios segmentos del cuerpo, sin ritmo ni propagación determinada, que habitualmente se localizan en la cara, lengua y parte distal de las extremidades. El corea de Sydenham se acompaña de signos de fiebre reumática.
  • Cornaje o estridor: es un ruido de alta frecuencia que se debe a una obstrucción de la vía aérea superior, a nivel de la laringe o la tráquea, y que se escucha desde la distancia. Se ha comparado con el ruido de un cuerno dentro del cual se sopla.
  • Costras: lesiones secundarias producto de la desecación de un exudado o de sangre en la superficie de la piel.
  • Crepitaciones: son ruidos discontinuos, cortos, numerosos, de poca intensidad, que ocurren generalmente durante la inspiración y que son similares al ruido que se produce al frotar el pelo entre los dedos cerca de una oreja. Tienen relación con la apertura, durante la inspiración, de pequeñas vías aéreas que estaban colapsadas.
  • Cuadriparesia o cuadriplejía: debilidad o parálisis de las cuadro extremidades, respectivamente.
  • Curva de Damoiseau: curva parabólica de convexidad superior que forma el límite superior de los derrames pleurales.
  • Débito cardíaco: volumen de sangre impulsada por el corazón (se expresa en litros/minuto).
  • Débito sistólico: volumen de sangre expulsada por los ventrículos en cada sístole (se expresa en ml).
  • Delirio: el paciente impresiona desconectado de la realidad, con ideas incoherentes, ilusiones y alucinaciones, sin advertir su error.
  • Dextrocardia: cuando el corazón se ubica en el tórax hacia la derecha.
  • Diaforesis: transpiración profusa.
  • Diagnóstico: es la identificación de un cuadro clínico fundándose en los síntomas, signos o manifestaciones de éste.
  • Diarrea: evacuación de deposiciones con contenido líquido aumentado y de consistencia disminuida, generalmente con mayor frecuencia que lo normal.
  • Diplopía: visión doble de los objetos, habitualmente por falta de alineación de los ejes de los globos oculares. Generalmente es binocular.
  • Disartria: es un trastorno de la articulación del lenguaje.
  • Discoria: pupilas de forma alterada (no son redondas).
  • Discromías: alteración estable del color de la piel en una zona determinada.
  • Disentería: es una deposición diarreica acompañada de mucosidades y sangre; se asocia a inflamación importante del colon y el recto.
  • Disestesia: es la producción de una sensación displacentera y en ocasiones dolorosa por un estímulo que no debiera serlo, como rozar con un algodón.
  • Disfagia: dificultad para deglutir. Puede sentirse como un problema a nivel alto, en la orofaringe, o a nivel retroesternal, al no descender el bolo alimenticio.
  • Disfonía: es equivalente a ronquera.
  • Dismenorrea: menstruaciones dolorosas.
  • Dismetría: alteración de la coordinación de los movimientos, que se ve en lesiones del cerebelo, que se caracteriza por una apreciación incorrecta de la distancia en los movimientos (se efectúan oscilaciones y ajustes en la trayectoria pudiendo al final chocar con el objetivo o pasar de largo).
  • Disnea paroxística nocturna: disnea que despierta al paciente en la noche y lo obliga a sentarse o ponerse de pie.
  • Disnea: sensación de falta de aire; dificultad en la respiración.
  • Dispepsia: se refiere a síntomas digestivos inespecíficos que guardan relación con la ingesta de alimentos (ej., meteorismo, eructación, plenitud epigástrica, etc.).
  • Disquinesias (o discinesia): son movimientos repetitivos, bizarros, algo rítmicos, que frecuentemente afectan la cara, boca, mandíbula, lengua, produciendo gestos, movimientos de labios, protrusión de la lengua, apertura y cierre de ojos, desviaciones de la mandíbula. Las más frecuentes son las discinesias oro-faciales que también se llaman discinesias tardivas.
  • Distonías: son contracciones musculares que pueden ser permanentes o desencadenarse al efectuar determinados movimientos (ej.: tortícolis espasmódica, calambre del escribiente, distonías de torsión, etc.)
  • Disuria: dificultad para orinar (disuria de esfuerzo) o dolor al orinar (disuria dolorosa).
  • Ectropión: eversión del párpado, especialmente el inferior; las lágrimas no logran drenar por el canalículo y el ojo lagrimea constantemente (epífora).
  • Edema: acumulación excesiva de líquido seroalbuminoso en el tejido celular, debida a diversas causas (ej.: aumento de la presión hidrostática, disminución de la presión oncótica o del drenaje linfático, aumento de la permeabilidad de las paredes de los capilares).
  • Efélides: corresponde a las pecas.
  • Egofonía: "voz de cabra"; es una variedad de broncofonía caracterizada por su semejanza con el balido de una cabra. Sinónimo: pectoriloquia caprina.
  • Empiema: exudado purulento en la cavidad pleural.
  • Enfermedad: es una alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo, que en general se debe a una etiología específica, y que se manifiesta por síntomas y signos característicos, cuya evolución es más o menos previsible (p. ej., enfermedad reumática).
  • Enoftalmos o enoftalmía: globo ocular más hundido en la cavidad de la órbita.
  • Entropión: condición en la que los párpados están vertidos hacia adentro y las pestañas irritan la córnea y la conjuntiva.
  • Enuresis: micción nocturna, involuntaria, después de los 3 años de edad.
  • Epicanto: es un pliegue vertical en el ángulo interno del ojo. Se ve en algunas razas asiáticas y en personas con síndrome de Down (mongolismo).
  • Epididimitis: es una inflamación del epidídimo.
  • Epiescleritis: es una inflamación de la epiesclera que es una capa de tejido que se ubica entre la conjuntiva bulbar y la esclera; se debe habitualmente a una causa autoinmune.
  • Epífora: lagrimeo constante de un ojo.
  • Epistaxis: hemorragia de las fosas nasales.
  • Eritema: es un enrojecimiento de la piel, en forma de manchas o en forma difusa, que se debe a vasodilatación de pequeños vasos sanguíneos y que desaparece momentáneamente al ejercer presión.
  • Erupción o exantema: corresponde a la aparición relativamente simultánea de lesiones (ej., máculas, vesículas o pápulas), en la piel o en las mucosas.
  • Escama: laminilla formada por células epidérmicas que se desprenden espontáneamente de la piel.
  • Escara: placa de tejido necrosado que se presenta como una costra negra o pardusca y que alcanza hasta planos profundos de la dermis.
  • Escotoma: es una pérdida de la visión en un área limitada del campo visual.
  • Esmegma: material blanquecino y maloliente que se puede acumular en el surco balanoprepucial en hombres con fimosis o que no se efectúan un buen aseo.
  • Esotropía o esoforia: es un estrabismo convergente; el ojo desviado mira hacia el lado nasal, mientras el otro ojo está enfocando hacia adelante.
  • Espermatocele: formación quística en el epidídimo que contiene espermatozoides.
  • Esplenomegalia: bazo de gran tamaño.
  • Esteatorrea: deposiciones con exceso de grasa o aceites; habitualmente son de aspecto brilloso y dejan en el agua del escusado gotas de grasa.
  • Estenosis: estrechez patológica de un conducto.
  • Estereognosis: es la capacidad para identificar un objeto por el tacto, teniendo los ojos cerrados (ej.: un lápiz, una llave, y hasta el lado de una moneda, como "cara" o "sello"). Cuando esta habilidad se pierde se habla de astereognosis (o astereognosia).
  • Estertor traqueal: ruido húmedo que se escucha a distancia en pacientes con secreciones en la vía respiratoria alta.
  • Estomatitis angular o queilitis angular: inflamación de la comisura bucal con formación de grietas, que habitualmente se conoce como "boquera".
  • Estomatitis: inflamación de la mucosa de la boca.
  • Estrabismo: falta de alineación de los ejes visuales de los ojos, de modo que no pueden dirigirse simultáneamente a un mismo punto.
  • Eventración abdominal: es la protrusión de tejidos u órganos intraabdominales a través de zonas débiles de la musculatura abdominal de una cicatriz quirúrgica, pero que quedan contenidas por la piel. Dan origen a hernias incisionales.
  • Evisceración abdominal: salida de asas intestinales fuera del abdomen por dehiscencia de la sutura de una laparotomía o a través de una herida traumática.
  • Excoriaciones: son erosiones lineales derivadas del rascado.
  • Exoftalmos o exoftalmía: protrusión del globo ocular.
  • Exotropía: es un estrabismo divergente; el ojo desviado mira hacia el lado temporal, mientras el otro ojo está enfocando hacia adelante.
  • Expectoración hemoptoica: esputo sanguinolento.
  • Expectoración: secreciones provenientes del árbol traqueo-bronquial.
  • Fasciculaciones: movimientos irregulares y finos de pequeños grupos de fibras musculares secundarios a fenómenos de denervación.
  • Fétor: corresponde al aliento (aire espirado que sale de los pulmones); puede tener un olor especial (ej., fétor urémico, fétor hepático).
  • Fimosis: prepucio estrecho que no permite descubrir el glande.
  • Fisura: corresponde a un surco, una grieta o una hendidura.
  • Flebitis: inflamación de una vena.
  • Fobia: es un temor enfermizo, obsesionante y angustioso, que sobreviene en algunas personas. Por ejemplo: claustrofobia (temor a permanecer en espacios cerrados).
  • Fotofobia: molestia o intolerancia anormal a la luz.
  • Fotosensibilidad: reacción cutánea anormal que resulta de la exposición al sol (ej., eritema persistente, edema, urticaria).
  • Frémito: vibración que es perceptible con la palpación (ej.: por frotes pericárdicos o pleurales).
  • Frotes pleurales: son ruidos discontinuos, que se producen por el frote de las superficies pleurales inflamadas, cubiertas de exudado. El sonido sería parecido al roce de dos cueros.
  • Galactorrea: secreción abundante o excesiva de leche.
  • Gangrena húmeda: es una combinación de muerte de tejidos mal perfundidos e infección polimicrobiana, con participación de gérmenes anaerobios, que lleva a la producción de un exudado de pésimo olor. Es lo que ocurre en el pie diabético.
  • Gangrena seca: muerte de tejidos caracterizada por el endurecimiento y desecación de los tejidos, debida a oclusión arterial. Lleva a una momificación.
  • Gangrena. Necrosis o muerte de tejido.
  • Ginecomastia: volumen excesivo de las mamas en el hombre.
  • Gingivitis: una inflamación de las encías.
  • Glaucoma: condición en la que presión del ojo está elevada. Puede llevar a la atrofia de la papila óptica y la ceguera.
  • Glositis: inflamación de la lengua.
  • Gorgoteo: ruido de un líquido mezclado con gas en el interior de una cavidad.
  • Grafestesia: es la capacidad de reconocer, estando con los ojos cerrados, un número que el examinador escribe con un objeto de punta roma en la palma de la mano u otra parte del cuerpo.
  • Hemartrosis: acumulación de sangre extravasada en la cavidad de una articulación.
  • Hematemesis: vómito de sangre.
  • Hematoquecia: sangramiento digestivo bajo, con eliminación de deposiciones sanguinolentas o de sangre fresca.
  • Hematuria: orina con sangre.
  • Hemianopsia: ceguera de la mitad del campo visual de uno o ambos ojos.
  • Hemiparesia o hemiplejía: debilidad o parálisis de ambas extremidades de un lado del cuerpo, respectivamente.
  • Hemoptisis: expectoración de sangre roja, exteriorizada por accesos de tos.
  • Hidrartrosis: acumulación de líquido seroso en la cavidad de una articulación.
  • Hidrocele: acumulación de líquido en la túnica vaginal alrededor del testículo.
  • Hidronefrosis: dilatación de la pelvis y cálices renales por obstrucción del uréter.
  • Hifema: sangre en la cámara anterior.
  • Hiperalgesia: es un aumento de la sensibilidad al dolor; es equivalente a una hiperestesia dolorosa.
  • Hipermenorrea: menstruación abundante en cantidad.
  • Hipermetropía: dificultad para ver con claridad los objetos situados cerca de los ojos. Los rayos luminosos procedentes de objetos situados a distancia forman el foco más allá de la retina.
  • Hiperpnea: respiración profunda y rápida.
  • Hiperqueratosis: engrosamiento de la capa córnea de la piel.
  • Hipertrofia: desarrollo exagerado de una parte de un órgano sin alterar su estructura (ej.: hipertrofia del ventrículo izquierdo; hipertrofia muscular).
  • Hipoalgesia: es una disminución de la sensibilidad al dolor; es equivalente a una hipoestesia dolorosa.
  • Hipocratismo digital: abultamiento de las falanges distales de las manos o los pies; sinónimos: acropaquia; dedos en palillo de tambor.
  • Hipomenorrea: menstruación escasa en cantidad, pero que se presenta en intervalos normales.
  • Hipopión: pus en la cámara anterior (los leucocitos pueden decantar y dar un nivel).
  • Hipospadias: condición en la que el meato uretral desemboca más abajo de lo normal, en una posición ventral del pene.
  • Hirsutismo: aumento exagerado del pelo corporal de la mujer en áreas donde normalmente no ocurre.
  • Ictericia: coloración amarilla de las escleras, piel y mucosas, por acumulación de bilirrubina.
  • Ileo: obstrucción o parálisis intestinal.
  • Ilusión: es una interpretación errónea de un estímulo sensorial (visual, auditivo, táctil).
  • Inflamación: estado morboso caracterizado por rubor (hiperemia), tumor (aumento de volumen), calor (aumento de la temperatura local) y dolor; a estos signos se puede agregar trastorno funcional.
  • Isquemia: estado asociado a una circulación arterial deficiente de un tejido.
  • Lagoftalmo o lagoftalmía: estado en el cual los párpados no pueden cerrarse completamente.
  • Leucoplaquia o leucoplasia: son lesiones blanquecinas, planas, ligeramente elevadas, de aspecto áspero, que aparecen en mucosas (de la boca, del glande, de la vagina); pueden ser precancerosas.
  • Leucorrea: descarga vaginal blanquecina.
  • Lientería: deposiciones con alimentos no digeridos, como arroz, carne, trozos de tallarines; no implica la presencia de hollejos.
  • Limbo corneal: zona circular correspondiente al borde de la córnea.
  • Lipotimia: es equivalente al desmayo común.
  • Liquenificación: engrosamiento de la piel, que se asocia habitualmente a prurito y rascado, en que se acentúa el cuadriculado cutáneo normal y hay cambios de coloración (hiper o hipocromía).
  • Lívedo reticularis: aspecto marmóreo, violáceo y reticulado de la piel debido a mala irrigación cutánea.
  • Lucidez: corresponde al estado de conciencia de una persona normal que es capaz de mantener una conversación y dar respuestas atingentes a las preguntas simples que se le formulan.
  • Macrosomía: desarrollo exagerado del cuerpo.
  • Mácula: es una mancha en la piel que habitualmente es plana.
  • Mastalgia: corresponde a un dolor en las mamas.
  • Melanoplaquias o melanoplasias: zonas de hiperpigmentación que se ven en la mucosa bucal en algunas enfermedades endocrinológicas (ej.: insuficiencia suprarrenal primaria o enfermedad de Addison).
  • Melena: deposición negra como el alquitrán, de consistencia pastosa y olor más fuerte o penetrante que lo habitual, que refleja una sangramiento digestivo alto, por encima del ángulo de Treitz.
  • Menarquia: corresponde a la primera menstruación espontánea en la vida de la una mujer.
  • Menopausia: es la última menstruación espontánea en la vida de una mujer.
  • Menorragia: menstruación muy abundante y duradera.
  • Meteorismo: distensión del abdomen por gases contenidos en el tubo digestivo.
  • Metrorragia: hemorragia genital en la mujer que es independiente del ciclo sexual ovárico.
  • Midriasis: pupilas dilatadas.
  • Miopatía: enfermedad del músculo esquelético.
  • Miopía: cortedad de la vista; defecto visual debido a la mayor refracción del ojo, en el que los rayos luminosos procedentes de objetos situados a distancia forman el foco antes de llegar a la retina.
  • Miosis: pupilas chicas.
  • Monoparesia o monoplejía: debilidad o parálisis de una extremidad, respectivamente.
  • Muguet: desarrollo en la mucosa bucal de puntos o placas blanquecinas debido a la infección por el hongo Candida albicans.
  • Murmullo pulmonar: es un ruido de baja frecuencia e intensidad y corresponde al sonido que logra llegar a la pared torácica, generado en los bronquios mayores, después del filtro que ejerce el pulmón. Se ausculta durante toda la inspiración y la primera mitad de la espiración.
  • Náuseas: deseos de vomitar; asco.
  • Neologismos: palabras inventadas o distorsionadas, o palabras a las que se le da un nuevo significado.
  • Neumoperitoneo: aire o gas en la cavidad peritoneal.
  • Neumotórax: acumulación de gas o aire en la cavidad pleural.
  • Nicturia: emisión de orina más abundante o frecuente por la noche que durante el día.
  • Nistagmo: sacudidas repetidas e involuntarias de los ojos, con una fase lenta en una dirección y otra rápida, en la dirección opuesta.
  • Nódulo: lesión solevantada, circunscrita, habitualmente sobre 1 cm de diámetro.
  • Obnubilación: estado en el cual el paciente se encuentra desorientado en el tiempo (no sabe la fecha) o en el espacio (no reconoce el lugar donde se encuentra); está indiferente al medio ambiente (reacciona escasamente frente a ruidos intensos o situaciones inesperadas y está indiferente a su enfermedad). Es capaz de responder preguntas simples.
  • Obsesión: idea, afecto, imagen o deseo que aparece en forma reiterada y persistente y que la persona no puede alejar voluntariamente de su conciencia. Tiene un carácter compulsivo.
  • Occipucio: porción posterior e inferior de la cabeza, en el hueso occipital.
  • Odinofagia: dolor al tragar.
  • Oligomenorrea: menstruaciones que aparecen cada 36 a 90 días.
  • Oliguria: diuresis de menos de 400 ml y de más de 100 ml de orina en 24 horas.
  • Onfalitis: es una inflamación del ombligo.
  • Orquitis: inflamación aguda y dolorosa del testículo.
  • Ortopnea: disnea intensa que le impide al paciente estar acostado con la cabecera baja y le obliga a estar sentado o, por lo menos, semisentado.
  • Orzuelo: inflamación del folículo de una pestaña, habitualmente por infección estafilocócica. Se forma un pequeño forúnculo en el borde del párpado.
  • Otalgia: dolor de oídos.
  • Pápula: lesión solevantada, circunscrita, de menos de 1 cm. de diámetro. Puede deberse a cambios de la epidermis o de la dermis.
  • Paracentesis: corresponde a una punción (ej., parecentesis de líquido ascítico).
  • Parafasia: defecto afásico en el que sustituye una palabra por otra (ej., "Yo escribo con una puma.").
  • Parafimosis: condición en la que el prepucio es estrecho y después de deslizarse hacia atrás para dejar el glande descubierto, no puede deslizarse nuevamente hacia adelante y lo comprime.
  • Paraparesia o paraplejía: debilidad o parálisis de ambas extremidades inferiores, respectivamente.
  • Paresia: disminución de fuerzas.
  • Parestesias: sensación de "hormigueo" o "adormecimiento".
  • Pectoriloquia áfona: resonancia de la voz a nivel de la superficie del tórax en que es posible distinguir palabras cuchicheadas o susurradas.
  • Pectoriloquia: resonancia de la voz a nivel de la superficie del tórax; "pecho que habla".
  • Peritonitis: inflamación del peritoneo.
  • Petequias: pequeñas manchas en la piel formada por la efusión de sangre, que no desaparece con la presión del dedo.
  • Pirosis: sensación de ardor o acidez en el epigastrio o la región retroesternal.
  • Plejía: falta completa de fuerzas; parálisis.
  • Pleuresía: inflamación de las pleuras.
  • Poliaquiuria: micciones repetidas con volúmenes urinarios pequeños.
  • Polidipsia: sed excesiva.
  • Polifagia: aumento anormal del apetito.
  • Polimenorrea: menstruaciones que aparecen con intervalos menores de 21 días.
  • Polipnea o taquipnea: respiración rápida, poco profunda.
  • Poliuria: diuresis mayor a 2.500 ml de orina en 24 horas.
  • Poscarga de los ventrículos: resistencia que tienen los ventrículos para vaciarse.
  • Precarga de los ventrículos: presión con la que se llenan los ventrículos.
  • Presbiopía o presbicia: hipermetropía adquirida con la edad; de cerca se ve mal y de lejos, mejor. Se debe a una disminución del poder de acomodación por debilidad del músculo ciliar y menor elasticidad del cristalino.
  • Presión arterial diferencial o presión del pulso: diferencia entre la presión arterial sistólica y la diastólica.
  • Proteinuria: presencia de proteínas en la orina.
  • Psicosis: es una desorganización profunda del juicio crítico y de la relación con la realidad, asociado a trastornos de la personalidad, del pensamiento, ideas delirantes y frecuentemente alucinaciones (ej.: la persona siente voces que le ordenan efectuar determinadas misiones). Es posible que a partir de una conducta errática o inapropiada se pueda detectar una psicosis de base.
  • Pterigión (o pterigio): engrosamiento de la conjuntiva de forma triangular con la base dirigida hacia el ángulo interno del ojo y el vértice hacia la córnea, a la que puede invadir y dificultar la visión.
  • Ptosis: corresponde a un descenso (ej., ptosis renal, en relación a un riñón que está en una posición más baja).
  • Pujo: contracciones voluntarias o involuntarias a nivel abdominal bajo en relación a irritación vesical (pujo vesical en una cistitis), rectal (pujo rectal en una rectitis) o en el período expulsivo del parto.
  • Pulso paradójico: puede referirse (1) al pulso venoso, en cuyo caso se aprecia una mayor ingurgitación de la vena yugular externa con la inspiración, o (2) al pulso arterial, cuando durante la inspiración, el pulso periférico se palpa más débil (con el esfigmomanómetro se registra que la presión sistólica baja más de 10 mm de Hg durante la inspiración, o más de un 10%).
  • Puntada de costado: dolor punzante, localizado en la parrilla costal, que aumenta con la inspiración y se acompaña de tos. Se origina de la pleura inflamada.
  • Pupila de Argyll-Robertson, o signo de Argyll-Robertson: se pierde el reflejo fotomotor, pero no el de acomodación; se encuentra en sífilis del sistema nervioso central (neurosífilis).
  • Pústulas: vesículas de contenido purulento.
  • Queilitis: inflamación de los labios.
  • Queloide: tipo de cicatriz hipertrófica.
  • Quemosis: edema de la conjuntiva ocular.
  • Queratitis: inflamación de la córnea.
  • Queratoconjuntivitis: inflamación de la córnea y la conjuntiva. En la queratoconjuntivitis sicca existe falta de lágrimas y el ojo se irrita (se presenta en la enfermedad de Sjögren).
  • Rectorragia, hematoquecia o colorragia: defecación con sangre fresca.
  • Regurgitación: retorno espontáneo de contenido gástrico hacia la boca o faringe, no precedido ni acompañado de náuseas.
  • Respiración de Cheyne-Stokes: alteración del ritmo respiratorio en que se alternan períodos de apnea con períodos en que la ventilación aumenta paulatinamente a un máximo para luego decrecer y terminar en una nueva apnea.
  • Respiración paradójica: es un tipo de respiración que se ve en cuadros de insuficiencia respiratoria en que el abdomen se deprime en cada inspiración debido a que el diafragma no es está contrayendo.
  • Rinitis: inflamación de la mucosa de las fosas nasales.
  • Rinorrea: salida de abundantes mocos o secreción acuosa por la nariz.
  • Roncha: zona de edema de la piel, de extensión variable, de bordes netos, habitualmente muy pruriginosa, tal como se ve en las urticarias.
  • Roncus: son ruidos continuos, de baja frecuencia, como ronquidos. Se producen cuando existe obstrucción de las vías aéreas.
  • Sialorrea: salivación abundante.
  • Sibilancias: son ruidos continuos, de alta frecuencia, como silbidos, generalmente múltiples. Se producen cuando existe obstrucción de las vías aéreas. Son frecuentes de escuchar en pacientes asmáticos descompensados.
  • Signo de Babinski: corresponde a una extensión dorsal del ortejo mayor, que puede asociarse a una separación en abanico de los demás dedos del pie, cuando se estimula el borde externo de la planta desde abajo hacia arriba. Es característico de lesión de la vía piramidal.
  • Signo de Cullen: coloración azulada que puede aparecer en la región periumbilical en hemorragias peritoneales (ej.: en embarazo tubario roto, en pancreatitis agudas necrohemorrágicas).
  • Signo de Graefe: condición que se observa en algunos hipertiroidismos en los que al mirar el paciente el dedo del examinador mientras lo desplaza de arriba hacia abajo, la esclera del ojo queda al descubierto por sobre el borde superior del iris.
  • Signo: manifestación objetiva de una enfermedad que puede ser constatada en el examen físico (p. ej., esplenomegalia, soplo de insuficiencia mitral).
  • Síndrome de Claude-Bernard-Horner: ptosis palpebral, miosis, anhidrosis y enoftalmo por compromiso de ganglios simpáticos cervicales y torácicos altos (lo que más frecuentemente se presenta es la ptosis y la miosis).
  • Síndrome de Raynaud: crisis de palidez seguida de cianosis y luego rubicundez, que se presenta en los dedos de la mano, frecuentemente desencadenado por el frío.
  • Síndrome: conjunto de síntomas y signos que se relacionan entre sí en determinadas enfermedades (p. ej., síndrome ictérico, síndrome anémico).
  • Singulto: corresponde al hipo.
  • Síntoma: manifestación de una alteración orgánica o funcional que sólo es capaz de apreciar el paciente (ej., el dolor).
  • Situs inverso: anormalidad en la que existe una inversión de las vísceras de modo que el corazón y el estómago se ubican en el lado derecho y el hígado, en el izquierdo.
  • Soplo tubario o respiración soplante: auscultación de los ruidos traqueobronquiales en la superficie del tórax debido a condensación pulmonar con bronquios permeables.
  • Sopor: el paciente impresiona estar durmiendo. Si al estimularlo, despierta, pero no llega a la lucidez, y actúa como si estuviera obnubilado, respondiendo escasamente preguntas simples, se trata de un sopor superficial; al dejarlo tranquilo, el paciente vuelve a dormirse. Si es necesario aplicar estímulos dolorosos para lograr que abra los ojos o mueva las extremidades (respuesta de defensa), se trata de un sopor profundo.
  • Telangiectasia: dilatación de pequeños vasos sanguíneos visibles a ojo desnudo.
  • Telarquia: aparición de los primeros signos de desarrollo mamario.
  • Tenesmo: deseo de seguir evacuando (tenesmo rectal en una rectitis) o de tener micciones (tenesmo vesical en una cistitis), aunque ya se haya eliminado todo el contenido.
  • Tinnitus: zumbido de los oídos.
  • Tiraje: retracción del hueco supraesternal con cada inspiración en cuadros de obstrucción de las vías aéreas.
  • Tofos: nódulos por depósito de cristales de ácido úrico en la dermis y tejido subcutáneo que puede ocurrir en pacientes con gota.
  • Tonsilolito: cálculo o concreción en una amígdala.
  • Trombosis: formación de un coágulo en el lumen de un vaso (ej.: flebotrombosis).
  • Úlcera: solución de continuidad que compromete el dermis y los tejidos profundos; su reparación es mediante una cicatriz.
  • Uretrorragia: salida de sangre por la uretra, independiente de la micción.
  • Valgo: dirigido hacia fuera (ej. genu valgo).
  • Várice: dilatación permanente de una vena.
  • Varicocele: dilataciones varicosas de las venas del cordón espermático; es más frecuente de encontrar en el lado izquierdo.
  • Varo: dirigido hacia dentro (ej. genu varo).
  • Vasculitis: inflamación de vasos sanguíneos.
  • Vesículas, ampollas y bulas: son lesiones solevantadas que contienen líquido. Las más pequeñas son las vesículas ; las ampollas tienen más de 1 cm de diámetro ; las bulas alcanzan tamaños mayores.
  • Vómito: expulsión violenta por la boca de materias contenidas en el estómago.
  • Xantelasmas: formaciones solevantadas y amarillentas que se presentan en los párpados de algunos pacientes con trastornos del metabolismo del colesterol.
  • Xeroftalmía: condición en la que existe falta de lágrimas y el ojo se irrita.
  • Xerostomía: sequedad de la boca por falta de producción de saliva.



    Actualizada por el Dr. Ricardo Gazitúa, Agosto 2004.

  •