Apuntes de Cardiología Clínica

ARRITMIAS

Variedades de Arritmias

 

Se define como ritmo normal del corazón a aquél que se origina en el nódulo sinusal, que descarga con frecuencias entre 60 y 100 por minuto, con una cadencia regular, conduciéndose éstos a los ventrículos por las vías normales y sin retardo. Cualquier diferencia con la definición anterior corresponderá a una arritmia cardíaca.

 

Taquicardia sinusal

La taquicardia sinusal se observa normalmente durante el ejercicio y en situaciones de stress emocional. También se encuentra en pacientes con insuficiencia cardíaca, shock, anemia, hipertiroidismo, síndrome febril, etc.

El diagnóstico diferencial debe plantearse con otras taquicardias supraventriculares. Habitualmente el electrocardiograma durante la taquicardia permite hacer el diagnóstico. En los casos dudosos, la respuesta al masaje carotídeo suele ser útil. En caso de taquicardia sinusal se observará diminución gradual de la frecuencia cardíaca. En caso de TPSV la respuesta al masaje carotídeo puede ser la conversión a ritmo sinusal o modificaciones no graduales de la frecuencia cardíaca. En caso de flutter auricular, la respuesta al masaje carotídeo suele producir aumento en el grado de bloqueo A-V, con variaciones relativamente bruscas de la frecuencia cardíaca.

La taquicardia sinusal habitualmente no requiere de tratamiento específico y el tratamiento debe ir dirigido a la enfermedad causal.

 

Bradicardia sinusal.

Se observa normalmente en sujeto vagotónicos y en atletas. También suele presentarse en casos de hipertensión endocraneana e hipotiroidismo y en algunos casos de infarto del miocardio de localización diafragmática. Por último puede ser expresión de una enfermedad del nódulo sinusal. En este caso estaremos frente a un paciente con bradicardia sinusal severa, inapropiada y persistente. Habitualmente la bradicardia sinusal no tiene significación patológica, no determina deterioro hemodinámico y no requiere terapia específica.

 

Pausa Sinusal.

Este hecho se reconoce por la ausencia de onda P, lo que determina una interrupción del ritmo sinusal. Las pausas sinusales pueden deberse a un paro sinusal propiamente tal o corresponder a un trastorno de la conducción sinoauricular (bloqueo sinoauricular). Las pausas sinusales severas acompañadas de síncope, son expresión frecuente de enfermedad del nódulo sinusal.

 

Enfermedad del nódulo sinusal.

El diagnóstico de la enfermedad del nódulo sinusal se efectúa cuando se presenta algunas de las siguientes anomalías:

  1. Bradicardia sinusal persistente, severa, sin explicación.
  2. Paros sinusales
  3. Bloqueo sinoauricular episódico.
  4. Fibrilación auricular con respuesta ventricular lenta espontánea.
  5. Incapacidad para retomar ritmo sinusal después de cardioversión eléctrica en caso de fibrilación auricular.
  6. Síndrome taquicardia-bradicardia.

La enfermedad del nódulo sinusal suele presentarse en personas de edad avanzada y no sólo implica una alteración anatómica y funcional del nódulo sinusal, sino que frecuentemente existe disfunción de porciones más bajas del sistema éxito-conductor.

El tratamiento de la enfermedad del nódulo sinusal debe incluir terapia antiarrítmica para las arritmias rápidas y en caso de bradicardia sintomática o pausas sinusales severas, la implantación de un marcapaso definitivo.

En pacientes con enfermedad del nódulo sinusal y síndrome taquicardia-bradicardia, son frecuentes las embolias sistémicas por lo que en muchos casos se hace necesario el tratamiento anticoagulante.