CURSO INTEGRADO DE CLINICAS
MEDICO-QUIRURGICAS
MEC-231A - 1999

EXAMEN NEUROLOGICO

 

V.- Signos de irritación meníngea.

La irritación de las meninges (por ejemplo en meningitis), produce los llamados signos meníngeos (rigidez de nuca, signos de Kernig y Brudzinski). La flexión de cuello ofrece una acentuada resistencia muscular (rigidez de nuca), que se hace evidente con el paciente en decúbito dorsal, colocando el examinador su mano a nivel de la región occipital del paciente y flectando la cabeza hasta que toque con el mentón el tórax. El signo de Kernig podemos buscarlo de diferentes maneras: con el paciente en decúbito dorsal, se flectan las caderas junto con las rodillas y al tratar de extender las piernas manteniendo las caderas flectadas, observamos una resistencia al movimiento. También podemos buscarlo con el paciente en decúbito dorsal y ambas extremidades inferiores extendidas, levantándolas desde los talones: se produce una flexión refleja de las rodillas. El signo de Brudzinski se busca realizando una flexión más o menos brusca de la cabeza y observando la aparición de una flexión refleja a nivel de caderas y rodillas.

En casos extremos de irritación meníngea, podemos observar que el paciente está permanentemente en decúbito lateral con hiperextensión del cuello y tendencia al opistótono, junto a flexión acentuada de muslos y piernas, actitud que ha sido denominada postura en gatillo por su parecido con el gatillo de un fusil.

Ejercicio

Averigue el mecanismo que causa los signos meníngeos aquí referidos.

Existen otros signos de menor especificidad que se ven en los síndromes meníngeos, como son fiebre y dermografismo. Este último consiste en la aparición de una línea roja al rayar la piel con la uña o con un objeto romo y es consecuencia de una vasodilatación refleja en la zona del roce. Se ve especialmente en la piel de tórax y abdomen.

 

I.- Conciencia y examen mental

II.- Nervios craneanos

III.- Alteraciones de la movilidad

IV.- Alteraciones de la sensibilidad

V.- Signos de irritación meníngea

VI.- Alteraciones esfinterianas