TOXOPLASMOSIS

 

La incidencia de toxoplasmosis materna durante el embarazo es aproximadamente 1:1000 partos, presentando variaciones geográficas y socioculturales. En Francia se reporta una incidencia de toxoplasmosis congénita de 1: 4000 partos. Estudios practicados en EEUU por el National Institute of Neurological and Communicative Disorders, muestran que de 23.000 embarazadas, el 38% tenía anticuerpos contra Toxoplasma gondii. La presencia de anticuerpos se correlaciona positivamente con el aumento de la edad de la mujer, y es el doble en frecuencia en población de raza negra y emigrantes latinos.
El seguimiento de niños nacidos de las madres examinadas, reveló que la toxoplasmosis materna se asocia a microcefalia y bajo C.I. Hubo un niño afectado con toxoplasmosis congénita, y otros con diagnóstico probable, que presentaban hipotonía, hepatoesplenomegalia, letargo, nistagmus, coriorretinitis y microcefalia. Ninguna de las madres tenía evidencias clínicas de la enfermedad.
Dado que muchas mujeres tienen títulos elevados de anticuerpos de toxoplasmosis pero no tienen niños afectados, no se recomienda hacer pesquisa a todas las embarazadas.
Cualquiera sea la razón por la que a una madre se le han pesquisado anticuerpos contra Toxoplasma gondii, ya sea por el Test de Sabin-Feldman, Hemaglutinación Indirecta (IHA) o ELISA, lo importante es conocer si esta infección es reciente, ya que son éstas las pacientes que infectarán a sus hijos durante la gestación. Para confirmar esto, se determina IgM específica para Toxoplasma en la madre.
El tratamiento durante la gestación no ha probado ser eficaz para la infección congénita. Espiromicina es la droga que se puede indicar durante el embarazo y hasta ahora no se han encontrado efectos indeseados en el feto. Al nacer el neonato debe ser tratado a la brevedad, porque los parásitos continúan provocando daño al cerebro y a los ojos. En la mayoría de los casos se da una combinación de pirimetamina con ácido folínico y sulfonamida. Desafor-tunadamente, estas drogas son teratogénicas por lo que no deben prescribirse durante el embarazo.
La mejor manera de reducir la toxoplasmosis congénita es previniendo la adquisición de la infección, interrumpiendo la cadena de transmisión. La embarazada deberá abstenerse de ingerir carne cruda y leche de cabra no hervida. Debe evitar, además, el contacto con gatos.

 

MANIFESTACIONES CLINICAS DE TOXOPLASMOSIS CONGENITA

 

COMPLICACIONES DEL EMBARAZO:

mortalidad
parto prematuro
retardo del crecimiento intrauterino

PRESENTES AL NACER:

coriorretinitis
bajo peso nacimiento
ictericia - hepatoesplenomegalia
microcefalia, microftalmia
calcificaciones intrauterina
hipotonía, convulsiones
exantemas, púrpura trombocitopénico
anemia, eosinofilia

SECUELAS TARDIAS:

coriorretinitis
retardo desarrollo psicomotor
trastornos de aprendizaje
retardo mental
sordera, estrabismo
hidrocefalia
síndrome convulsivo

 

 

TRATAMIENTO DE LA TOXOPLASMOSIS

 

TRATAMIENTO DE EMBARAZADA CON INFECCION AGUDA:

Espiromicina, 3 g diarios divididos en 4 dosis por 4 semanas.
Alternativa: Pirimetamina (1 mg/kg/día; máximo 25 mg/día, oral, en dos dosis diarias por 4 semanas) + sulfadiazina (120 mg/kg/día; máximo 4 g/día, oral, en cuatro dosis al día, por 4 semanas) + ácido fólico (5 mg/día, oral, una dosis, por 4 semanas).
La Pirimetamina está contraindicada en las primeras 16 semanas de embarazo.
Controlar hemograma cada 15 días.


TRATAMIENTO DE INFECCION CONGENITA EN RECIEN NACIDO:

Pirimetamina 1 mg/kg/día por 3 días, seguido de 1 mg/kg cada 2 días + sulfadiazina 100 mg/kg/día en dos dosis + ácido fólico 5 mg. oral, dos veces por semana.
La duración del tratamiento debe decidirse en cada caso (consultar especialistas). Generalmente es de 6 meses a 1 año. Este régimen se puede administrar por 21 días, alternado con 4 semanas de Espiromicina 100 mg/kg/día en tres dosis.
Se recomienda el uso de corticoides sólo en casos de coriorretinitis progresiva que afecte la mácula (prednisona 1,5 mg/kg/día).


LECTURAS SELECCIONADAS

Desmonts G et al: Congenital toxoplasmosis: A prospective study of 378 pregnancies. N Engl J Med 1974; 290: 1110

Sever JL: Toxoplasmosis. En: Management of High Risk Pregnancy. Ed. JT Queenan. 2nd ed. 1985; Cap. 39 pg: 413


Al Indice

Al Departamento de Obstetricia y Ginecología

A la Escuela de Medicina