Sexualidad del Adolescente

Dra. Tamara Zubarew

 


Home


Módulo


Próxima

I. Introducción

La sexualidad del adolescente es un tema que ha adquirido gran interés en las últimas décadas. La sexualidad es un proceso vital humano que no se inicia con la adolescencia, sino que es un elemento inherente al ser humano desde al nacimiento hasta la muerte. La sexualidad constituye un todo con la vida misma y es un elemento integrante fundamental de la personalidad. Es la función que más repercute y está influida por el contexto social en el que se desarrolla. La sexualidad es parte integral de nuestras vidas y debe ser considerada dentro del contexto del desarrollo humano.

La sexualidad del adolescente se expresa en sus relaciones con pares, padres, la sociedad en general y también con el adolescente mismo. Particularmente en la adolescencia cobra gran significación por los múltiples y complejos cambios físicos, cognitivos y psicosociales que ocurren en esta etapa, los que determinan significados y formas de expresión diferentes de la sexualidad. Como consecuencia, la sexualidad influye significativamente en el modo de vida de los adolescentes y repercute en la problemática de salud que puede aparecer en ese momento o en las sucesivas etapas del ciclo vital.

Resulta impostergable, por lo tanto, considerar la sexualidad en el contexto de la salud integral de los adolescentes, por la repercusión que tiene en el estilo de vida, e incorporar como estrategia de intervención la educación de la sexualidad tempranamente y en el marco de la promoción y prevención contínua de salud a través del ciclo vital.

 

II. Definición de Conceptos en Sexualidad

A pesar que hay acuerdo total respecto a la conceptualización de la sexualidad en el contexto de la salud integral, hay cierta discrepancia y confusión entre distintos autores en otros términos relacionados y frecuentemente utilizados.

Se presenta a continuación definiciones de términos reconocidos internacionalmente y que favorecen una mejor comprensión de la sexualidad en el contexto de la salud integral y del proceso de desarrollo psicosexual de los adolescentes.

Sexualidad humana:

"Es el modo de ser, de relacionarse y de vivir como hombre y como mujer. Es una función normal del ser humano". Cerruti, S. 1990

"Elemento constitutivo de los seres humanos, que se expresa como un lenguaje que posibilita una comunicación plena, total y trascendente". Cerruti, S. Organización Panamericana de la Salud. 1997

Salud sexual:

"Integración de los aspectos somáticos, emocionales e intelectuales del ser sexual que enriquezca la personalidad, la comunicación y el amor". Organización Mundial de la Salud 1994.

Salud reproductiva:

"Estado general de bienestar físico, mental y social y no de mera ausencia de enfermedad o dolencia, en todos los aspectos vinculados con el sistema reproductivo y sus funciones o procesos". Organización Mundial de la Salud 1994.

Los términos Salud Sexual y Salud Reproductiva se utilizan frecuentemente como sinónimos, aunque en realidad apuntan a diferentes conceptos. El concepto de Salud Sexual enfatiza en la significación de los aspectos cualitativos para el ser humano, como son el desarrollo pleno en lo personal y en el vínculo con los otros, el valor de la afectividad, la comunicación y el placer. En cambio, el concepto de Salud Reproductiva hace referencia más específica a aspectos procreativos, enfatizando en los derechos de mujeres y varones en este aspecto y en la provisión y calidad de los servicios de concepción y anticoncepción.

Tradicionalmente el tema de la sexualidad se ha analizado desde la perspectiva de la Salud Reproductiva y se ha limitado a una visión biológica y de organización de servicios. Sin embargo, en este momento es necesario la incorporación del concepto de Salud Sexual en el contexto de la promoción y prevención continua de salud, en el marco de la salud integral de adolescentes.

Sexo:

La palabra sexo tiene diferentes connotaciones:

  • sexo genético: determinado cromosómicamente
  • sexo anatómico o genital: determinado por el tipo de genitales externos y caracteres sexuales secundarios
  • sexo fisiológico, hormonal o gonadal: determinado por el tipo de genitales internos y la preponderancia de niveles hormonales
  • sexo psicológico: determinado por la percepción individual de pertenencia a un determinado sexo
  • sexo social: determinado por la percepción de otras personas de la pertenencia a un determinado sexo.
El concepto "sexo" se relaciona habitualmente a la conducta sexual. Sin embargo el sexo o la sexualidad es mucho más que la conducta o comportamiento sexual. La sexualidad también incluye: la identidad de género, el rol sexual, la orientación sexual, la identidad sexual, el conocimiento sexual, las actitudes y valores en sexualidad.

Identidad sexual:

La tarea más importante a cumplir al final de la adolescencia es el logro de la identidad personal, lo que le permite integrarse a la sociedad como un ser único y diferente. La identidad sexual constituye un elemento fundamental de la identidad personal, junto con la identidad social y vocacional.

"La identidad sexual es aquella parte de la identidad de las personas que les permite reconocerse, aceptarse, asumirse y actuar como ser sexuado y sexual". (Cerruti, S. 1997)

La identidad sexual comienza a construirse desde el nacimiento, pero se define al final de la adolescencia. Contribuyen a su logro diferentes elementos que se definen a continuación: identidad de género, rol de género, orientación sexual, valores y actitudes, conducta sexual, conocimiento sexual.

"La identidad sexual corresponde al rótulo que nosotros mismos nos ponemos de acuerdo a nuestra orientación sexual. Este rótulo viene generalmente después de la aparición de sentimientos internos poderosos y de por lo menos algún comportamiento sexual".(Pawlowsy, W.1992)

Identidad de género:

"Es la convicción íntima y profunda que tiene cada persona acerca de su pertenencia al sexo femenino o masculino, independiente de sus características cromosómicas o somáticas" (Cerruti, S. 1997)

La identidad de género es el aspecto más básico de nuestra identidad , y está relacionado con nuestro reconocimiento y aceptación de nosotros mismos como varón o mujer.

El género viene asignado desde la concepción, en que hay diferenciación hacia genitales externos masculinos si hay dotación genética XY y femeninos en caso de XX (salvo excepciones en casos de ambigüedad sexual). Desde muy temprano los niños desarrollan conciencia de ser "niñas" o "niños" y aprenden los roles de acuerdo a su género.

Rol sexual:

"Es la expresión de femineidad o de masculinidad que presenta una persona, de acuerdo con las normas de su grupo y sociedad" (Cerruti, S. 1997)

Es la forma como nos comportamos como varones o mujeres. Desde el nacimiento y de acuerdo al "paquete" o "rótulo" de mujer o hombre que se le ha entregado al niño, recibe mensajes sobre la conducta que debe tener de acuerdo a este rótulo. Además incorpora información de acuerdo a lo que observa en el comportamiento de otras personas con el mismo "rótulo". El medio ambiente, familia, escuela, medios de comunicación, entregan mensajes sobre las conductas adecuadas e inadecuadas de acuerdo al sexo. Hay grandes discrepancias entre generaciones, comunidades y familias, respecto al tipo de roles a enseñar a niños y adolescentes. (roles sexuales "tradicionales" v/s "nuevos")

Orientación sexual:

Es el sentimiento de atracción sexual y emocional persistente hacia varones o mujeres. Aparece en forma espontánea durante la niñez y se hace evidente durante la adolescencia inicial. No es una decisión conciente. Es el sentirse atraído o exitado por un hombre o una mujer, lo que es provocado por los cambios hormonales puberales. La mayor parte de los seres humanos sienten esta atracción por el sexo opuesto, pero en algunos casos ocurre hacia el mismo sexo, o hacia ambos sexos.

Durante la adolescencia puede existir un período de duda en relación a la orientación sexual, que debe resolverse al final de esta etapa. Remafedi (Minnesota, Estados Unidos) demuestra en un estudio realizado en 1992 a adolescentes entre 12 y 17 años: Un 10,7% se considera inseguro de su orientación sexual, 88,2% se considera heterosexual, 1,1% refiere orientación sexual homosexual.

La orientación sexual no determina por si sola la identidad sexual ni la conducta sexual. De este modo puede haber orientación sexual homosexual y conducta sexual heterosexual y vice-versa. En estos casos la definición de la identidad sexual se torna difícil. (por ejemplo una mujer con orientación sexual homosexual que elige casarse con un hombre y tener hijos, para no ser rechazada socialmente)

Valores y actitudes en sexualidad:

Las actitudes y valores acerca de nuestro comportamiento sexual, nuestro rol sexual y nuestra orientación sexual es un aspecto de gran importancia en el desarrollo y vivencia de nuestra sexualidad y, por lo tanto, en nuestro rol como educadores en sexualidad. Nuestras actitudes y valores están determinados por las expectativas de nuestras familias y la sociedad en que estamos insertos. Existen innumerables mitos y tabúes en sexualidad que los niños absorben desde muy temprana edad y ya en la adolescencia están profundamente arraigados como actitudes y valores, que se reflejan en su conducta sexual.

Conducta sexual:

No se refiere solamente a la relación sexual coital. Es una gama completa de comportamientos en sexualidad: besos, caricias, masturbación.

Conocimiento sexual:

Información acerca de sexualidad. Es un componente fundamental y determinante del desarrollo de una sexualidad sana.

 

III. Conducta Sexual del Adolescente. Epidemiología.

La conducta sexual de los adolescentes ha cambiado en forma significativa a lo largo de este último siglo. Actualmente los adolescentes adquieren la maduración física antes y se casan más tarde. La edad promedio de la menarquia se ha adelantado desde 14,8 años en 1890 a 12,6 años en 1990. Además, el intervalo entre la menarquia y la edad promedio de matrimonio ha aumentado desde 7,2 años en 1890 a 11,8 años en 1990. Esto determina un largo período de tiempo en que los adolescentes ya han adquirido capacidad reproductiva y aún no logran el cumplimiento de las tareas psicosociales de la adolescencia como son el logro de una independencia afectiva y económica de su familia de origen. Durante este período los adolescentes están biológicamente preparados y culturalmente motivados para iniciar una vida sexual activa, pero son incapaces de analizar las consecuencias de su conducta sexual y tomar decisiones en forma responsable, ya que no han logrado el nivel de desarrollo cognitivo y emocional necesario para establecer una conducta sexual responsable.

Lo anterior explica el aumento observado a nivel nacional e internacional de la conducta sexual precoz y desprotegida en adolescentes y sus consecuencias como el embarazo no deseado, las enfermedades de transmisión sexual y el SIDA.

En Chile, el estudio del Instituto Nacional de la Juventud, realizado en una muestra representativa de adolescentes y jóvenes de 15 a 25 años de la población nacional el año 1997, demuestra una edad promedio de inicio de actividad sexual de 18.8 años en las mujeres y 16 años en los varones. En promedio el grupo de encuestados entre 15 y 19 años en 1997 refiere una edad de inicio de actividad sexual de 16 años. (Tabla 1)

Tabla 1. Inicio de relaciones sexuales

Porcentaje de adolescentes chilenos

 

Año

Total por sexo

Encuestados
15 a 19 años

Hombres

Mujeres

Antes de 14 años

1994

25,0

9,0

32,0

1997

24,0

7,0

25,0

Entre 15 y 19 años

1994

66,0

61,0

68,0

1997

69,0

68,0

75,0

Edad promedio
(años)

1994

16,0

18,0

15 años

1997

16,0

18,8

16 años

Fuente: INJUV 1997

La Tabla 2 muestra la edad de inicio de relaciones sexuales en adolescentes en Estados Unidos, país que tiene las tasas de embarazo y aborto adolescente más altas del mundo occidental industrializado.

 

Tabla 2

Edad de inicio de relaciones sexuales en adolescentes urbanos y rurales. 1989. Minnesota. Estados Unidos.

 

Edad (años)

Mujeres

Hombres

10 -11

6,4%

14,5%

12 - 13

17,0%

22,0%

14 - 15

42,8%

37,6%

16 - 17

33,2%

25,0%

Edad promedio
(años)

14,6

14

Fuente: Adaptado de Blum RW. The state of adolescent health in Minnesota. Minneapolis: University of Minnesota; 1989.

 Un estudio de conocimientos y actitudes en jóvenes chilenos realizado por FUNACS (Bernal 1996), en que se encuestó a 2259 jóvenes de 15 a 20 años representativos de la población nacional, se demostró que:

 

El Gráfico 1 muestra el incremento de casos notificados de SIDA en adolescentes y jóvenes chilenos, desde la descripción del primer caso hasta el año 1999. (El descenso después del año 1997 se debe a un retraso de la notificación de casos)

Gráfico1

Casos de SIDA por año diagnóstico y edad - Chile 1984 - 1999

 

Fuente: CONASIDA

 

IV. Desarrollo Psicosexual durante la adolescencia

El tema ha sido ampliamente abordado en una lección previa. En esta oportunidad sólo se enumerarán eventos importantes del desarrollo psicosocial y psicosexual de cada una de las etapas de la adolescencia.

Adolescencia inicial (10 a 12 años)

Adolescencia media (13 a 17 años)

Adolescencia tardía (17-21 años)

 

V. Factores de inicio de actividad sexual

Por largo tiempo se ha polemizado respecto al significado de la actividad sexual durante a adolescencia:

Este es un tema socialmente controvertido y polémico. Las tres situaciones pueden ser verdaderas, dependiendo del tipo de actividad sexual y la madurez de los individuos involucrados. Idealmente las relaciones sexuales deben ocurrir en el contexto de una relación de pareja estable, con capacidad de intimar y emocionalmente madura. Esta situación no se adquiere antes del final de la adolescencia (18-21 años) ó más tarde aún.

Factores que determinan el inicio de la actividad sexual. Percepción de los adolescentes.

En cambio, los factores de inicio de actividad sexual que la literatura frecuentemente cita y que han sido descritos por Jessor en un estudio prospectivo de 900 adolescentes observados por 4 años son los siguientes:
  • Menores expectativas de logros futuros
  • Mayor tolerancia a las diferencias entre ellos y otros
  • Menos religiosidad
  • Mayor frecuencia de pares cuyos valores y conductas difieren de las de su grupo familiar
  • Mayor influencia ejercida por pares
  • Padres más rígidos
  • Mayor abuso de alcohol y drogas

En resumen, son adolescentes que tienen menores expectativas académicas, menor comunicación con sus padres, mayor influencia de su grupo de pares y con frecuencia tienen otras conductas de riesgo.

Dryfoos (1990) ha descrito las consecuencias de la conducta sexual precoz y de los embarazos tempranos: Mientras más temprano la adolescente comienza su vida sexual, es más probable que tenga consecuencias negativas: mayor número de parejas, mayor probabilidad de Enfermedades de Transmisión sexual y sus consecuencias, consecuencias ligadas al embarazo y parto: complicaciones obstétricas y perinatales, consecuencias ligadas a la crianza del niño: deserción escolar, menores posibilidades laborales, matrimonios menos estables, menores ingresos, riesgo de futuros embarazos no deseados, mayor frecuencia de problemas emocionales.

El análisis de los factores asociados al inicio precoz de la actividad sexual y de sus consecuencias demuestran claramente que la conducta sexual temprana aumenta el riesgo de múltiples consecuencias nocivas para la salud integral de la adolescente.

Factores de riesgo de actividad sexual precoz

Los factores son multifactoriales, hay múltiples estudios que demuestran la importancia de factores biológicos, factores del desarrollo puberal, factores familiares, influencia de pares, influencia de los medios de comunicación, importancia de la familia.

Desarrollo puberal

En las mujeres, hay una clara asociación entre maduración precoz y edad precoz de menarquia y comienzo temprano de actividad sexual. En los hombres se postula un umbral de nivel de testosterona sobre el cual aparece un incremento de la líbido y el interés sexual. Sin embargo, la relación entre hormonas, conducta sexual y factores socioculturales es muy compleja y no está aclarada aún.

Desarrollo cognitivo y psicosocial

Los múltiples cambios que vive el adolescente lo ponen en una situación de alto riesgo de conducta sexual precoz, así como de otras conductas de riesgo: Un pensamiento hipotético deductivo aún no desarrollado durante las primeras etapas de la adolescencia, sumado a los sentimientos de invulnerabilidad, omnipotencia y egocentrismo, en un adolescente que busca experiencias nuevas y busca separarse de su familia. No ha desarrollado capacidad de intimar y no ha completado el proceso de desarrollo de su identidad. En este momento aun no puede prever consecuencias de sus actos ni puede anticiparse al resultado de sus conductas. Estas características del desarrollo cognitivo y psicosocial, propias de la etapa, explican por si solas, un excesivo riesgo de actividad sexual precoz, y también otras conductas de riesgo que con frecuencia se asocian en algunos adolescentes.

Influencia de la familia

La relación entre disfunción familiar y escasa comunicación familiar y embarazo precoz en adolescentes ha sido ampliamente demostrada. Además se ha demostrado que la calidad de interacción del adolescente con la familia es uno de los factores protectores más importantes para el inicio de la actividad sexual precoz como para otras conductas de riesgo.

La frecuencia de inicio precoz de actividad sexual se correlaciona con el antecedente de embarazo adolescente de la madre, divorcios y nuevos matrimonios de la madre

Factores individuales:

Bajas expectativas académicas, baja autoestima, ausencia de religiosidad, nivel socioeconómico bajo y raza negra son factores que se relacionan con mayor frecuencia de inicio de actividad sexual precoz.

Presión de pares

De acuerdo a las características del desarrollo del adolescente es esperable que en esta etapa el grupo de pares cobre máxima importancia como modelo de conducta. Se ha demostrado una relación estrecha entre actividad sexual y la percepción de que los pares son sexualmente activos. Las parejas hombres de las adolescentes son generalmente 4 a 6 años mayores, lo que demuestra la importancia de desarrollar habilidades de negociación, toma de decisiones y asertividad como parte de la educación sexual de las adolescentes

Medios de comunicación

Los medios de comunicación son una fuente importante de información de conductas sexuales para los adolescentes. Los medios utilizan la sexualidad para vender productos. Reconocida su función socializadora, es una realidad que en la actualidad, los medios de difusión ofrecen permanentemente a los adolescentes mensajes y modelos que los impulsan a asumir conductas de riesgo.

Algunos de los mensajes entregados por los medios son los siguientes:

  • El sexo es entretenido
  • La conducta sexual no tiene riesgo alguno
  • El sexo antes del matrimonio y fuera del matrimonio es común
  • A nadie le preocupa la anticoncepción, ni los riesgos de embarazo o enfermedades de transmisión sexual.

Es función de las familias y del personal de salud enseñar a descifrar estos mensajes y redireccionarlos para entregar una adecuada educación en sexualidad.

 

VI. Rol del profesional de salud en el desarrollo de la sexualidad de adolescentes

  1. Asegurar la confidencialidad de la atención

    Durante el primer contacto con el adolescente, en toda consulta de supervisión de salud, se le debe asegurar que la atención será confidencial, a menos que peligre su vida o la de otros.

  2. Los profesionales de salud deben tener interés y motivación en la atención de adolescentes y entrenamiento en el abordaje de los problemas de salud en esta etapa.
  3. El sexo del profesional de salud no es una barrera para obtener una historia confidencial. Es mucho más importante establecer adecuada empatía y una buena relación profesional de salud-paciente.
  4. En todo control de supervisión de salud de adolescentes se debe realizar una historia psicosocial completa y la sexualidad siempre debe ser parte de ella. La manera de formular las preguntas es determinante en la calidad de información que se obtendrá:
    • No preguntar:
      • "¿Has tenido relaciones sexuales?"
      • "¿Tienes alguna duda respecto a tu sexualidad?"
      Respuesta inevitable: "No"
    • Preguntar:
      • "¿Crees que algunos de tus amigos tienen relaciones con sus parejas?"
      • "¿Cuándo tuviste relaciones sexuales la última vez?"
  5. En todo control de supervisión de salud del adolescente se debe realizar consejería en sexualidad. No hay evidencia que una adecuada educación sexual aumente la frecuencia de actividad sexual precoz.
  6. La consejería en sexualidad debe ser acorde a la etapa del desarrollo del adolescente. La Figura 1 ilustra un ejemplo de Consejería en sexualidad
  7. La educación sexual se debe basar en la abstinencia. En caso de adolescentes sexualmente activos se debe entregar información de los distintos métodos anticonceptivos existentes, sus ventajas y desventajas y precauciones en su uso. La adolescente, idealmente junto a su familia o algún adulto referente, deberá tomar la decisión del uso o no de algún método y el profesional de salud debe facilitar su disponibilidad. La disponibilidad de métodos anticonceptivos no aumenta la conducta sexual precoz.

     

VII. Educación Sexual

Educación de la sexualidad se denomina "al proceso educativo continuo vinculado profundamente a la formación integral de niños y jóvenes que les aporte información científica y elementos de esclarecimiento y reflexión para incorporar la sexualidad de forma plena, enriquecedora y saludable en los distintos momentos y situaciones de la vida". Cerruti, 1997.

Cerruti plantea que los objetivos de todo programa de educación sexual deben ser:

La educación en sexualidad debe comenzar lo más temprano posible, idealmente desde la concepción y continuar progresivamente a lo largo de toda la vida.

La educación sexual informal, que se desarrolla a nivel de los mecanismos espontáneos de socialización, repercute significativamente en niños y adolescentes. Se produce en forma continua en distintos niveles: familia, grupos de amigos, comunidad y medios de comunicación.

La educación sexual formal se encuentra incorporada a los currículum de los establecimientos educacionales y se basa principalmente en los aspectos biológico-reproductivos. Es necesario mayor énfasis en el desarrollo y formación de los adolescentes, aportando elementos para favorecer su autoestima, elaboración del pensamiento crítico y la promoción de valores como el respeto y la solidaridad entre las personas.

En Estados Unidos se han estudiado los programas de educación sexual y se han identificado 10 estrategias que son comunes a los programas que han demostrado ser exitosos:

     

     


 


Home


Módulo


Próxima