Demostraciones

EL ECG EN EL DIAGNOSTICO DE LA CARDIOPATIA CORONARIA

(ECG-1)

El trastorno isquémico permanente más característico es la necrosis, que puede ser trasmural, subendocárdica o difusa..

1.- La expresión electrocardiográfica característica de la necrosis trasmural es la onda "Q" patológica. Se denomina onda "Q" al vector inicial negativo del QRS. La parición de una onda "Q" se explica por la desaparición de los vectores positivos debido a la necrosis tisular, que hace posible que predominen los vectores de la pared opuesta, que al alejarse del electrodo se inscriben como una onda negativa.

Durante la evolución de un infarto trasmural agudo (ECG-4) del miocardio, se observa una serie alteraciones tanto del QRS como de la repolarización ventricular, que evolucionan en el tiempo.

2.- La necrosis no trasmural normalmente se manifiesta con trastornos de la repolarización y ocasionalmente con disminución de la magnitud del tamaño del QRS en la zona afectada. El trastorno más característico de la repolarización es la inversión de la onda "T" (onda T "isquémica") que puede demorar semanas antes de volver a la normalidad. En otros casos se puede observar un desnivel negativo de ST, persistente por horas o días.

3.- La presencia de focos de necrosis difusos en el miocardio pueden expresarse como alteraciones inespecíficas de la repolarización o también como trastornos de la conducción intraventricular.

4.- Mediante las derivaciones del ECG en la mayoría pacientes con infarto trasmural es posible localizar la zona afectada. Asimismo, el número de derivaciones con onda Q se relaciona con la extensión de la necrosis miocárdica.

Para lo anterior, es necesario conocer las derivaciones del ECG.

De acuerdo a su ubicación, estas derivaciones "miran" la actividad vectorial de las distintas paredes del corazón. Debido a su mayor masa, normalmente los vectores reflejan especialmente los fenómenos en el ventrículo izquierdo.

Es decir, la aparición de onda Q en DII, DIII y aVf, corresponde a una necrosis de pared inferior, y la aparición de onda Q en V1,V2,V3 y V4, una necrosis antero septal.