Pontificia Universidad Católica de Chile
Facultad de Medicina
Programa de Medicina Intensiva
Apuntes de Medicina Intensiva


Prefacio

La historia de la Medicina Intensiva en nuestra Facultad de Medicina comienza hace poco más de 30 años con el aporte de hombres visionarios como los médicos Drs. Waldemar Badía, Jorge Urzúa y Mario Allende en las Unidades de Cuidados Posoperatorios del tercer y sexto piso; a los médicos Drs. Ricardo Ferreti, Julio Acevedo y Edgardo Cruz-Mena en la primera Unidad de Tratamiento Intensivo Respiratorio y al Dr. Ricardo Gazitúa, poco después, con la Unidad de Intensivo Médico. El vertiginoso avance de la Medicina y la tecnología en este corto tiempo, ha obligado al desarrollo de especialistas en esta área. Hoy en día, La Medicina Intensiva es una especialidad autónoma, reconocida internacionalmente, y el desarrollo de estos Apuntes es fruto de aquellos que iniciaron la Medicina Intensiva en nuestra Facultad.

El desarrollo de estos Apuntes es también una primera expresión como grupo del Programa de Medicina Intensiva. Lejos de abarcar todo el campo, centramos nuestra atención en cuatro grandes áreas: Reanimación, soporte ventilatorio, el manejo de la Falla Orgánica Múltiple, y el cuidado de los pacientes neurológicos. Quedaron muchos temas por explorar que serán tarea para los años venideros. Entre ellos cabe destacar el área Cardiovascular, que no fue tratado por ser más propio de las Unidades Coronarias. Algo similar ocurrió con algunos temas compartidos con la especialidad de Anestesiología. Tampoco nos hemos adentrado en temas tan importantes en la Medicina Intensiva como son la contención de costos o la Bioética. Así, muchos temas quedaron en el tintero y otros fueron tocados sólo tangencialmente. Esto tiene su explicación en los objetivos que nos propusimos: Dar una imagen general del manejo de la Medicina Intensiva a aquellos que inician sus pasos en el área: alumnos, internos y becarios. Por este motivo, los Apuntes comienzan con los criterios de admisión y alta y, posteriormente, saltan a la luz aquellos temas que consideramos más importantes.

Debemos dar las gracias a todos quienes nos cooperaron en la escritura y en la revisión de los manuscritos. En segundo lugar, dedicar este esfuerzo a todo el personal que labora en nuestras Unidades: enfermeras, kinesiólogos, auxiliares y administrativos, en quienes descansamos y confiamos gran parte de nuestras tareas. Finalmente, la dedicación principal es a aquellos que más se beneficiarán con la lectura de estos apuntes: nuestros pacientes.

 

Dr. Guillermo Bugedo T.
Dr. Luis Castillo F.


Prefacio

Autores

Indice