Capítulo 5. Anatomía Patológica de los Aparatos Urinario y Genital Masculino.

Dr. Helmar Rosenberg


TUMORES RENALES

CLASIFICACION DE LOS TUMORES RENALES PRIMARIOS

TUMORES DEL TEJIDO RENAL

TUMORES BENIGNOS

TUMORES MALIGNOS

EPITELIALES

Adenoma

Carcinoma de cel. renales

Oncocitoma

NO EPITELIALES

Fibroma

Sarcomas

Mioma

Reninoma

Angiomiolipoma

DISONTOGENETICOS

Nefroblastomatosis

Tumor de Wilms

Nefroma mesoblástico

TUMORES DE LA PELVIS

TUMORES BENIGNOS

TUMORES MALIGNOS

EPITELIALES

Papiloma

Ca. de epitelio de transición

NO EPITELIALES

Fibroma

Sarcomas

Mioma

TUMORES DE LA CAPSULA RENAL

TUMORES BENIGNOS

TUMORES MALIGNOS

Fibroma

Sarcomas

Mioma

TUMORES BENIGNOS

Los tumores benignos del riñón son relativamente frecuentes, en especial en riñones atróficos de adultos y ancianos. Generalmente son muy pequeños, de pocos milímetros de diámetro y se encuentran por lo común como hallazgos de autopsias, ya que no tienen manifestaciones clínicas. Entre ellos están los fibromas de la médula y corteza renales, que se encuentran en un 10 a 35% de las autopsias, y los adenomas corticales, que se observan en el 20% de las necropsias.

Los adenomas son tumores benignos de células renales, pueden ser tubulares o papilares. Cuando tienen mayor tamaño, más de 3 cm de diámetro, son difíciles de diferenciar de los carcinomas de células renales y en tal caso se consideran tumores de comportamiento biológico incierto.

Tumores benignos muy característicos del riñon son: el reninoma, el oncocitoma y el angiomiolipoma

Reninoma

Es un tumor del aparato yuxtaglomerular constituido por células productoras de renina. Esta substancia puede identificarse con técnicas inmunohistoquímicas y con microscopía electrónica. Por lo general no es un tumor de gran tamaño y clínicamente se manifiesta con hipertensión arterial.

Oncocitoma

Es un tumor de células renales constituido por oncocitos (células ricas en mitocondrias). Este tumor puede ser de gran tamaño y semejar un carcinoma de células renales.

Angiomiolipoma

Este tumor pertenece al grupo de los hamartomas. Está constituido por tejido adiposo maduro, vasos sanguíneos sin fibras elásticas y por haces de fibras musculares lisas. Su tamaño es variable, puede alcanzar 20 cm de diámetro. En el 80% de los casos está asociado a esclerosis cerebral tuberosa (enfermedad de Bourneville). Se observa con mayor frecuencia en el sexo femenino entre los 40 y 50 años de edad. Clínicamente se manifiesta por dolor, fiebre, hematuria e hipertensión arterial.

 

CARCINOMA DE CELULAS RENALES

Este tumor se lo conocía antes como hipernefroma , carcinoma hipernefroide o tumor de Grawitz . Se pensaba que era un tumor derivado de inclusiones de corteza suprarrenal en el riñón. Hoy está demostrado que se origina de células epiteliales de túbulos renales.

Presentación

Es el tumor maligno más frecuente del riñón. Puede presentarse a cualquier edad, pero su frecuencia relativa es particularmente alta alrededor de la 6a década de la vida. Clínicamente se manifiesta por la tríada clásica: hematuria, tumor, dolor. Hoy, debido a los avances de los métodos de examen radiológicos, son cada día más frecuentes los hallazgos incidentales de carcinomas asintomáticos. En el 5% de los casos el tumor se descubre por las metástasis (generalmente óseas, pulmonares o subcutáneas).

Morfología

Macroscópicamente es un tumor de aspecto abigarrado, con áreas amarillentas, otras blanquecinas, necróticas, otras rojizas o hemorrágicas, zonas quísticas y otras hialinas o de involución. El tumor comprime e infiltra el tejido renal, el sistema excretor de la vía urinaria, y frecuentemente invade las venas, linfáticos, la cápsula y la celda renales.

Microscópicamente el tumor tiene formas sólidas, tubulares, cordonales o papilares y está constituido por células grandes poligonales, de límites netos, núcleo central relativamente pequeño y de citoplasma claro (por la extracción de lípidos y glicógeno al confeccionar la preparación). Las células y su disposición se parecen a las de un tejido vegetal. Existen otros tipos celulares menos frecuentes, como células cromófobas y células fusadas, estas últimas pueden simular un sarcoma. Para establecer el pronóstico es necesario evaluar el grado de malignidad histológica: los del grupo 1 son los mejor diferenciados y con menos atipías; los del grupo 3, los peor diferenciados, estos últimos tienen formas altamente pleomorfas o sarcomatoides.

Las metástasis se producen con mayor frecuencia en la piel, hueso, pulmones, sistema nervioso central, hígado y ganglios linfáticos. En el momento de la nefrectomía tiene valor pronóstico la clasificación de Robson en 4 estadios.

Estadios de Robson (Fig. 5-30)

1: tumor confinado al riñón, sin invasión de cápsula, vena ni aparato pielocalicilar;

2: invasión de la celda perirrenal;

3: invasión de la vena renal, vena cava o con metástasis en ganglios linfáticos regionales;

4: metástasis a distancia o invasión de órganos vecinos (glándulas suprarrenales, columna vertebral).

El carcinoma de células renales regresa espontáneamente en un muy bajo porcentaje de pacientes, de no más del 3,5%. En la tabla siguiente se indican la sobrevida según los estadios de Robson y la sobrevida comparativa de pacientes tratados y no tratados.

 

CARCINOMA DE CELULAS RENALES

(Cifras según M. Golimbou et al., Renal cell carcinoma: survival and prognostic factors, Urology: 291, 1986)

ESTADIO

% EN BIOPSIA

SOBREVIDA SEGUN ESTADIOSa

SOBREVIDA TOTAL

SIN TRAT.

CON T.b

5 años

10 años

3 años

5 años

5 años

1

25

88%

66%

2

15

67%

35%

3

29

17%

5%

4

31

5%

0%

4,4%

1,7%

20%

a en resecciones quirúrgicas
b tratamiento con drogas antitumorales

El tumor de células de transición de la pelvis renal y del uréter se tratará en relación con el tumor del mismo tipo de la vejiga urinaria.