ANAMNESIS PERINATAL

Dr. Patricio Ventura-Juncá

 

1. Concepto de anamnesis perinatal

Los hechos que permiten evaluar a un recién nacido comienzan con el período prenatal que va desde el momento de la fecundación al nacimiento. Esta etapa está condicionada por los antecedentes genéticos de los padres y las patologías que la madre tenga durante el embarazo. Luego, se requiere conocer y evaluar el trabajo de parto y la forma de resolución de este. Cuando el recién nacido es visto en horas o días posteriores al nacimiento es indispensable conocer su condición al nacer y su evolución en las primeras horas de vida(período de transición). En este período se pueden detectar gran parte de los problemas de adaptación que este pueda presentar como alteraciones de la termorregulación, dificultad respiratoria y otros.

La mayoría de los embarazos tienen una evolución fisiológica y se trata de un evento normal. Para los padres es siempre un evento extraordinariamente y sensible frente al cual se siente con dudas e inseguridades.

Hemos definido que lo que caracteriza el período neonatal es la adaptación a la vida extrauterina. Es por eso que la anamnesis del recién nacido está orientada a buscar todos aquellos factores que la puedan alterar.

 

2. Principales factores que alteran la adaptación neonatal.

2.1. Prematurez y bajo peso de nacimiento.

Estos son dos factores esenciales para definir el riesgo que un recién nacido tenga una adaptación alterada. A menor peso de nacimiento y edad gestacional mayores problemas de adaptación, y mayor riesgo de morbilidad y mortalidad (Figura 1.4.). Al iniciar la presentación de la historia clínica de un recién nacido lo primero que se debe especificar es su edad gestacional, peso y la adecuación de este a dicha edad gestacional.

2.2 Las hipoxia perinatal.

La hipoxia altera la adaptación neonatal en diversos sitemas(Capítulo 9). Hay diversas patologías del embarazo que favorecen la hipoxia crónica o aguda. Estas pueden ser enfermedades médicas de la madre o propias del embarazo, malformaciones congénitas, infecciones y genetopatías. La evolución del trabajo de parto y parto nos dará antecedentes para pesquizar una hipoxia aguda y el riesgo de que nazca deprimido.

La hipoxia aguda en el momento de nacer se manifiesta generalmente en una depresión cardiorespiratoria, alterando el inicio de la respiración y la readaptación circulatoria. La gravedad de la hipoxia y de la depresión respiratoria se evalúa con diversos parámetros cínicos y de laboratorio. Uno de estos es el Test de Apgar (Tabla 2.1.) Este ha demostrado a través de los años ser de gran utilidad para evaluar la condición del recién nacido al momento de nacer. Se evalúa al minuto y a los 5 minutos de vida. El Apgar al minuto expresa principalmente la evolución prenatal. El Apgar a los 5 minutos tiene un mayor valor pronóstico en cuanto a la normalidad o potencial anormalidad neurológica y riesgo de mortalidad. El Apgar bajo al minuto (0-3) es significativamente más frecuente a más bajo peso (Figura 2-1) y aumenta el riesgo de mortalidad (Figura 2-2).

El test de Apgar es por lo tanto, una información esencial de la anamnesis perinatal.

2.3. Enfermedades médicas de la madre y propias del embarazo.

El desarrollo y maduración fetal pueden ser alterados por diversas patologías de la madre y del embarazo.

Es necesario conocer cuales son las patologías prevalentes en la realidad en que se trabaja, el mecanismo por el cual alteran el desarrollo y crecimiento fetal, y cuales son las limitaciones que ese recién nacido sufrirá en su adaptación neonatal. Las más frecuentes en nuestro medio son la hipertensión gravídica, diabetes materna, colestasis intrahepática, incompatibilidad grupo Rh, y cardiopatías. Con menor frecuencia están los problemas tiroídeos, enfermedades del mesénquima, púrpura trombocitopénico y otros. En la mayoría de los casos estas patologías producen una insuficiencia placentaria con hipoxia crónica y menor desarrollo fetal. En otros, como la diabetes, la eritroblastosis fetal, y las alteraciones del tiroides, la adaptación neonatal se altera en aspectos endocrinos e inmunológicos más específicos. Debe agregarse que muchas veces la evaluación del feto muestra insuficiencia placentaria, con retardo del crecimiento intrauterino sin poder encontrar una causa precisa.

Por último debemos agregar, que el embarazo múltiple, los sangramientos agudos del tercer trimestre y las presentaciones distócicas, también producen problemas de adaptación.

Varias de las patologías mencionadas se asocian con frecuencia a prematurez, e hipoxia perinatal.

La anamnesis debe hacer un recuento sistemático y completo de estos datos. Así se podrá identificar, prevenir y evaluar ordenadamente los problemas que puede presentar un determinado recién nacido.

2.4. Infecciones intrauterinas.

La infecciónes en el feto y el recién nacido tienen una evolución y consecuencias muy diferente a las que se dan en el lactante, niño mayor o adulto. Ello se debe a que los microorganismos atacan un organismo que está en el período de la organización y maduración de sus sistemas y con un sistema inmunológico inmaduro. Por esto, según la etapa del desarrollo en que ocurra la infección, esta puede producir diversos tipos de secuelas y malformaciones congénitas. Es el caso de algunas enfermedades virales y parasitarias como la rubeola, el herpes simple, el citomegalovirus, el parvovirus, la sifilis y la enfermefdad de Chagas. Las infecciones bacterianas siguen un curso que tiende rápidamente a generalizarse en forma de una septicemia . Especialmente importante es la colonización vaginal de la madre con el Estreptococo B. En estos casos se debe estar atento para intervenir oportunamente según si la madre ha sido tratada adecuadamente. La rotura prematura de membranas, y signos de corioamnionitis son factores indispensables de precisar para sospechar una infección, investigarla y tratarla oportunamente. La integración con el equipo obstétrico es necesario para tener una información completa y complementaria. En determinados casos se requiere un interrogatorio dirigido hacia factores epidemiológicos. Ejemplo de esto, son el caso de la rubeola, enfermedad de Chagas y Herpes.

2.5. Antecedente de ingestión de medicamentos y drogas.

Las drogas y medicamentos pueden alterar la adaptación de cuatro maneras fundamentales:

  • Produciendo malformación, cuando su administración es en el primer trimestre del embarazo: ej. talidoamida, inmunosupresores.
  • Produciendo retardo del crecimiento intrauterino: ej. cigarrillo, cocaína.
  • Alterando mecanismos fisiológicos del recién nacido cuando son administrados generalmente en el tercer trimestre: ej. anticoagulantes, propanolol, demerol y anestésicos.
  • Produciendo síndromes de deprivación en el neonato, cuando la madre ha ingerido drogas que producen adicción: heroína, cocaína, LSD, alcohol y otros.

2.6. Malformaciones congénitas, enfermedades hereditarias y genetopatías.

El progreso de la ecografía fetal permite actualmente pesquizar un alto porcentaje de malformaciones congénitas como: atresia esofágica o duodenal, hernia diafragmática, hidrocefalia, mielomeningocele, malformaciones renales y cardiopatías congénitas. El conocimiento anticipado de estos hechos permite una preparación electiva para proveer el tratamiento oportuno. La madre debe ser trasladada a un centro con nivel apropiado de atención médico-quirúrgico.

Antecedente de enfermedades hereditarias familiares ayudan a una pesquiza orientada. Igualmente en el caso de alteraciones cromosómicas. Algunas de estas se pueden determinar prenatalmente por medio de estudios cromosómicos en el líquido amniótico o por sangre de cordón. Decisión que debe ser justificada considerando que se trata de procedimientos que tienen riesgo para la vida del feto.

     

3. Antecedentes de embarazos anteriores.

Este es un aspecto muy importante ya que hay patologías que tienden a repetirse como son: la prematurez, algunas enfermedades genética y ciertas malformaciones. Si una madre ha tenido un niño anterior con una cardiopatía congenita el riesgo que esta se repita aumenta. Otras patologías como la isinmunización Rh, tienden a ser mas graves en los embarazos posteriores. El antecedente de una mala historia obstétrica con historia de mortinatos o muertes neonatales anteriores también debe ser investigado. Esta información además de tener una importancia para evaluación y conducta que se tenga con el embarazo y el recién nacido son una gran carga emocional para los padres y un factor de incertidumbre y angustia.

La anamnesis perinatal requiere una muy buena integración obstétrico-neonatal. En los casos mas complejos se requiere una evaluación conjunta previa al parto.

 

4. Pauta práctica para la anamnesis Perinatal.

Antes del nacimiento del niño deben conocerse y consignarse los siguientes datos:

Después del nacimiento. El peso, la edad gestacional, el Apgar y la condición al nacer, la presencia de malformaciones congénitas y la evolución en las primeras horas de vida, son hechos indispensables de consignar. En el momento de nacer, ellos son parte del examen físico, pero después constituyen parte esencial de la historia clínica de todo recién nacido.

Ficha clínica. En nuestra Unidad de Neonatología utilizamos desde hace 20 años una ficha clínica codificada que está ordenada en forma de consignar los datos arriba mencionados (Figura 2-3). Ella ha demostrado ser muy útil en lo asistencial y en la docencia. Está confeccionada como una pauta ordenada para el registro de los datos de la anamnesis perinatal. Además permite tener una base de datos confiable para sacar datos estadísticos y de investigación.

 

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Avery ME: Maternal Conditions and Exogenous influences that affect the Fetus//Newborn. En Avery´s Diseases of the Newborn Ed Taeusch W. y Ballard RA Saunders
  2. BossDJ. Timbrook RE : Clinical obstetric outcomes related to continuity in prenatal care. J Am Board Fam Pract. 2001 Nov-Dec;14(6):418-23.
  3. Bottoms SF, Paul RH, Mercer BM, et al. Obstetric determinants of neonatal survival: antenatal predictors of neonatal survival and morbidity in extremely low birth weight infants. Am J Obstet Gynecol 1999 Mar;180(3 Pt 1):665-9.
  4. Cochrane WD. History and Physical examination of the new born. En Manual of Neonatal Care. Ed. Cloherty JP, y Stark A.R. 4ª Edition. Little Brown 1998.
  5. D'Harlinghe AE y Purand DJ. Recognition stabilization and, harisport of the High-Rish Newborn "Care of the high-risk neonate. Ed. Klaus M y Fanaroff A. 4ª Edition. Saunders 1993.
  6. Juez G., Lucero E., Ventura-Juncá P. Sistema computacional de manejo de datos neonatales. Rev Chil Pediatr 1987, 58: 257-260..
  7. Lucas MJ. Diabetes complicating pregnancy: Obstet Gynecol Clin North Am 2001 Sep;28(3):513-36.
  8. Thorngren-Jerneck K, Herbst A.: Low 5-minute Apgar score: a population-based register study of 1 million term births. : Obstet Gynecol 2001 Jul;98(1):65-70.
  9. Shah DM. Perinatal implications of maternal hypertension: Semin Pediatr Neurol 2001 Jun;8(2):108-19.
  10. Ventura-Juncá, P.; Juez, G.; Tapia, J.L.; González, H.;Winter, A. y Rivera, W.: "Apgar bajo y letalidad". Libro de resúmenes XII Jornadas chilenas de Pediatría, Pág. 194,1987.