Mastitis Aguda

La mastitis aguda relacionada con la lactancia es relativamente frecuente, en especial en las primeras semanas; generalmente es debida a estafilococos que penetran por grietas en el pezón. Se caracteriza por ser muy destructiva y dar lugar a abscesos subcutáneos, intramamarios y aún retromamarios.

 

Mastitis Plasmocelular

Se denomina así por la llamativa presencia de abundantes células plasmáticas en el infiltrado inflamatorio; es más frecuente entre los 35 y 40 años de edad y corresponde a una reacción frente a la secreción láctea, ya sea después de un traumatismo, ya sea por retención y ruptura de conductos galactóforos. Se caracteriza por induración, edema y adherencia a los planos vecinos. Histológicamente se reconoce ectasia de conductos, necrosis del tejido adiposo y la notable infiltración plasmocelular. Esta entidad, por razones desconocidas, es cada vez menos frecuente

 

Esteatonecrosis Traumatica

Se observa en pacientes más o menos obesas. Ya sea por trauma o espontáneamente, aparecen focos de necrosis del tejido adiposo, confluentes, que habitualmente dan lugar a la formación de un nódulo firme, adherente a planos vecinos, incluso a la piel. Histológicamente se observan necrosis, quistes de contenido oleoso, fibrosis, depósitos de sales de calcio, ectasia de conductos e infiltración plasmocelular (Fig. 7-1).

La mastitis plasmocelular, la esteatonecrosis y la ectasia de conductos pareciera que corresponden a un mismo proceso patológico general en que el factor principal sería la ectasia de conductos.