CAPITULO 22

ESTUDIO RADIOLOGICO DEL APARATO RESPIRATORIO

 
     
     
     
     

 

 
 

Los exámenes radiológicos se basan en la propiedad de los rayos X de atravesar las estructuras interpuestas en su trayectoria en relación inversa a la densidad de éstas. Mediante un sistema receptor, que reacciona en forma proporcional a la cantidad de radiación recibida, se obtienen imágenes que traducen algunas de las características morfológicas y funcionales de las estructuras bajo examen. Esta posibilidad de visión interna tiene como principal limitación que tejidos y elementos de naturaleza diferente pueden tener la misma densidad radiológica, y que las características de estructuras tridimensionales deben deducirse de una imagen bidimensional. Por estas razones, la interpretación de las imágenes radiológicas necesita de entrenamiento y conocimientos especializados que no corresponden a los objetivos de este libro. En esta parte sólo se pretende entregar al médico no especialista una base para que sepa las preguntas que puede formular al radiólogo y el significado y valor que tienen las respuestas que recibirá.

METODOS RADIOLOGICOS BASICOS

RADIOSCOPIA O FLUOROSCOPIA DE TORAX

Este método permite ver en forma directa e inmediata las imágenes producidas por los rayos X en una pantalla sensible. Tiene las ventajas de entregar una visión dinámica de la respiración y de la actividad cardíaca, así como de permitir la elección de la posición más favorable del sujeto para hacer un registro radiográfico de lesiones ocultas en las posiciones clásicas. Su mayor limitación es su baja resolución, la que puede mejorarse ostensiblemente con intensificadores especiales, y su fugacidad, lo que se ha superado mediante video o filmación. Pese a estas limitaciones, la radioscopía debe considerarse como parte y complemento del examen radiográfico o como ayuda para dirigir procedimientos de cateterización, obtención de biopsias por punción o endoscopía, etc.

RADIOGRAFIA DE TORAX

Constituye la piedra angular del diagnóstico radiológico y es indispensable en parte importante de las enfermedades torácicas. La imagen se obtiene por impresión de una placa fotográfica por los rayos que atraviesan al sujeto en estudio. Es estática pero puede dar información dinámica si se realizan radiografías seriadas. En el examen de tórax se emplea básicamente la placa frontal, obtenida con un haz de rayos con dirección posteroanterior que tiene la limitación  que la superposición de estructuras dispuestas en distintos planos, producen ocultamientos por superposición o falsas imágenes por sumación. La complementación con una placa en proyección lateral y, ocasionalmente, en otras posiciones permite ver zonas que quedan ocultas por el corazón y diafragmas, y separar lesiones que se sobreproyectan en la placa frontal. Además, el conjunto de proyecciones ayuda a formarse una imagen tridimensional aproximada.

El poder de resolución de la radiografía puede aumentarse considerablemente usando como medio de contraste sustancias opacas a rayos: la ingestión de una papilla de bario permite destacar el esófago y la inyección de soluciones yodadas contrasta claramente los vasos .Es también posible obtener información adicional tomando las placas en diferentes fases de la respiración o en posiciones que desplazan a elementos que son movibles, por ejemplo, líquido en la pleura (Fig. 50-6).

TOMOGRAFIA AXIAL COMPUTARIZADA (TAC)

En el párrafo anterior se explicó cómo la radiografía lateral y en otras posiciones subsana parcialmente el problema de la superposición de estructuras al suministrar información en un plano diferente al posteroanterior. Este mecanismo complementario, aplicado a múltiples veces en múltiples planos en forma automática, es la base de la TAC. Con el paciente en decúbito, la fuente emisora de rayos gira, describiendo círculos completos alrededor del paciente en multiples planos transversales s. El espesor de los cortes que el haz de rayos realiza en cada plano en sentido craneocaudal, se regula por colimación de 1 al 10 mm. Los rayos atraviesan al paciente en múltiples proyecciones debido a la rotación orbital de la fuente de radiación y son captados por sensoresuyo número varía según la generación del equipo y que están dispuestos en arco al lado opuesto del tubo emisor reemplazando a la placa radiográfica. Esta disposición equivale a tomar múltiples proyecciones de cada uno de los miles de pequeños volúmenes de 1 a 10 mm de espesor (voxels) que constituyen la sección transversal del tórax que se encuentra bajo examen cruzado de varios haces de rayos.

Como consecuencia de lo anterior, en cada posición del tubo emisor cada sensor registra digitalmente la densidad promedio de un diferente trayecto de los rayos a través de la sección del tórax en estudio. Esta información digital, ordenada e integrada por un programa computacional, permite generar en una pantalla de televisión una imagen morfológica de cada una de las secciones examinadas, que puede ser reproducida en una placa fotográfica. De lo expuesto se desprende que las placas que se reciben con la TAC son fotografías de algunas de las muchas posibles composiciones que puede hacer la computadora a partir del registro digital de la densidad individual de cada uno de los voxels en que se descompone el área en examen.

Actualmente se cuenta con el sistema de TAC helicoidal, en que la mesa con el paciente se desplaza cpntinuamnete en el eje longitudinale a través del anillo que gira con la fuente de rayos, con lo que el examen se reduce a 20-30, segundos con una muy buena resolución espacial. Además, se ha aumentado la fila de detectores de 1 fila a 64 con lo que mejora la resolucióm espacial y reduce el tiempo del examen a 10 segundos

INTERPRETACIÓN DE LA RADIOGRAFIA DE TORAX

Aspectos generales

La radiografía simple de tórax en sus diversas proyecciones satisface la mayor parte de las necesidades de diagnóstico por imagen de la clínica respiratoria, y es un paso previo para la mayor parte de los demás métodos radiológicos.

Al igual que en muchos otros exámenes, la calidad de las respuestas depende de la precisión de las preguntas. Por ello la petición escrita de un examen radiográfico debe ser acompañada de los datos necesarios para dejar en claro cuál es el problema que se desea aclarar. Si el caso es difícil, suele ser útil el contacto personal con el radiólogo. Como respuesta a su solicitud, el clínico recibirá usualmente una o más placas radiográficas y un informe, para cuyo análisis conviene tener presente los siguientes puntos:

- Es difícil que un informe escrito transmita fielmente todas las características de una imagen, por lo cual el clínico debe buscar y examinar en la o las placas los hallazgos que el informe describe y así formarse una imagen morfológica de lo que le sucede a su paciente. En casos complejos puede ser necesario que lo haga con la ayuda del radiólogo.

- Todo método y todo observador tienen una sensibilidad y especificidad que muy excepcionalmente son absolutas, de manera que siempre cabe la posibilidad de exámenes e informes falsos negativos o falsos positivos. Estudios controlados han demostrado que la radiología no escapa a esta regla general.

- Lo esencial del informe es la descripción de las imágenes y su interpretación en términos morfológicos macroscópicos. Los diagnósticos etiológicos, salvo algunas excepciones, deben considerarse como una hipótesis del radiólogo que el médico tratante deberá interpretar junto con el cuadro clínico general.

-Si las placas quedan en poder del paciente es conveniente indicarle que debe conservarlas porque a futuro pueden ser indispensables para interpretar los hallazgos de una nueva radiografía, incluso años despues.

Formación de la imagen radiográfica

La exposición que sigue se refiere a las imágenes obtenidas directamente en placa fotográfica por radiografía tradicional, por ser el sistema más accesible en el país, aunque se está produciendo su paulatino reemplazo por la radiografía digital. Este método da imágenes básicamente similares pero tiene la ventaja de que mediante programas computacionales es posible manipular los datos digitales y obtener placas fotográficas secundarias en las cuales se pueden corregir errores o seleccionar las características más adecuadas para evidenciar diferentes tipos de lesiones.

Para comprender las características de las imágenes que configuran la radiografía torácica y, por lo tanto, su interpretación básica, es necesario tener presentes algunos mecanismos que operan en su formación:

Densidad radiográfica: la cantidad de rayos que impresiona la placa radiográfica que, como cualquier otro negativo fotográfico, da un tono más oscuro mientras más rayos recibe. Se diferencian netamente tres niveles de densidad: en un extremo está la densidad del calcio (hueso) que produce un color blanco, y en el otro la densidad del aire que da color negro; en medio existe una gama de grises que no siempre permiten diferenciar categóricamente los tejidos blandos, la sangre, los líquidos y la grasa.

Grosor del medio atravesado: la opacidad a rayos de una estructura depende no sólo de su densidad sino de la longitud del trayecto que los rayos deben atravesar dentro de ella. Esto explica que materiales de diferente densidad puedan dar un mismo tono de gris, y que la visibilidad de una estructura dependa de su posición en relación a la dirección del haz de rayos (Fig. 22-1).

Figura 22-1. Imagen radiográfica de una estructura laminar delgada. Cuando la lámina está situada perpendicularmente al haz de rayos, éstos son mínimamente interceptados por la delgada capa de material denso, por lo que no se forma imagen. La misma, lámina dispuesta tangencialmente a los rayos obliga a éstos a atravesarla a través de una dimensión mayor, lo que origina una imagen lineal.

Así, por ejemplo, la pleura que recubre las cisuras oblicuas o mayores no se ve en la placa frontal, ya que en esta posición se encuentra situada en un plano aproximadamente perpendicular a los rayos, que sólo deben atravesar la delgada lámina de dos hojas pleurales adosadas. En cambio, en la posición lateral las cisuras se disponen en un plano tangencial al haz de rayos, de manera que éste debe atravesar varios centímetros de pleura, dando, origen a una fina línea blanca oblicua visible en la placa lateral (Fig. 22-7). El fenómeno se ha comparado con una puerta de cristal que cerrada y de frente no se ve, pero cuyo borde se aprecia claramente al estar abierta, como una línea vertical.

Contraste de interfases: la opacidad a los rayos X de una estructura no basta por sí sola para dar origen a las imágenes o sombras que se ven en la radiografía. Es necesario que la densidad en cuestión se contraste con otra densidad netamente diferente, con lo que se forma una interfase perceptible. Este fenómeno explica por qué los bronquios, normalmente llenos de aire y de fina pared, no son visibles, ya que están rodeados de parénquima pulmonar también lleno de aire. En cambio los bronquios pueden ser claramente apreciables si el pulmón circundante está consolidado por relleno de sus alvéolos por exudado (neumonía) o por su colapso (atelectasia) (Fig. 22-2). Esta imagen se denomina broncograma aéreo.

Figura 22-2. Imagen radiográfica de los bronquios. En el pulmón normal los bronquios llenos de aire no contrastan con el parénquima de igual contenido. Si el parénquima está ocupado por líquido o exudado los bronquios llenos de aire contrastan y dan la imagen llamada de broncograma aéreo. A diferencia de los bronquios, los vasos pulmonares se diferencian del parénquima normalmente aireado por estar llenos de sangre, y se borran cuando el pulmón a su alrededor se condensa.

Figura 22-3. Imagen radiográfica de los vasos pulmonares. En el pulmón normal los vasos llenos de sangre dan una imagen por contraste con el contenido aéreo de los alvéolos. Si el parénquima está condensado los vasos dejan de verse por falta de contraste.

Este mismo mecanismo explica el llamado signo de la silueta: cuando a una estructura que normalmente da origen a una silueta de borde preciso se le adosa otra de similar densidad, desaparece el borde y, con él, la silueta. Así, una condensación del lóbulo medio en contacto con el borde derecho del corazón borra la silueta de éste (Fig. 22-4).

Figura 22-4. Signo de la silueta: la condensación del lóbulo medio, claramente visible en la placa lateral, borra el borde derecho del corazón por estar en contacto con éste y tener la misma densidad radiológica que el corazón.

En cambio, si la condensación es del segmento basal posterior del lóbulo inferior, que queda por detrás del corazón sin contactar con él, el borde derecho de éste sigue siendo diferenciable de la sombra de la condensación pulmonar (Fig. 22-5).

Figura 22-5. Ausencia de signo de la silueta. Una condensación del segmento basal posterior del lóbulo inferior derecho, que no tiene contacto con el corazón, no borra su borde, que se puede ver superpuesto a la sombra de condensación. En cambio en visión lateral se borra el diafragma que contacta con la condensación

Por esta característica, el signo de la silueta permite deducir en una sola proyección radiográfica la situación de una lesión con relación a un órgano de posición conocida, como diafragma, aorta o corazón.

Calificación de la calidad de la radiografía de tórax

Sólo el examen radiográfico de buena calidad puede entregar una información completa y fidedigna, de modo que lo primero que el clínico debe hacer es verificar que ha recibido un examen técnicamente adecuado. Para que una radiografía de tórax se considere adecuada debe reunir las siguientes características:

a) La placa debe incluir la totalidad del tórax, desde los vértices pulmonares hasta el fondo de los recesos costodiafragmáticos, tanto en proyección frontal como lateral. Las escápulas deben estar fuera de los campos pulmonares.

b) La radiografía frontal debe estar bien centrada, lo que se puede verificar comprobando que los extremos esternales de ambas clavículas equidistan de la sombra central de las apófisis espinosas vertebrales.

c) La dureza o penetración de los rayos debe ser tal que alcance a verse tenuemente la columna vertebral segmentada por los discos intervertebrales detrás de la sombra cardíaca, debiendo existir una gama diferenciable de grises, negro y blanco.

d) Salvo que se haya solicitado de otra manera, la placa debe corresponder a inspiración profunda sostenida. La falta de inspiración puede hacer aparecer sombras inexistentes o modificar la imagen de las lesiones presentes. Por otra parte, si no se han detenido los movimientos respiratorios, las estructuras, especialmente los vasos, se ven borrosas.

RADIOGRAFIA DE TORAX NORMAL

La reproducción de radiografías en láminas de libros suele ser insatisfactoria, por lo que en el libro impreso  se prefirió usar esquemas muy simples que sirvieran de guía para ver en las placas reales. En esta edición en la red hemos mantenido los esquemas porque han resultado útiles. pero se ha agregado al fin del capítulo un vínculos para acceder  a un autoinstructivo con imágenes radiológicas reales.

En las figuras que siguen se identifican la mayor parte de los elementos que se ven en la radiografía de tórax. Recuerde que en la placa los lados derecho e izquierdo del paciente están en relación inversa con los lados del observador.


Figura 22-6.  Radiografía posteroanterior normal.1. Tráquea. 2. Carina traqueal. 3. Bronquios principales. 4. Arterias pulmonares y ramas principales. 5. Venas pulmonares. 6. Botón aórtico. 7. Aurícula derecha. 8. Ventrículo izquierdo. 9. Aorta descendente. 10. Vena cava superior. 11. Cisura menor. 12. Diafragma derecho. 13. Diafragma izquierdo. 14. Burbuja gástrica. 15. Clavículas. 16. 1ª costilla. 17. Escápula. 18. Pliegues axilares.

Figura 22-7 Radiografía lateral normal. 1. Tráquea. 2. Hilio. 3. Aorta. 4. Cisura mayor derecha. 5. Cisura mayor izquierda. 6. Cisura menor. 7. Ventrículo derecho. 8. Aurícula izquierda. 9. Vasos braquio-cefálicos. 10. Escápula. 11. Diafragma derecho. 12. Diafragma izquierdo. 13. Burbuja gástrica.

 

Un radiólogo o un especialista experimentado puede identificar y evaluar gran parte de los órganos contenidos en el tórax, pero para nuestros objetivos sólo nos detendremos en los siguientes elementos, suponiendo que el examen se ha realizado de pie, salvo que se indique lo contrario.

Paredes del tórax

Columna vertebral: los cuerpos vertebrales se ven en forma borrosa, destacando las apófisis espinosas dispuestas a lo largo de la línea media, que se aprecian mejor en la parte alta del tórax, perdiendo definición detrás del corazón. En la proyección lateral las vértebras se ven más nítidas y blancas, pero se van oscureciendo a medida que se desciende hacia el abdomen. Esta característica se pierde si se sobreponen elementos más densos, que no siempre se ven por sí mismos (condensación alveolar, derrames pleurales).

Costillas: por su trayecto oblicuo, sus arcos posteriores se proyectan más arriba que sus extremos anteriores. Sus bordes son aproximadamente paralelos, dejando espacios intercostales que son iguales a ambos lados del tórax. En personas de edad, los cartílagos costales suelen calcificar, dando imágenes que deben diferenciarse de las patológicas.

Esternón: se ve en su totalidad en la proyección lateral, mientras que en frontal sólo se ve la zona del manubrio que, ocasionalmente, puede aparentar un ensanchamiento de la parte alta del mediastino.

Clavícula: es importante individualizar sus extremos internos en relación con las apófisis espinosas para verificar que la placa esté bien centrada.

Escápula: al tomar las radiografías se pone los brazos en la posición que saque lo más posible a las escápulas fuera del campo de proyección del tórax.

Diafragma: en inspiración profunda la parte más alta de la cúpula diafragmática derecha coincide aproximadamente con el extremo anterior de la 6ª costilla. Debido al peso del corazón al lado izquierdo y la presencia del higado por debajo a la derecha,, la cúpula izquierda está 1,5 a 2,5 cm más abajo que la derecha en el 90% de los sujetos normales. Usualmente las cúpulas son regularmente redondeadas, pero pueden presentar lobulaciones. A ambos lados contactan con las paredes costales formando un ángulo agudo o seno costofrénico. Hacia la línea media, la cúpula derecha termina formando con el corazón el ángulo cardiofrénico, mientras que a la izquierda puede seguirse varios centímetros sobrepuesta la sombra cardíaca. Uno a dos centímetros bajo el diafragma izquierdo se observa la burbuja de aire del estómago, relación que sirve para identificar este hemidiafragma en las radiografías laterales y para sospechar un derrame pleural infrapulmonar (Fig. 50-6). En decúbito la burbuja se desplaza hacia la pared anterior del abdomen y no es visible. En proyección lateral puede apreciarse que las inserciones posteriores del diafragma, y por lo tanto los senos costofrénicos posteriores, están situados varios centímetros más bajos que las anteriores.

Partes blandas parietales: usualmente su situación externa al tórax es evidente, pero en ocasiones los pezones y tumores cutáneos pueden simular nódulos intratorácicos y los pliegues cutáneos pueden dar falsas imágenes lineales. Las mamas voluminosas pueden producir un velamiento tenue, y una mastectomía, una falsa imagen de hipertranslucencia.

Contenido torácico

Tráquea: en la placa frontal se ve como una columna aérea que baja por la línea media, desviándose ligeramente a la derecha del paciente a nivel del cayado aórtico. En la radiografía lateral es levemente oblicua de delante a atrás y de arriba abajo.

Bronquios principales: un poco por debajo del nivel del botón aórtico se separan las columnas aéreas de los bronquios derecho e izquierdo, formando una carina de ángulo variable entre 50 y 100°. En proyección lateral, estos bronquios son casi paralelos al haz de rayos y se ven como claridades redondeadas superpuestas al eje traqueal, siendo la más alta la correspondiente al bronquio derecho. Las ramas bronquiales lobulares y sus subdivisiones no son visibles por estar rodeadas de pulmón lleno de aire.

Mediastino: los órganos centrales del tórax forman una silueta característica en la placa frontal, cuyo borde derecho está formado sucesivamente de arriba abajo por el tronco braquiocefálico derecho, la vena cava superior, la aurícula derecha y una pequeña parte de la vena cava inferior. El borde izquierdo empieza arriba con la arteria subclavia de ese lado y sigue con la prominencia del botón aórtico. En la parte media se proyecta el tronco de la arteria pulmonar, parte de la aurícula izquierda y finalmente en la parte baja el ventrículo izquierdo, que forma un arco muy prominente. En la placa lateral la sombra cardíaca descansa y se confunde con la mitad anterior del hemidiafragma izquierdo. Su borde anterior está formado por el ventrículo derecho y el posterior por la aurícula izquierda arriba, el ventrículo izquierdo al medio y la vena cava inferior, abajo. El cayado aórtico puede distinguirse parcialmente como un arco anteroposterior en la mitad posterior de la parte alta del tórax.

Parénquima pulmonar: el aire, los tabiques alveolares y el intersticio normales no dan imagen radiográfica notoria. El dibujo que se ve en los campos pulmonares corresponde principalmente a los vasos pulmonares llenos de sangre que contrastan con el parénquima aireado. Las arterias pulmonares y el nacimiento de sus ramas principales forman parte del mediastino y de los hilios. Hacia la periferia, las arterias se ven más tenues, pero es posible seguirlas hasta 1 a 2 cm de la pleura y apreciar sus divisiones, que se suceden con intervalos de 1 a 2 cm. Por efecto de la gravedad, la presión hidrostática intravascular es mayor en las bases, por lo cual los vasos en estas zonas están más distendidos y se ven un 50 a 75% más gruesos que los de la mitad superior del pulmón. En la mitad inferior de los pulmones, las arterias siguen un trayecto oblicuo cercano a la vertical, mientras que las venas siguen una dirección casi horizontal hacia la aurícula izquierda.

Los bronquios intrapulmonares no se ven por constituir prácticamente una interfase aire-aire. Ocasionalmente pueden dar origen a una imagen anular cercana a los hilios cuando los rayos los atraviesan a lo largo de su eje longitudinal.

Hilios pulmonares: anatómicamente son el paquete de vasos, bronquios, nervios y ganglios que unen al pulmón con el mediastino. Su principal componente radiográfico al lado derecho son las ramas de la arteria pulmonar derecha, mientras que al lado izquierdo son la arteria pulmonar en sí misma y su rama izquierda. En condiciones normales, los demás componentes contribuyen poco a la imagen hiliar con la excepción dela vena pulmonar superior derecha que forma el ángulo hiliar con la arteria pulmonar.. El hilio derecho se encuentra aproximadamente 1,5 cm más bajo que el izquierdo.

Pleuras: en la mayor parte de su extensión, estas membranas se encuentran en contacto con la superficie interna del tórax, formando una interfase sólido-sólido, que no da imagen radiográfica. Al nivel de las cisuras pulmonares, en cambio, la pleura contacta con lóbulos con aire por ambos lados, de manera que da origen a una fina imagen lineal en las zonas en donde los rayos la atraviesan tangencialmente. La cisura menor del lado derecho, debido a su disposición horizontal, se ve frecuentemente en la radiografía frontal y casi siempre en la lateral. Las cisuras mayores no son apreciables en la placa frontal, pero suelen verse en la lateral como líneas oblicuas de atrás adelante y de arriba abajo.

Proyección de los lóbulos pulmonares

En las Figuras 22-8 y 22-9 se esquematiza la proyección de los lóbulos pulmonares en la radiografía frontal y lateral. Se puede apreciar la importante superposición que existe en la proyección frontal, que se debe a la oblicuidad de la cisura mayor y a la situación anterior del lóbulo medio. Esta disposición debe tenerse presente para no atribuir al lóbulo superior toda lesión de la mitad superior de la radiografía y al lóbulo inferior las de la mitad inferior. La figura también demuestra la utilidad de la placa lateral para la diferenciación de los lóbulos.

Figura 22-8. Proyección de los lóbulos del pulmón derecho. En lateral se aprecia la situación posterior del lóbulo inferior y la anterior del lóbulo medio. En frontal puede apreciarse que imágenes de la mitad superior pueden corresponder tanto al lóbulo superior como al inferior.

Figura 22-9. Proyección de los lóbulos del pulmón izquierdo. En lateral el lóbulo superior ocupa toda la zona anterior. En frontal ambos lóbulos se superponen en la mayor parte de su extensión, exceptuando el vértice ( l. superior) y la zona lateral basal ( l. inferior).

Tamaño del pulmón

El tamaño del pulmón se aprecia en la radiografía a través de la posición del diafragma y la conformación de la caja torácica. Varía ampliamente con la contextura y talla del individuo. En posición de pie y en inspiración profunda, el vértice de la cúpula diafragmática derecha coincide con el extremo anterior de la 5ª a 6ª costillas. Al lado izquierdo la base pulmonar está, en general, hasta 2,5 cm más bajo. En decúbito el tórax se acorta considerablemente por ascenso del diafragma, el corazón se dispone más horizontalmente y el mediastino se ensancha. Lo mismo sucede en espiración, pero en menor grado.

IMAGENES RADIOLOGICAS PATOLOGICAS

Las imágenes anormales de la radiografía de tórax se generan por dos mecanismos principales:

a) modificación de imágenes normales en cuanto a densidad, forma, tamaño, situación, relaciones, etc.

b) aparición de elementos nuevos.

Aunque la cantidad de imágenes diferentes que estos mecanismos pueden generar es muy amplia, para nuestros fines es posible limitarse a algunos patrones y elementos básicos que a continuación describiremos, indicando su base morfológica general. Se evitará establecer conexiones entre signos radiográficos y determinados diagnósticos etiológicos, ya que este aspecto sólo se puede abordar con seguridad, como ya se ha insistido, analizando el cuadro clínico global del paciente.

Sombras de relleno alveolar 

Se deben al reemplazo del aire en el compartimento alveolar por líquido, exudado inflamatorio, tejido neoplásico, etc., dando origen a una opacidad de variable extensión. Su unidad básica es la sombra acinar, que representaría el compromiso de la estructura anatómica denominada acino, o sea, el conjunto de espacios aéreos dependientes de un bronquíolo terminal. Las sombras acinares generalmente pierden su individualidad por coalescencia, debido a la extensión del relleno por las comunicaciones que existen entre los alvéolos. Ocasionalmente las sombras acinares pueden distinguirse claramente como opacidades irregularmente redondeadas de 4-10 mm de diámetro. La fusión de sombras acinares da origen a una imagen llamada de condensación.

La opacidad resultante puede ser homogénea o no homogénea según lo uniforme y completo que sea el relleno alveolar. Cuando el proceso de relleno se inicia en los alvéolos con material relativamente fluido, como sucede en la neumonía y el edema pulmonar, la condensación se extiende por los poros de Cohn sin ceñirse a los límites de los segmentos pulmonares. Sus márgenes son generalmente poco precisos, a no ser que estén determinados por una cisura. Con frecuencia los bronquios llenos de aire contrastan con el parénquima condensado, dando un broncograma aéreo.

Figura 22-10. Broncograma aéreo en neumonía del lóbulo superior derecho. En cambio, en los procesos iniciados en los bronquios, como la bronconeumonía, o en los vasos, como el infarto, la condensación suele estar limitada a el o los segmentos correspondientes a los bronquios o vasos comprometidos.

Cuando las condensaciones contactan con otras estructuras densas como el corazón y el diafragma, el contorno de éstas se borra por falta del contraste entre sólido y aire (signo de la silueta). La condensación de un área de parénquima generalmente no modifica notoriamente su volumen. Algunas neumonías con mucho componente edematoso pueden ocasionalmente aumentarlo, mientras que en infartos puede producirse una reducción por disminución del surfactante debido a la isquemia. Cuando el relleno alveolar se debe a edema cardiogénico las imágenes descritas pueden modificarse en pocas horas, siendo en cambio más persistentes cuando se deben a exudados densos.

Atelectasias

La disminución del contenido de aire de los alvéolos sin que sea reemplazado por sólido o líquido conduce a una disminución de volumen de la zona pulmonar comprometida que se denomina atelectasia (ateles = incompleto; ektasia = distensión). Sólo cuando se produce un colapso alveolar completo se observa una opacificación radiográfica detectable. Por ello, los signos más frecuentes de esta condición son los desplazamientos de estructuras torácicas hacia el foco atelectásico por la disminución de volumen: ascenso del diafragma; desviación del mediastino, cisuras, vasos o tráquea; reducción de tamaño del lóbulo o de un hemitórax y de los espacios intercostales, aumento trasluscencia de areas adyacentes dilatdas compensatoriamente, etc. (Fig. 22-11).

Figura 22-11. Atelectasia masiva del pulmón izquierdo. Se aprecia el aumento de opacidad del pulmón que tiene un menor volumen: desviación del mediastino y tráquea hacia la izquierda; ascenso del diafragma evidenciado por la posición de la burbuja gástrica; disminución de tamaño del hemitórax izquierdo con estrechamiento de los espacios intercostales (no ilustrado en el esquema).En un derrame pulmonar masivo también se produce opacificación del hemitorax pero la traquea, corazon y mediastino se desvian al lado contrario

Las opacidades tienen una situación y formas característica según los lóbulos o segmentos comprometidos ). El signo de la silueta puede estar presente en los casos en que exista contacto e incluso puede ser el signo que llama la atención hacia una atelectasia sólo levemente opacificada. En las atelectasias opacificadas puede observarse broncograma aéreo, a no ser que se deban a obstrucción bronquial, en la cual el aire atrapado se reabsorbe. En ocasiones la atelectasia puede detectarse por la sobreinflación compensatoria de parénquima vecino.

Imagen de compromiso intersticial

En las numerosas enfermedades que comprometen el compartimento intersticial se pueden observar los siguientes elementos radiológicos básicos (Fig. 22-12):

Figura 22-12. Imagen intersticial. Se aprecian imágenes lineales, reticulares, micronodulares y formación de panal de abejas en las bases.

a) Sombras lineales finas y curvas que forman un retículo irregular. Son generadas por el engrosamiento del intersticio.

b) Nódulos múltiples, que son generalmente pequeños, de 1 a 3 mm de diámetro, pero que pueden alcanzar a 10 mm o más en algunas de las enfermedades de este grupo. Los nódulos radiográficos pueden corresponder a nódulos histológicos granulomatosos o neoplásicos y, en el caso de los más pequeños, a una falsa imagen por sumación de sombras lineales que se entrecruzan.

c) Panal de abejas: imagen formada por un retículo grueso que delimita múltiples cavidades quísticas de 3 a 10 mm de diámetro. Estas corresponden a dilataciones bronquiolares causadas por la retracción fibrótica terminal del territorio alveolar.

Los elementos mencionados pueden combinarse en las más variadas formas, algunas de las cuales revisten una fisonomía relativamente característica que permite sugerir algunas etiologías o entidades determinadas, como veremos en el capítulo 40. Cuando se agrega relleno alveolar, las líneas y nódulos se borran por falta de contraste aéreo.

Sombras lineales

Son elementos en que predomina la dimensión longitudinal, con un ancho menor de 2 mm. Si son más gruesas (2 a 5 mm), se denominan bandas. Estas sombras pueden originarse por aumento de espesor o densidad de estructuras normales: cisuras, paredes bronquiales, vasos, tabiques intersticiales, o por la aparición de elementos anormales como cicatrices pleurales o pulmonares, pliegues cutáneos, etc. Sólo destacaremos las llamadas líneas de Kerley o septales, producidas por el engrosamiento de tabiques interlobulillares (Fig 22/13).

Figura 22-13. Imágenes lineales: las líneas B de Kerley se ven perpendiculares a la pared costal baja y las líneas A irradian desde los hilios. Sobre el diafragma izquierdo se ve una banda vertical.

Las líneas B de Kerley se ven como finas líneas de 1 a 2 mm de espesor y de menos de 2 cm de largo dispuestas perpendicularmente a la pleura costal en las bases pulmonares. Son frecuentes en la infiltración edematosa o neoplásica de los tabiques, pero también pueden verse en procesos inflamatorios. Las líneas A son más largas (2-6 cm), se dirigen hacia los hilios y no contactan con la pleura.

Nódulos y masas

Son la imagen de lesiones pulmonares o pleurales que se superponen a las estructuras normales con un desarrollo más o menos similar en las tres dimensiones del espacio (Fig 22-14).

Figura 22-14. Imágenes de nódulos y masas. 1. Nódulo          . 2. Nódulo con espículas. 3. Nódulo excavado. 4. Nódulo con calcificación. 5. Masa.

En el análisis radiográfico se denomina nódulos a las opacidades de hasta 30 mm de diámetro y masas a las mayores, siempre que estén al menos parcialmente delimitadas. . Su base morfológica es variada: neoplasias malignas y benignas, inflamaciones crónicas, malformaciones, quistes con contenido líquido, etc. Para su diagnóstico diferencial pueden tener valor características como su número, presencia de espículas o salientes agudas en su borde, excavación, calcificaciones, concomitancia de adenopatías hiliares o mediastínicas, etc. En este tipo de lesiones es imprescindible la radiografía lateral o la TAC para determinar sus características en las tres dimensiones y para conocer su localización exacta, dato necesario para ulteriores estudios (endoscopía, punciones, etc.) y eventual tratamiento quirúrgico.

Los quistes llenos de líquido o mucus, como es corriente, dan una imagen radiográfica de nódulo o de masa. Si bien un borde muy circular y nítido puede sugerir su naturaleza, su diagnóstico seguro sólo puede hacerse recurriendo a la TAC, que permite diferenciar la naturaleza del relleno. Cuando el quiste tiene contenido aéreo la imagen cae bajo la denominación general de cavidades, que veremos a continuación.

Cavidades

Son espacios avasculares con contenido aéreo. (Fig.22-15).

Figura 22-15. Imágenes de cavidades. 1. Caverna. 2. Quiste aéreo. 3. Bula. 4. Absceso pulmonar. 5. Bulas subpleurales.

Puede tratarse de:
- formaciones quísticas con contenido aéreo o hidroaéreo, que se caracterizan por presentar en todo o parte de su contorno una pared regular y fina (quiste hidatídico roto, quiste bronquial)
-excavaciónes por necrosis de una condensación inflamatoria o tejido neoplásico. En estos casos las paredes son generalmente gruesas y puedan presentar un nivel hidroaéreo.
- bulas: término que se aplica a áreas localizadas de enfisema avanzado, rodeadas de una pared de menos de 1 mm de espesor y con frecuencia discontinua, que se forma por destrucción y colapso del parénquima alveolar circundante.

El dignostic diferencial y tratamiento corresponden al área especializada

Calcificaciones

Es corriente que se depositen sales de calcio en células y tejidos dañados, en lesiones granulomatosas y en hamartomas (malformaciones). Con la excepción de metástasis de osteo o condrosarcomas, las lesiones neoplásicas no calcifican. Este hecho reviste importancia en el diagnóstico diferencial de nódulos y masas, en las cuales la presencia de calcificaciones difusas es considerada como un índice de benignidad. Las neoplasia pueden tener calcificaciones localizadas por haber crecido en su vecindad .Como el calcio es muy opaco a rayos, es relativamente fácil detectarlas, pero ocasionalmente debe recurrirse a la TAC para definir su existencia y morfología.

Hipertranslucencia

El aumento del contenido aéreo o la disminución de vasos en un área del pulmón hace que ésta aparezca más negra en la radiografía (hipertranslucencia). Las formas localizadas, circunscritas por un límite denso, ya han sido analizadas como cavidades. Aquí nos referiremos a aquellas que no tienen tal límite preciso. Pueden comprometer segmentos, lóbulos o uno o los dos pulmones. En forma localizada se producen por aumento del contenido aéreo en obstrucciones bronquiales con mecanismo valvular que hiperinsufla al territorio correspondiente y en hiperdistensión compensatoria de áreas pulmonares sanas ante la disminución de volumen de zonas enfermas o extirpadas quirúrgicamente. En forma difusa se ve en la obstrucción bronquial difusa del asma y de la EPOC. La hipertranslucencia por disminución del dibujo vascular también puede ser localizada (embolias, secuelas obstructivas e hipoplasia de vasos) o generalizadas (destrucción de tabiques alveolares en enfisema, vasoconstricción en hipertensión pulmonar primaria).

Derrame pleural

La presencia de líquido en la pleura se traduce por un velamiento homogéneo que se distribuye de acuerdo a la fuerza de gravedad. Por las razones que se detallan en el capítulo 56, el límite superior del líquido en la placa frontal no se ve horizontal, como realmente es, sino que formando una curva más alta hacia la axila (Fig. 22-16). Su explicación se encuentra en el capítulo 49.

Figura 22-16. Imagen de derrame pleural. En la base derecha hay una opacidad homogénea que borra el contorno del diafragma y cuyo borde superior aparece con una curva de vértice más alto en la pared axilar.

Cuando existe simultáneamente aire dentro de la pleura (hidroneumotórax) se forma una interfase aire-líquido que permite que el límite del líquido superior se vea horizontal (imagen hidroaérea) (Fig. 22-17).

Neumotórax

La penetración de aire a la cavidad pleural se traduce por la retracción del pulmón y la formación de una cámara aérea, que se ve como un área sin dibujo pulmonar (Fig. 22-17).

 

Figura 22-17. Neumotórax e hidroneumotórax. Al lado derecho hay una franja avascular entre la pared torácica y el pulmón reducido de volumen, debida a la presencia de aire en la pleura (neumotórax). La pleura visceral es visible como una fina línea con el aire del neumotórax por un lado y el del pulmón por el otro. Al lado izquierdo además de aire hay líquido (hidroneumotórax). La existencia de una interfase aire-líquido hace que el límite superior del derrame pleural se vea horizontal como realmente es.

Al haber aire a ambos lados de la pleura visceral, ésta se ve como una fina línea opaca que limita al pulmón retraído.

TOMOGRAFIA AXIAL COMPUTARIZADA (TAC)

Por ser un examen de interpretación compleja y de uso preferencial para casos complejos en los cuales probablemente deberá participar un especialista, no entraremos en el análisis de sus imágenes. Sin embargo, es conveniente tener presente en qué circunstancias está indicado su uso.

Las principales ventajas de la TAC respecto a la radiografía son:

    -El corte transversal da una imagen real de la disposición topográfica en el plano transversal de los elementos morfológicos normales y anormales, En sentido craneocaudal se produce una superposición de elementos cuya densidad promedio es la registrada por el sensor, pero esta distorsión compromete sólo un espesor de 10 mm que puede reducirse a 1 o 2 mm si es necesario (TAC de alta resolución).

    -Diferencia una mayor gama de densidades dando diferentes tonos de gris para los tejidos sólidos, la grasa y los fluidos. Estas densidades pueden ser medidas objetivamente en unidades Hounsfield (UH), así llamadas en honor de uno de los creadores de la TAC.

    -Con un medio de contraste intravenoso es posible precisar aun más el diagnóstico diferencial de acuerdo a la cantidad de sangre que recibe o contiene la estructura en evaluación. Este agregado también permite visualizar la existencia de trombos y de obstrucciones al flujo sanguíneo en embolias pulmonares (angioTAC) -La principal limitante de la TAC es su mayor costo, de manera que debe considerarse como un recurso selectivo para aquellos casos en que la radiografía resulte insuficiente. Otra limitación son aquellos pacientes que no pueden ser transportados al Servicio de Rayos o que están conectados a equipos que no pasan por el túnel de examen de la máquina.

Indicaciones de la TAC

Prácticamente en toda la patología torácica la TAC puede agregar información morfológica a la radiografía de tórax pero, en un alto número de casos, esta mayor precisión diagnóstica no será lo suficientemente significativa como para modificar la decisión adoptada sobre la base de la radiografía. Existen, sin embargo, áreas en que la contribución de la TAC es indispensable para precisar el diagnóstico y decidir sobre la mejor conducta. Sus indicaciones están ligadas a su mayor capacidad de detección y, sobretodo, de definición de las características de la estructura responsable de una imagen, y pueden sintetizarse en.

    -Estudio del mediastino. La mejor capacidad de la TAC para diferenciar densidades permite que, donde la radiografía sólo muestra una sombra homogénea, se pueda delimitar sombras de diferente tonalidad de gris correspondientes a grasa, ganglios, timo, tumores, vasos, etc. Con la administración de medio de contraste endovenoso puede obtenerse aun mayor información en este aspecto. Una de las principales aplicaciones en esta área es la etapificación del cáncer bronquial y la demostración de aneurismas aórticos.

    -Estudio del nódulo solitario del pulmón. En primer término la TAC define con mayor seguridad si el nódulo es realmente único o existen otros; también muestra mejor sus características estructurales. Es especialmente apto para detectar y caracterizar calcificaciones que permiten calificar la naturaleza benigna o maligna del proceso.

    -Diferenciación entre masas sólidas y quistes con contenido líquido. Estas lesiones, que en la radiografía se ven de un mismo tono de gris, son claramente identificadas por la TAC por su alta capacidad de diferenciar densidades.

    -En el estudio de la estructura fina del parénquima pulmonar. Los cortes finos de 1 o 2 mm promedian la densidad de un volumen muy pequeño de pulmón, lo que permite precisar detalles de la estructura intersticial y alveolar. Esta información, junto a la distribución topográfica de las lesiones, permite identificar patrones razonablemente específicos en enfermedades intersticiales del pulmón.

    -Estudio de embolias pulmonares, la inyección intravenosa de medio de contraste visualiza trombos y oclusiones de flujo sanguíneo.

    -Búsqueda y definición de bronquiectasias. El TAC de alta resolución muestra muy bien dilataciones bronquiales que en la radiografía raramente pueden evidenciarse.

    -Estudio de zonas ciegas de la radiografía de tórax.

    -Estudio de patología pleural. La TAC permite diferenciar las paredes y el contenido de la cavidad pleural y definir sus relaciones con el parénquima pulmonar y la pared del tórax.

    -Patología de la pared torácica. La capacidad de diferenciar las densidades de grasa, músculo y otros tejidos sólidos tiene importante aplicación en el estudio de tumores e inflamaciones parietales.


    VINCULOS PROGRAMATICOS

  • Módulo de autoinstrucción, Escuela de Medicina, Universidad Católica
    Programa computacional con placas radiográficas reales que complementan los esquemas del texto : http//escuela.med.puc.cl/publ/ModRespiratorio/Indice.html
  •  

    VINCULOS EXTRAPROGRAMATICOS

  • Introducción to chest radiology
    Muy buen programa de ejercicios
  • Crosscuts
    Muy buen programa para comprender la anatomía del tórax en la TAC que se compara con cortes anatómicos transversales
  • HRTC picker
    Ejercicios avanzados sobre TAC