Taquipnea

La frecuencia respiratoria normal en niños pequeños, al igual que la frecuencia cardiaca, puede variar de un momento a otro y responde a temperatura, ejercicio, sueño y emociones. El niño debe ser observado entre 30 y 60 segundos para determinar la frecuencia respiratoria verdadera. La frecuencia durmiendo es más fidedigna.


  En lactantes y preescolares predomina la respiración diafragmática y la excursión torácica es mínima, por lo tanto debe observarse la frecuencia abdominal más que la excursión del tórax. El empleo de la musculatura intercostal con retracción intercostal y subcostal es indicativa de problemas pulmonares o de la vía aérea.

Los lactantes respiran siempre por la nariz. A veces es necesario cierta dificultad respiratoria para que abran la boca para respirar. El aleteo nasal se observa cuando la dificultad respiratoria es intensa.

La frecuencia respiratoria normal y en reposo es:

  • Recién nacido entre 30 a 80 respiraciones por minuto
  • Lactante y preescolar 20 a 40 respiraciones por minuto
  • Escolar 15 a 25 respiraciones por minuto
  • Adolescente 12 a 20 respiraciones por minuto

La taquipnea en un lactante se define como una respiración rápida y persistente de 60 o más respiraciones por minuto.

En el lactante pequeño la presencia de insuficiencia cardiaca produce un aumento de la frecuencia respiratoria y esto está gatillado por el aumento de la presión venosa pulmonar y o del volumen circulatorio pulmonar, el que conduce a edema pulmonar progresivo que lleva a desencadenar un reflejo, parcialmente mediado por el nervio vago y por los receptores J que están ubicados en el espacio instersticial pulmonar, produciendo la taquipnea. El aumento de la presión venosa pulmonar y o del flujo pulmonar puede estar ocasionado por un gran cortocircuito de izquierda a derecha o por una obstrucción anatómica del retorno venoso pulmonar al corazón izquierdo o por un aumento de la presión de llenado del ventrículo izquierdo o presión de fin de diástole producida por una falla ventricular izquierda. El cortocircuito de izquierda a derecha se produce por la preferencia de la sangre a pasar a través de un defecto a nivel ventricular y o arterial, entre un circuito con resistencia vascular alta como el circuito sistémico (25 unidades Wood) a un circuito con resistencia baja como el circuito pulmonar (3 unidades Wood).


  Contribuye al cortocircuito la progresiva caída de la resistencia vascular pulmonar desde el nacimiento hasta los 3 meses y la llamada anemia fisiológica del lactante menor que disminuye la viscosidad de la sangre, desencadenando la aparición de los síntomas de insuficiencia cardiaca alrededor de los 3 meses de edad.
  ll  
  Las lesiones obstructivas izquierdas y la falla miocárdica del ventrículo izquierdo se manifiestan con signos de insuficiencia cardiaca, la que se inicia con un aumento de las presiones de llenado de las cavidades izquierdas, previas al desarrollo de la obstrucción o falla miocárdica y siguiente desarrollo de congestión venosa pulmonar, la que se traduce con dificultad respiratoria, pero las manifestaciones más específicas y que caracterizan a estas lesiones son las manifestaciones de la mala perfusión sistémica ocasionada por el bajo débito cardiaco como la palidez terrosa de la piel, llene capilar enlentecido, pulsos de amplitud disminuida y o ausentes y compromiso del sensorio.