El protomedicato

 

A esta instancia, creada por los Reyes Católicos a fines del siglo XV, le competían la dirección de la enseñanza, el examen de candidatos y acreditación de nuevos médicos, la asesoría del Cabildo en asuntos de sanidad pública, la supervisión ética del ejercicio de la profesión, la administración de justicia en casos de faltas en el ejercicio profesional y la administración de los fondos recaudados por derecho a examen. El Tribunal estaba formado por un Protomédico, los Examinadores en Medicina, Cirugía y Farmacia, y un Fiscal. El título de Protomédico lo daba el Gobernador. Los Examinadores eran nombrados por el Cabildo.

Si bien el Cabildo, de manera extraordinaria, en 1566 nombró un protomédico examinador, que pasó a ser vocal en aquel organismo, Chile carecía de protomedicato y dependía a este respecto del de Lima. Varias funciones de este organismo las asumió el Cabildo, hasta que en 1786 se creó en el país el protomedicato, que terminó incorporado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.