Introduccion

 

Paleopatología y Paleomedicina

Por paleopatología se entiende principalmente el estudio de los rastros de enfermedad dejados en fósiles y momias. Incluye también el estudio de los signos relacionados con la enfermedad en objetos arqueológicos. Por paleomedicina se entienden las huellas de una acción médica dejadas en fósiles, momias y objetos arqueológicos.

Aunque los conocimientos aportados por la paleopatología son muy fragmentarios, permiten, hasta el momento, deducir dos cosas importantes: por lado, la enfermedad existe en la tierra desde antes de la aparición del hombre, y ,probablemente, desde la aparición de la vida en la tierra. Por otro lado, que la formas principales de enfermedad han sido en lo esencial las mismas a lo largo de millones de años. Pero entiéndase bien, esta última conclusión se refiere a las formas de enfermedad, no a cada enfermedad en particular. En otras palabras, parece probable que no siempre han existido las mismas enfermedades. Un argumento es el siguiente. Se han encontrado bacterias petrificadas en formaciones geológicas de 500 millones de años atrás, similares a las cocáceas actuales; por otra parte, se cree que los virus son de aparición posterior a la de las bacterias. Por lo tanto hubo un período en que no podía haber enfermedades virales, pero sí bacterianas. Por último, parece poco probable que todos los virus patógenos hayan aparecido simultáneamente.

Las lesiones mejor representadas en paleopatología naturalmente son las óseas. Ya el Pithecanthropus muestra una gran exostosis en uno de los fémures. En el Homo neanderthalis se han descubierto signos de artritis y trauma. En el hombre del paleolítico se han encontrado lesiones de artritis, tumores, traumas, y malformaciones, entre éstas, espina bífida y luxación congénita de la cadera. Pero los documentos más ricos proceden de las momias egipcias desde hace 4.000 años. Hay estudios de no menos de 36.000 momias. Además de las lesiones nombradas están bien documentados la tuberculosis ósea, el mal de Pott, mastoiditis, la enfermedad de Paget de los huesos, pie bot. En los tejidos blandos y vísceras se han podido identificar arterioesclerosis, neumonía, pleuritis, cálculos renales y biliares y apendicitis, lesiones cutáneas similares a las de la viruela y bilharziasis.

Un problema interesante que se plantea en paleopatología es el concerniente a la sífilis. Algunas lesiones de osteítis recuerdan las luéticas, pero rastros de la lesión ósea más característica, la osteítis gomosa del cráneo no se han encontrado ni en el hombre prehistórico ni en las momias egipcias. Sigue considerándose, por lo tanto, como lo más probable el que la enfermedad llegó a Europa portada por marinos de Colón, pues de haber habido lues en Egipto ciertamente se habría extendido a Europa.

Acerca de la paleomedicina los testimonios son aún más escasos y dudosos. Queda uno que parece significativo: la trepanación. En todo el neolítico europeo se encuentran cráneos trepanados. Descartada la hipótesis de que se tratara de lesiones traumáticas, de anomalías o de artefactos, ha persistido la duda sobre el significado de esta lesión, a saber, de si se trata de un procedimiento terapéutico o, como pensaba Broca, de una operación por creencias en lo sobrenatural o en la magia para dar salida a los malos espíritus. La esperanza de encontrar una respuesta observando tribus actuales que practican el procedimiento, no ha quedado defraudada: el procedimiento lo practican por una u otra razón. El hecho de que la rodaja ósea sirva de amuleto apoya la hipótesis de Broca.