SEGUNDA SECCION. PATOLOGIA ORTOPEDICA
LUXACION CONGENITA DE CADERA

DIAGNOSTICO

El diagnóstico de certeza es radiológico. La radiología simple es la más usada y generalizada. En los últimos años se ha empleado también ultrasoonografía, que nos da información sobre la dinámica de la cadera. Este examen evita la irradiación del paciente, especialmente del recién nacido y lactante. Desgraciadamente es un método que aún no está generalizado.

La radiografía, es útil a cualquier edad y nos da signos de certeza desde el recién nacido.

La radiografía, para que tenga valor, debe ser técnicamente perfecta. La placa radiográfica debe ser centrada (sínfisis pubiana en la línea media) y simétrica (agujeros obturadores y alas ilíacas de igual forma y tamaño).

Las proyecciones más usadas son la anteroposterior, con los miembros en posición neutra, y la Lauenstein, con los muslos flectados y abducidos, que nos da una visión lateral del 1/3 proximal del fémur.

En la radiografía simple antes de los 6 meses de edad, cuando aún no se ha iniciado la osificación de la cabeza femoral, se trazan varias líneas y se miden distancias y ángulos para hacer un diagnóstico de certeza de enfermedad luxante de la cadera, ya que no se puede ver directamente dicha cabeza femoral, si está dentro o fuera de la cavidad cotiloídea, ya que ésta es transparente a rayos por ser sólo de cartílago. (Figura 16).

Figura 16

Radiografía de una lactante de 3 meses de edad con Displasia Bilateral. Obsérvese la inclinación aumentada del cótilo y la cabeza femoral transparente a rayos, formada sólo de cartílago. Se puede comparar esta radiografía con el esquema de la displasia de cadera.

 

Trazado de líneas de referencia en la radiografía AP en lactante menor de 6 meses

 

Diagnóstico diferencial

Se debe hacer con otros cuadros parecidos:

  • Luxación teratológica.
  • Luxación de la artrogriposis.
  • Luxación por coxitis tuberculosa.
  • Luxación por artritis piógena.
  • Luxación de la parálisis flácida espástica.
  • Coxa vara congénita.
  • Distrofia progresiva.

Estos dos últimos cuadros dan insuficiencia glútea, igual que la L.C.C.