Los tumores benignos del esófago son muy poco frecuentes: papilomas, leiomiomas. Los más frecuentes son los tumores malignos; la gran mayoría de ellos son carcinomas.

 

Carcinoma Esofagico

El carcinoma del esófago se observa de preferencia en el tercio inferior (40%), seguido del tercio medio y del tercio superior. Macroscópicamente puede ser de forma infiltrativa o ulcerada. Produce estenosis y obstrucción.

 

Histología

Alrededor del 90% de los cánceres esofágicos son carcinomas epidermoides, seguidos en frecuencia por los adenocarcinomas (8%). Los adenocarcinomas del esófago se pueden originar en la mucosa gástrica metaplástica del esófago inferior (esófago de Barrett ); esta metaplasia es consecuencia de esofagitis por reflujo de jugo gástrico. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los adenocarcinomas que se encuentran en el tercio inferior del esófago no son primarios, sino que corresponden a infiltración por un carcinoma gástrico.

El carcinoma esofágico invade las túnicas del órgano; tiene tendencia a extenderse por la submucosa. Puede infiltrar y perforarse al árbol tráqueo-bronquial. Da metástasis ganglionares (el cáncer del tercio superior, a los ganglios cervicales; el del tercio medio a los ganglios mediastínicos; el del tercio inferior, a ganglios celíacos, retroperitoneales, y gástricos izquierdos). Puede dar metástasis hematógenas; pero generalmente lleva a la muerte antes por la caquexia y por las consecuencias de la invasión local.

 

Patogenia

En la génesis del carcinoma esofágico se postula la intervención de deficiencias vitamínicas que perturban la maduración normal del epitelio pavimentoso, lo que determinaría mayor frecuencia de esofagitis, favorecida por alimentos abrasivos y alcohol. Sobre este terreno pueden actuar mutágenos como tanino (presente en bebidas alcohólicas y en el té), carcinógenos del humo del tabaco y compuestos nitrosos. En una región de China con alta frecuencia de cáncer esofágico se atribuye importancia a alimentos contaminados con hongos.