La glándula tiroides se desarrolla a partir del foramen ciego en la base de la lengua, en forma del conducto tirogloso, que se elonga y desciende hasta la ubicación normal de la glándula: su extremo distal se expande y forma los lóbulos y el istmo; luego, el conducto tirogloso involuciona y queda como remanente la pirámide o lóbulo piramidal. En el adulto la glándula tiroides pesa normalmente 15 a 25 g.