Bacterianas
Virales
Artritis gonocócica


Las artritis virales no son infrecuentes. Existen pocos virus que a menudo causan artritis y muchos virus que ocasionalmente causan artritis (tabla 4).

Tabla 4.
Infecciones virales asociadas con artritis


Infecciones virales que presentan artritis en muchos de los casos

Parvovirus B19 (Quinta enfermedad).
Hepatitis B Hepatitis C
Virus Rubeóla y la vacuna contra rubeóla
Alfavirus, ejemplo el virus Mayaro en las selvas tropicales de América del Sur.

Infecciones virales que presentan artritis ocasionalmente

Papera
Adenovirus
Herpes virus
CMV
Virus Epstein-Barr
Herpes simplex tipo I
Varicella-Zoster
Enterovirus
Coxsackie
Echovirus
HIV
Viruela

El mecanismo de daño puede ser por invasión directa del sinovio (parvovirus B19, rubeóla y enterovirus), a través de la formación de complejos inmunes (hepatitis B y C, alfavirus) o virus latentes que producen disregulación inmune.

Las artritis virales son autodelimitadas, no duran más de 4 a 6 semanas y se resuelven sin dejar secuela articular . Las más frecuentes son por Parvovirus B19, rubeóla y asociadas a virus de hepatitis B y C. Hay que considerar siempre el virus HIV que puede asociarse a distintos tipos de artritis y manifestaciones reumatológicas.

El patrón clínico más frecuente es de poliartritis aguda simétrica, con compromiso de grandes y pequeñas articulaciones con distribución reumatoidea. Suelen acompañarse de un rash eritematoso, fiebre y malestar general.

Artritis por Parvovirus B19

El espectro de manifestaciones clínicas es variado. Es el agente etiológico del Eritema infeccioso o quinta enfermedad en los niños, crisis aplásticas transitorias y cuadros de poliartralgias y poliartritis.

El 70% de las infecciones por Parvovirus ocurre entre los 5 y los 15 años. Posterior a una infección 10% de los niños y 60% de las mujeres adultas desarrollaran un cuadro de poliartralgias y/o poliartritis con distribución reumatoidea En los niños el compromiso articular es menos frecuente, con más artralgias que artritis y con un rash facial característico o en "cachetada". En el adulto es más frecuente en mujeres, con poliartritis evidente y rash tenue en tronco sin compromiso facial.

El diagnóstico se confirma por serología (respuesta IgM) para parvovirus B19.

Artritis de la hepatitis B

En la enfermedad articular asociada con el virus de la Hepatitis B lo más típico es: poliartritis de las pequeñas articulaciones de las manos por pocos días hasta 6 semanas (como si una artritis reumatoídea hubiera comenzado de pronto, pero que durara desde pocos días hasta 6 semanas) y desaparece. Se encuentra fiebre leve y el HBsAg está presente. Cuando la artritis se resuelve el Ag desaparece, el Complemento que había disminuído sube al valor normal y aparecen anticuerpos anti-hepatitis B.

Artritis de la hepatitis C


El virus de la hepatitis C (HCV) fue descubierto en 1988. La vía de transmisión principal es parenteral, la transmisión por vía sexual es poco frecuente; por ello es importante averiguar en los pacientes con artritis por antecedente de transfusiones. La infección aguda por el virus HCV es generalmente asintomática. El 85 % de los individuos que se infecta quedan como portadores crónicos, de éstos un 20% desarrolla cirrosis. Las manifestaciones reumatológicas asociadas a la infección HCV son variadas, y pueden ser artritis, crioglobulinemia, síndrome sicca, glomerulonefritis, y fibromialgia. La artritis puede ser una poliartritis de grandes y pequeñas articulaciones con FR( +), igual a la Artritis Reumatoide, o bien oligoarticular. La crioglobulinemia consiste en una vasculitis de pequeño vaso por depósito de crioglobulinas, y se manifiesta con la tríada clínica de púrpura palpable , artritis y glomerulitis. Los exámenes de laboratorio incluyen la búsqueda de crioglobulinas , la detección de anticuerpos anti-HCV por ELISA o por inmunoblot y el estudio de carga viral (HCV-RNA ) por PCR. El tratamiento consiste en interferon asociado a ribavirina, a lo que puede agregarse tratamiento inmunosupresor.