El cuerpo humano normalmente alberga varios cientos de especies bacterianas y un número más pequeño de virus, hongos y protozoos. La mayoría de ellos son comensales, ya que viven con nosotros sin causar daño. Su número, así como la variedad de especies, cambia permanentemente. En cada momento cada uno de nosotros posee un espectro particular e individualizado de microorganismos. El término "flora" se debe a que la gran mayoría de los microorganismos aislados de nuestro cuerpo son bacterias y estas pertenecen al reino vegetal El dilema del microbiólogo clínico es decidir cuál de los microorganismos aislados de una muestra clínica son causantes de la enfermedad. Para el clínico, por otra parte, el conocimiento de los microorganismos de la flora normal es indispensable en la interpretación de los hallazgos de los exámenes microbiológicos.

Flora bacteriana normal

Hablamos de flora normal para referirnos a aquellos microorganismos que habitualmente encontramos sobre la superficie o en el interior del cuerpo de las personas sanas. La flora normal se adquiere con rapidez durante y poco después del nacimiento y cambia de constitución en forma permanente a lo largo de la vida. Muchos de estos microorganismos también coexisten en algunos animales o bien pueden desarrollar una vida libre.Es por lo tanto bastante difícil definir la flora normal, puesto que depende en gran parte del medio en que nos desenvolvemos. Como ejemplo podemos citar el de los astronautas de la NASA , que antes de los vuelos espaciales fueron convertidos en seres prácticamente estériles desde el punto de vista microbiológico, mediante el uso de antibióticos. Después de su regreso a la tierra se necesitaron más de seis semanas para repoblar su organismo con una flora bacteriana, la que fue exactamente idéntica a la de sus vecinos inmediatos. De manera similar, los lactantes alimentados con pecho materno tienen estreptococos y lactobacilos en su tracto gastrointestinal, mientras que los alimentados en forma artificial muestran una variedad mayor de microorganismos.

Con cierta frecuencia, la zona de demarcación de lo que consideramos flora normal no es muy clara. Como un ejemplo podemos citar a los meningococos o neumococos, ambos patógenos, capaces de producir meningitis, septicemia o neumonía. Sin embargo cada uno de ellos se puede encontrar en la faringe de un 10% de personas normales y sanas; podrían incluirse dentro de la flora de estos sujetos, pero no en el otro 90% de la población. Estos microorganismos debieran considerarse como transitorios en estos individuos. Por esto, quizás sea más adecuado hablar de flora habitual.

Localización de la flora

Los microorganismos se encuentran en aquellas partes del cuerpo expuestas al medio ambiente o que comunican con él como piel, nariz y boca, intestino y tracto urogenital. Los órganos y tejidos internos son habitualmente estériles. Las áreas colonizadas con el mayor número de microorganismos se muestran en la Tabla 1.

Tabla 1
AREAS MAS COLONIZADAS DEL ORGANISMO

Ubicación

Sitio anatómico específico

Piel

áreas húmedas: región inguinal, región axilar, espacio interdigital de los pies.

Tracto respiratorio

fosas nasales, faringe

Tracto digestivo

boca, intestino grueso

Tracto genitourinario

tercio anterior, uretra, vagina

Las bacterias, y en menor escala los hongos y protozoos, residen y proliferan activamente en estos sitios. Las otras partes del cuerpo humano, como el resto del tracto respiratorio y del tracto digestivo, la vejiga y el útero, tienen microorganismos en menor número y sólo están de paso El hallazgo de microorganismos patógenos en estos sitios es altamente sugerente de enfermedad, pero no lo certifica. Por otra parte, existen otros tejidos y órganos en que no existen microorganismos, son territorios estériles. La presencia de microorganismos en estos lugares es generalmente considerada de significado diagnóstico. Incluidos entre éstos están la sangre, el líquido cefalorraquídeo, los líquidos articulares (sinovial) y los tejidos profundos en general. La densidad de la población bacteriana oscila de un sitio a otro como se puede apreciar en la Tabla 2.

Tabla 2.
NUMERO DE BACTERIAS POR SITIO ANATOMICO Y RELACION ENTRE BACTERIAS AEROBIAS Y ANAEROBIAS

Sitio anatómico

Número bacterias/ml

Relación aerobios/anaerobios

Cisura gingival

1011 - 1012

1/1.000

Estómago

102 - 105

1/1

Colon

1011 - 1012

1/1000

Piel superficie

104 - 105

1/100

Piel intrafolicular

105 - 106

1/100

Importancia de la Flora

La flora habitual juega un importante papel tanto en la salud como en la enfermedad. La manifestación más fácilmente perceptible es la producción de variados olores en las superficies epiteliales del sujeto.

Rol en la nutrición y metabolismo humano. Se sabe que la flora intestinal del hombre juega un papel en la nutrición y metabolismo, pero poco se sabe cuánta es la importancia de esta función. Dado que el hombre no puede llegar a ser absolutamente libre de microorganismos, los datos obtenidos son extraídos de los experimentos hechos en animales. Se sabe que algunas especies de Bacteroides y de Escherichia coli sintetizan vitamina K, lo que puede ser una importante fuente de esta vitamina tanto para el hombre como para los animales. El metabolismo de varios compuestos clave comprende la excreción desde el hígado hacia el intestino y su vuelta al hígado. Este circuito enterohepático es importante en el metabolismo de las hormonas esteroidales sexuales y de las sales biliares, sustancias que son excretadas a través de la bilis en forma conjugada con glucurónidos o sulfatos, pero no pueden ser reabsorbidas de esta manera. Algunos integrantes de la flora intestinal son capaces de desconjugar estos compuestos mediante glucuronidasas y sulfatasas.

Rol de la formación de carcinógenos. Los elementos que ingerimos pueden ser modificados por la variada actividad metabólica de la flora intestinal. Algunas de las modificaciones conocidas son efectuadas por las enzimas bacterianas. Entre las reacciones conocidas podemos dar como ejemplo la modificación que introduce una sulfatasa bacteriana sobre el edulcorante ciclamato (sulfato de ciclohexamina), transformándolo en un activo carcinógeno para la vejiga, la ciclohexamina.

Estimulación inmune. Nuestro abundante repertorio de inmunoglobulinas refleja, en parte, la estimulación antigénica de la flora intestinal. En general, no existen títulos muy altos de anticuerpos contra las bacterias, virus y hongos que habitan en nuestro cuerpo. Sin embargo este bajo contenido de anticuerpos es suficiente para mantener una vigilancia suficiente contra la posible invasión de los integrantes de la flora. Este es un claro beneficio que presenta la flora intestinal. Entre los anticuerpos formados se cuentan las inmunoglobulinas de la clase IgA, que son secretadas a través de las membranas mucosas.
Los anticuerpos formados por el estímulo de los antígenos de la flora intestinal a veces presentan reacciones cruzadas con los antígenos normales de los propios tejidos del individuo. Un buen ejemplo de esto lo presentan los anticuerpos frente a los grupos sanguíneos ABO. Las bacterias del tracto digestivo poseen antígenos que reaccionan en forma cruzada con las sustancias propias de los grupos A y B. Los antígenos bacterianos estimulan la formación de anticuerpos, ya que son ajenos; pero no se producen anticuerpos frente a los sanguíneos porque son inmunológicamente tolerantes a los propios. Este tipo de reactividad cruzada generalmente no produce enfermedades. En otras circunstancias, como es el caso del lupus erimatoso, se forman anticuerpos contra el ADN. Se tiene claro que estos anticuerpos no se han formado contra el propio ADN, sino por estímulo antigénico de lipopolisacáridos de las bacterias de la flora intestinal.

Eliminación de invasores. En algunos sitios del cuerpo, la flora habitual se encarga de mantener el nicho ecológico ocupado, impidiendo de esta manera la colonización por parte de otras bacterias.Algunas de las bacterias son capaces de producir sustancias que inhiben el desarrollo de otras que tratan de colonizar, a través de la producción de antibióticos o proteínas letales, llamadas bacteriocinas. Cuando la flora habitual es barrida por el uso masivo de antibióticos, se está dando la oportunidad de una colonización con bacterias diferentes a las habituales, o bien la chance de que los microorganismos exógenos o endógenos produzcan enfermedad. Los pacientes tratados con antibióticos de amplio espectro tienen más oportunidades de desarrollar diarrea asociada a antibióticos, incluyendo una forma más grave de patología del intestino grueso, la "colitis pseudomembranosa". El antibiótico en este caso barre la flora intestinal y deja que el Clostridium difficile, que estaba en muy baja concentración, se desarrolle, produciendo la citotoxina responsable del cuadro.

Miembros de la flora habitual

La flora nativa o autóctona y los micros organismos de diferentes áreas del cuerpo han sido descritos, aunque su lista está permanentemente en crecimiento.Estos mismos microorganismos también han sido aislados de lesiones, aunque muchas veces la relación causal es tenue. Los microorganismos no incluidos como patógenos ni nativos, habitualmente son ignorados totalmente, de lo que se puede concluir que estas listas no son exhaustivas;la omisión o inclusión de una especie bacteriana en cualquiera de las categorías no implica que no pueda ser aislada de otra ubicación anatómica o que no pueda causar enfermedad, complicar una enfermedad subyacente, o colonizar anormalidades anatómicas de origen congénito,trau-mático o iatrogénico. En los hospitales, especialmente, se produce una presión ejercida por los antibióticos que permite la entrada de microorganismos resistentes en la biósfera humana íntima.

Las áreas por describir se dividen en dos categorías: aquellas que generalmente albergan microorganismos y aquellas que son generalmente estériles.

Tracto respiratorio

Areas que generalmente albergan microorganismos. Diferentes micrococos pigmentados, Staphylococcus epidermidis taphylococcus aureusPeptostreptococcus spp. son abundantes en la saliva y en la superficie de los dientes. Los Streptococcus pyogenes están presentes en un porcentaje del 5 al 10% de los sujetos sanos. Los streptococcus pneumoniae pueden encontrarse hasta en un 25% de los individuos normales. Las Neisseria spp.pigmentadas, Branhamella catarrhalis, Veillonella spp. y Corynebacterium spp. son comunes en la saliva y en las encías La familia de las enterobacterias está bien representada, siendo Escherichia coli, Klebsiella spp. y Enterobacter spp.los más comunes en la saliva y sobre la superficie de los dientes. La distribución de los microorganismos en el tracto respiratorio se puede ver en la Tabla 3.

Tabla 3
MICROORGANISMOS DEL TRACTO RESPIRATORIO

Microorganismo

Ubicación

Enfermedad

Acinetobacter spp.

Nasofárinx

Meningitis, neumonía bacteriana

Actinomyces spp.

Boca, amígdalas

Actinomicosis, cálculos salivales

Arachnia propionica

Boca

Actinomicosis

Bacterionema matruchotii

Sup. dentaria gingival

No determinada

Bacteroides spp.

Boca, amígdalas

Absceso pulmonar grangrena pulmonar

Bacteroides pneuosintes

Faringe

Enfermedad crónica de las meninges (rara).

Bifidobacterium spp.

Boca

Actinomicosis.

Campylobacter sputorum

Nasofárinx, encías, superficie dentaria, saliva

No determinada

Candida albicans

Boca, faringe

Algorra, neumonitis

Corynebacterium spp.

Boca, nariz

Endocarditis bacteriana subaguda, absceso pulmonar

Enterobacteriaceae

Boca, faringe

Neumonía, absceso pulmonar

Enterococcus

Boca, amígdalas, nariz

Bacteremia, meningitis, neumonía, endocarditis

Eubacterium spp.

Boca

No determinada

Fusobacterium spp.

Boca, amígdalas

Angina de Vincent?, Absceso pulmonar

Haemophilus spp

Boca , nasofárinx

Laringotraqueobronquitis, meningitis, neumonitis, bacteremia, conjuntivitis.

Lactobacillus spp.

Boca, saliva

Endocarditis bacteriana (muy rara)

Leptotrichia buccalis

Boca, sup.dentaria

No determinada

Micrococcus spp.

Boca, amígadalas

No determinada

Moraxella spp.

Nasofárinx

Conjuntivitis

Neisseria spp.

Boca, nasofárinx

Meningitis

Peptostreptococcus spp.

Boca, amígdalas

Gangrena pulmonar, faringe absceso pulmonar

Propionibacterium acnes

Nariz

Acné, endocarditis

Rothia dentocariosa

Boca

Absceso

Selenomonas sputigena

Nasofárinx

No determinada

Staphylococcus aureus

Boca, nasofárinx, nariz

Neumonía, otitis absceso

Staphylococcus epidermis

Boca, nasofárinx, nariz

Endocarditis bacteriana subaguda

Streptococcus pneumoniae

Boca, amígdalas, nariz

Neumonía, conjuntivitis, meningitis, otitis

Torulopsis glabrata

Boca

Infecciones tracto urinario

Treponema denticola

Boca

No determinada

Treponema refringens

Boca

Angina de Vincent?

Veillonella spp.

Boca, amígdalas

Endocarditis bacteriana

Vibrio sputorum

Boca

No determinada

Streptococcus grupo viridans

Boca, faringe

Endocarditis bacteriana subaguda

Areas generalmente estériles. La laringe, la tráquea, los bronquios, los bronquíolos, los alvéolos y los senos accesorios de la cara son habitualmente estériles. La contaminación por algún microorganismo es ocasional, pero los mecanismos de defensa se encargan de eliminarlos eficientemente.

Tracto gastrointestinal

Areas que generalmente albergan microorganismos. La parte del tuvo digestivo que invariablemente alberga microorganismos es el intestino grueso, aunque ocasionalmente también pueden recuperarse de íleon bajo en sujetos normales, como se muestra en la Tabla 4.

Tabla 4
MICROORGANISMOS DEL TRACTO GASTROINTESTINAL

Microorganismo

Ubicación

Enfermedad

Achromobacter spp.

Intestino grueso, íleon bajo

Infecciones post-operatorias, post-traumáticas

Acidaminococcus frementans

Intestino grueso

No determinada

Acinetobacter calcoaceticus

Intestino grueso, íleon

Infecciones post-operatorias

Aeromonas spp.

Intestino grueso, íleon bajo

Diarrea (rara), septicemia (rara), osteomielitis

Alcaligenes faecalis

Intestino grueso, íleon bajo

Gastroenteritis (rara), bacteremia

Bacillus spp.

Intestino grueso

Intoxicación alimentaria, infección herida

Bacteroides spp.

Intestino grueso, íleon bajo

Peritonitis, absceso, colecistitis, enteritis

Bifidobacterium spp.

Intestino grueso

Diverticulitis, peritonitis

Butyriviberio fibrosolvens

Intestino grueso

No determinada

Campylobacter spp.

Intestino grueso

Diarrea

Candida albicans

Intestino grueso, íleon bajo

Complicaciones post-operatorias

Clostridium spp.

Intestino grueso, íleon bajo

Intoxicación alimentaria, coledocistis, colecistitis, enterocolitis pseudomembranosa

Corynebacterium spp.

Intestino grueso, íleon bajo

No conocida

Enterobacteriaceae

Intestino grueso, íleon bajo

Absceso, peritonitis, bacteremia, diarrea, fiebres entéricas, fiebretifoidea complicaciones post- operatorias y post-traumáticas, meningitis, endocarditis, intoxicación alimentaria

Enterococcus

Intestino grueso, íleon bajo

Peritonitis, colecistitis, complicaciones , post-operatorias

Eubacterium spp.

Intestino grueso

Diverticulitis, peritonitis

Flavobacterium spp.

Intestino grueso, íleon bajo

Meningitis, peritonitis

Fusobacterium spp.

Intestino grueso, íleon bajo

Absceso, bacteremia

Lactobacillus spp,

Intestino grueso, íleon bajo

No conocida

Mycobacteria spp.

Intestino grueso, íleon bajo

No por bacterias habituales

Mycoplasma spp.

Intestino grueso, íleon bajo

No determinada

Peptostreptococcus spp.

Intestino grueso, íleon bajo

Colecistitis, absceso, peritonitis, mionecrosis

Propionibacterium spp.

Intestino grueso

Endocarditis

Pseudomonas aeruginosa

Intestino grueso, íleon bajo

Gastroenteritis, meningitis, bacteremia, complicaciones postoperatorias

Ruminococcus bromii

Intestino grueso

No determinada

Sarcina spp.

Intestino grueso

No determinada

Staphylococcus aureus

Intestino grueso, íleon bajo

Absceso pancreático, enteritis, intoxicación alimentaria, complicaciones de enterocolitis, pseudomembranosa

Veillonella spp.

Intestino grueso

No determinada

Streptococcus grupo viridans

Intestino grueso, íleon bajo

No conocida

Vibrio spp.

Intestino grueso, íleon bajo

No por bacterias habituales

Areas generalmente estériles. Aunque el estómago y el esófago se contaminan con bacterias cada vez que se ingiere alimento, la población bacteriana no sobrevive bien en estas dos áreas . De igual manera, el intestino delgado (excepto el íleon distal),el hígado y la vesícula están libres de bacterias o sólo las albergan transitoriamente. Lo mismo ocurre con el peritoneo. La presencia de microorganismos en estos sitios se debe a enfermedades subyacentes, como carcinoma o bien alcanzan estos sitios después de una ruptura del intestino grueso.

Relación bacterias aeróbicas anaeróbicas en el colon. Existe una gran variedad de especies de bacterianas en el colon y la relación entre las bacterias aerobias y anaerobias está en favor de lasanaerobias . En la Tabla 5 se muestra la frecuencia relativa de las especies bacterianas.

TABLA 5
FRECUENCIA RELATIVA DE ESPECIES BACTERIANAS EN LA FLORA FECAL

Rango

Porcentaje

Microorganismo(s)

1

12.0

Bacteroides vulgatus

2

7.0

Fusobacterium prausnitzi

3

6.5

Bacteroides adolescentia

4

6.0

Ebacterium aerofaciens

6

4.5

Bacteroides thetaiotaomicron

7

3.6

Eubacterium eligens

9

3.2

Eubacteriumbioforme

11

2.3

Bacteroides distasonis

28

0.7

Bacteroides ovatus

29

0.6

Bacteroides fragilis

59 - 75

0.13

Enterococus faecalis

76 - 113

0.06

Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae y otras 37 especies bacterianas

Tracto Genitourinario

Areas que generalmente albergan microorganismos. En la superficie de los genitales externos se encuentran Staphylococcus epidermidis, Streptococcus del grupo viridans, Enterococcus, Peptostreptococcus, Corynebacterium spp.,Mycobacterium spp. , varios integrantes de la familia Enterobacteriacea, Bacteroides spp., Mycoplasma spp. y Candida albicans. Estas se detallan en la Tabla 6.

TABLA 6
MICROORGANISMOS DEL TRACTO GENITOURINARIO

Microorganismo

Ubicación

Enfermedad

Acinetobacter spp.

Uretra anterior, vagina

Uretritis, complicaciones de la instrumentación y de la cirugía

Bacteroides sp.

Genitales externos

Complicaciones de la cirugía (mujeres)

Bifidobacterium sp.

Vagina

No conocida

Candida albicans

Genitales externos, vagina, uretra anterior

Candidiasis

Chlamydia spp.

Uretra, vagina

Uretritis, cervicitis, enfermedad recién nacido, linfogranuloma venéreo

Clostridium sp.

Vagina

Complicaciones de la cirugía, aborto

Corynebacterium spp.

Genitales externos,vagina, uretra anterior

No determinada

Enterobacteriaceae

Genitales externos, vagina, uretra anterior

Pielonefritis, cistitis, Bacteriuria

Enterococcus

Genitales externos, vagina, uretra anterior

Pielonefritis, cistitis, bacteriuria

Fusobacterium spp.

Genitales externos, vagina

No determinada

Gardnerella vaginalis

Uretra anterior, vagina

Vaginitis

Lactobacilus spp.

Vagina

Ninguna

Moraxella spp.

Vagina

Complicaciones post-parto,post-operatorias y del recién nacido (raro)

Mycobacterium spp.

Genitales externos, vagina, uretra anterior

No por bacterias habituales

Mycoplasma spp.

Genitales externos, vagina, uretra anterior

Uretritis inespecífica?

Neisseria spp.

Genitales externos, vagina, uretra anterior

No por bacterias habituales

Peptostreptococcus spp.

Genitales externos, vagina

Complicaciones post-parto, post-operatorias fiebre puerperal

Sarcina spp.

Genitales externos, vagina

Complicaciones post-parto, post-operatorias (raras)

Staphylococcus aureus

Genitales externos(raro), vagina, uretra anterior

Uretritis, furunculosis

Staphylococcus

Genitales externos (raro)

No claramente establecida

S. saprophyticus

coagulasa negativa

produce infección urinaria (mujeres jóvenes)

Streptococcus agalactiae

Vagina

Enf. del recién nacido, endocarditis, absceso, meningitis miocarditis, osteomielitis, septicemia

Trichomonas vaginalis

Uretra anterior, vagina

Vaginitis

Streptococcus grupo viridans

Genitales externos(raro), vagina, uretra anterior

Ninguna

Areas generalmente estériles. Como regla general, el resto de las estructuras del tracto genitourinario se encuentran estériles.

Piel, Oido y Ojos

Areas que generalmente albergan microorganismos. Los microorganismos que alberga la piel refleja los contactos, hábitos, profesión, etcétera, de cada uno de los individuos. Los microorganismos se encuentran en un número relativamente bajo. Entre ellos está Stapahylococcus epidermidis, que sobrepasa a Staphylococcus aureus, ocasionalmente Streptococcus pyogenes, Corynebac-terium spp., Propionibacteriumacnes, Mycobacterium spp. y una buena variedad de levaduras no -patógenas, cuyo detalle se muestra en la Tabla 7.

Tabla 7
Microorganismos de la piel, oído y ojo

Microorganismo

Ubicación

Enfermedad

Acinetobacter sup.

Piel

Complicaciones en pacientes inmunocomprometidos

Bacillus spp

Piel

Iridociclitis, panoftalmitis, meningitis y bacteremia pacientes inmunocomprometidos

Candida albicans

Piel

Paroniquia (rara)

Chlamydia trachomatis

Incierta

Tracoma, conjuntivitis por inclusión

Corynebacterium spp

Piel, oído, ojo

Endocarditis bacteriana, complicaciones de la cirgía cardíaca

Epidermophyton floccosum

Piel

Infecciones de piel, pie de atleta

Haemophilus aegyptius

Ojo

Enfermedades del ojo

Haemophilus influenzae

Ojo

Enfermedades del ojo

Micrococcus spp

Piel

No determinada

Moraxella spp

Ojo

Enfermedad del ojo

Mycobacterium spp

Piel

Micobacteriosis (Piel)

Neisseria spp

Ojo, piel

No por bacterias habituales

Peptostreptococcus spp

Piel

No conocida

Pityrosporum ovale

Piel

Caspa?

Propionibacterium spp

Piel

Acné, endicarditis bacteriana

Sarcina spp

Piel

Complicaciones pacientes inmunodeprimidos

Staphylococcus aureus

Piel, oído, ojo (raro)

Antrax, furúnculos, impétigo, mastitis

Staphylococcus epidermidis

Piel, oído, ojo

Acné, endocarditis, complicaciones de la cirugía cardíaca, tromboflebitis.

Sangre y Líquido Cefalorraquídeo

La sangre y el líquido cefalorraquídeo de los sujetos sanos son estériles. Ocasionalmente se pueden aislar bacterias de la sangre de sujetos sanos. A menudo estas bacterias representan una contaminación de bajo nivel de lesiones inaparentes o bacteremias transitorias, como las que ocurren durante la masticación, el cepillado de dientes, etcétera.

Heridas y Quemaduras

La flora de las heridas depende del sitio anatómico, del modo en que se produjo (traumática o quirúrgica), del ambiente donde se produjo y del grado de contaminación de las áreas adyacentes que fueron lesionadas al producirse la herida. Las heridas traumáticas generalmente se infectan con microorganismos aeróbicos nativos, especialmente Staphylococcus aureus, Streptococcus grupo A, Enterococcus Pseudomonas aeruginosa, Escherichia coli, Proteus spp. Flavobacterium spp. y Acinetobacter spp. Entre las bacterias anaeróbicas que con mayor frecuencia infectan las heridas traumáticas se encuentran los Clostridium spp., siendo los más frecuentes los clostridios de la gangrena gaseosa, tales como Clostridium perfringens tipo A, , Clostridium septicum y Clostridium novyii, aunque pueden ser simples contaminantes de las heridas, por lo que el diagnóstico de la gangrena gaseosa es estrictamente clínico, apoyado por los hallazgos de laboratorio.

Las infecciones que complican las heridas quirúrgicas pueden ser producidas de dos formas. La infección quirúrgica, generalmente es una complicación de un procedimiento de cirugía limpia. Estas heridas dan cultivos positivos para Staphylococcus aureus, Enterococcus o bacilos Gram negativos. La segunda clase de infección ocurre cuando el cirujano interviene en un área contaminada. Generalmente las bacterias que complican este tipo de cirugía son Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa, Proteus spp, Providencia spp., el grupo Klebsiella-Enterobacter-Serratia, Flavobacterium, Acinetobacter spp.,Bacteroides spp,entre los anerobios.

Muestras de Autopsia

Las muestras de autopsia pueden dar información de inmenso valor, cuando son tomadas tempranamente, en forma aséptica, cuando los cultivos son sembrados de inmediato y se acompañan de frotis para tinción. Rutinariamente las muestras de riñón, bazo, hígado y pulmón son negativas, a menos que existan lesiones claramente establecidas en estos órganos. Si han transcurrido más de 6 horas entre el deceso y la toma de muestra, los cultivos tanto de sangre de órganos sólo reflejan la contaminación postmortem o perimortem producida por los microorganismos del intestino grueso. Una inmensa variedad de microorganismos, incluso algunos inesperados, pueden ser recuperados y subsecuentemente demostrarse en los cortes de tejido. Estos varían desde los más comunes, hasta otros como Brucella, Nocardia, Penicillium, Aspergillus, Streptococcus pneumoniae, Streeptococcus grupo A, Zygomycetes, Clostridium, Salmonella y Shigella, para nombrar algunos.

Referencias escogidas

  1. Murray PR, EJ, MA, Tenover FC. Yonken RH (editores). Manual of Clinical Microbiology, 6a edición. American Society for Microbiology, Washington, DC 1995.
  2. Mims CA, Playfair JHL, Roitt IM, Wakelin D, Williams R (editores). Microbiología Médica. Mosby/Doyma Libros, Gran Bretaña, 1995
  3. Shaechter M, Medoff G, Eisenstein BI (editores). Mechanisms of MicrobiaDisease. 2a edición. Williams & Wilkins, Baltimore, 1993.
  4. Shulman ST, Phair JP, Sommers HM (editores). The Biology & Clinical Basis of Infectious Diseases. 4a edición W.B. Saunders Company, Philadlphia, 1992.