Laboratorio en hepatitis viral

Investigación de los Marcadores Virales

La búsqueda de la gente causal es de gran importancia, por que de ello depende en parte el pronóstico de la enfermedad (Ver Pronóstico de la hepatitis viral aguda). (Fig.1).

Ante la sospecha de hepatitis viral deben solicitarse en primera instancia los anticuerpos tipo IGM para el virus A (Fig.2) y el antígeno de superficie para el virus B (Fig.3). Esto teniendo en cuenta el costo de los marcadores y por que la frecuencia de enfermedad aguda por virus C es escasa.

Si persiste la sospecha de infección por virus B y ante la ausencia de un HBsAg positivo, es de utilidad la búsqueda de anticuerpos anti- core del virus B de tipo IGM (IGM antiHBc). Si el IGM anticore es positivo, el diagnóstico es de HVB, independientemente de la postividad del antígeno de superficie. En casi todos los casos de HVB tanto el antígeno de superficie como el anticore IGM son positivos, pero debe tenerse presente que en la hepatitis fulminante por virus B en antígeno de superficie es depurado muy rapidamente y sólo resta positivo el anticore IGM.

En caso de positividad de anticuerpos para el virus C por técnicas de Elisa de II y III generación, anticuerpos del tipo IGG (Fig.4), se debe demostrar la presencia del virus mediante la técnica de reacción de polimerasa en cadena (PCR) para certificar la infección activa.

Cuando existe posibilidad de infección por el virus D, si el HDAg y el Anti-VHD total son negativos, es recomendable efectuar una segunda determinación dos o tres semanas después. Otra alternativa es examinar la presencia de IgM anti-VHD en caso de disponer de posibilidades técnicas. Ante cualquier caso de hepatitis aguda con marcadores de infección por VHD es importante establecer si se trata de una coinfección B y D o de una sobreinfección D de un portador B mediante la determinación de IgM anti-HBc (Fig.5).

El virus E tiene un comportamiento similar al A. La detección de anticuerpos anti E de tipo total en población infantil chilena alcanza a un 36% (91% para virus A en la misma población). Existe ELISA para anticuerpos IGG e IGM para este virus.

 

EXAMENES DE LABORATORIO HABITUAL EN LA HEPATITIS VIRAL AGUDA

Es importante tener en cuenta que no existe un examen de laboratorio que explore la globalidad de la función hepática. Deben investigarse diversas funciones mediante exámenes destinados a responder interrogantes específicas. Arbitrariamente se pueden agrupar los exámenes en cuatro grupos, además de la biopsia:

1) Enzimas marcadoras de inflamación

2) Enzimas marcadoras de colestasia

3) Los que exploran capacidad de transporte

4) Los que exploran capacidad de síntesis

 

Biopsia hepática

En pacientes con DHA es raramente utilizada como método de diagnóstico.

Las mejores indicaciones son ante la sospecha de otras enfermedades agudas que se asemejan a una hepatitis viral, tales como leptospirosis, algunas formas de linfoma con infiltración hepática masiva, algunas enfemedades hepáticas crónicas que se presentan como agudas tales como la hepatitis crónica autoinmune, la enfermedad de Wilson (Fig.6) (Ver Histología de la IHAG) y algunos casos de daño hepático por drogas (Fig.7) (Ver Histología del Daño Hepático por Drogas).

Puede también ser muy útil para la decisión de un transplante y para el control de su rechazo (Ver Transplante Hepático).

 

Ecotomografía Abdominal

No es un examen decisivo para el diagnóstico de daño hepático agudo. Su importancia radica más bien en el diagnóstico diferencial con otras patologias (Ver Hepatitis Colestásica) o en las complicaciones (Ver Caso Clinico de IHAG).