Figura 1: Observación de escroto.

 
     
  Figura 2: Colocación de manos para examen testicular.  
 
  Figura 3: Fijación del testículo entre los dedos permite palpar con pocas molestias para el paciente.  
     
  Figura 4: Trombo tumoral en vena cava.  
     
 

Anamnesis

  La anamnesis debe obtener el relato espontáneo, jerarquizado de los síntomas y su aparición en el tiempo. Sin embargo, en muchos casos el paciente puede olvidar u omitir algunos hechos y por ello siempre debe agregarse un interrogatorio dirigido en que se pasa revista a hechos específicos. También en esta revisión se pueden vencer inhibiciones o prejuicios que involuntariamente ocultan hechos claros y desorientan en la historia clínica. Muchos de los síndromes urológicos son de instalación lenta y el paciente se adapta fisiológica y psicológicamente a hechos que, de haber aparecido en forma abrupta, causarían extraordinaria alarma. También ocurre que el sentido natural del pudor esté exacerbado y lleve a ocultar síntomas o signos que el paciente admite y detalla si se le pregunta en forma directa. Es importante establecer si la historia es la de una enfermedad aguda o crónica, pero también si es recurrente sobre un fondo crónico.  
     

Estado General

 

El estado general del paciente puede presentar un compromiso mayor o menor de acuerdo al proceso patológico. Debe tenerse claro que las personas de edad presentan otros cuadros concomitantes con frecuencia, como: anorexia, mala dentadura que no les permite alimentarse bien; cuadros depresivos crónicos que quitan el deseo de comer; diabetes, enfermedad muy prevalente que muchas veces es desconocida por el paciente y en otras éste no toma conciencia de la importancia que tiene; en todos estos casos se compromete el estado general, por causas coadyuvantes o ajenas a la enfermedad de fondo.

Los pacientes portadores de pielonefritis crónica, durante los períodos de reagudización, presentan con frecuencia astenia y fatigabilidad fácil que se manifiesta hacia el fin del día y que si bien no impide el desarrollo de la actividad habitual implica un mayor desgaste para el paciente.

El enfermo urológico con gran frecuencia puede tener manifestaciones de otras patologías: hipertensión arterial, insuficiencia coronaria, trastornos del ritmo, insuficiencia cardíaca, que se asocian con cuadros de uropatía obstructiva. Es clásica la facilidad con que un paciente con valvulopatía aórtica se descompensa a causa de uropatía obstructiva. El enfisema pulmonar, bronquitis crónica, asma bronquial y otra patología pulmonar pueden complicar al paciente urológico y deben ser investigados cuadros de esta naturaleza.

 
     

Síndrome Febril

 

Los cuadros infecciosos urinarios pueden evolucionar con o sin fiebre. La mayoría de las infecciones urinarias bajas evolucionan sin alza térmica. A la inversa, las infecciones urinarias altas, pielonefritis agudas, evolucionan casi siempre con gran alza térmica (39-40°C), generalmente precedidas de calofríos. La fiebre se caracteriza por ser remitente, con fluctuaciones importantes en el curso del día o en horas.

Las infecciones agudas de la próstata y el del epidídimo dan el mismo tipo de fiebre en sus comienzos, que se hace después continua.

A raíz de maniobras uretrales, no es infrecuente que haya calofríos y alza térmica, debidos a bacteremias por la absorción de gérmenes en la mucosa uretral. Pueden originarse así septicemias gravísimas.

También es cierto que la infección urinaria alta puede evolucionar en forma afebril, lo que caracteriza a la etapas crónicas de la pielonefritis. Los lactantes y preescolares pueden tener, como única manifestación de infección urinaria alta, retraso pondoestatural. En clínica pediátrica, el diagnóstico de infección urinaria debiera ser planteado con mayor frecuencia y comprobado con los exámenes de laboratorio. Esto permitiría diagnosticar a tiempo y recuperar muchos cuadros patológicos que, ignorados, evolucionan hacia la atrofia y pérdida del riñón.

El hipernefroma es una de las causas de fiebre inexplicada, cuando esta se presenta como único síntoma de esta enfermedad.

 
     

Dolor Renal

  Se debe a la distensión relativamente brusca de la cápsula renal y obedece a causas inflamatorias y/u obstructivas. Se lo refiere a la región costomuscular a la altura de la décima costilla y se irradia hacia la fosa lumbar e hipocondrio. Su carácter es sordo y constante, el paciente lo relata como fatigante, mas tolerable, que permite una actividad limitada, pero del cual se tiene conciencia en forma permanente. Es característico de las hidronefrosis agudas y subagudas. Otros cuadros obstructivos o que distienden la cápsula pueden ser: litiasis obstructiva, pielonefritis aguda, tumores renales, etc.  
     

Cólico Renal

 

Corresponde a un complejo en el cual intervienen diferentes factores: dolor de fondo, referido al área renal, permanente y que corresponde a la distensión de las cavidades pielocalicilares y de la cápsula, al cual se agrega dolor cólico generado por las contracciones de la musculatura lisa ureteral de los segmentos proximales a la obstrucción existente. Este segundo componente puede alcanzar extraordinaria intensidad y se irradia desde el ángulo costovertebral hacia el flanco y fosa ilíaca correspondientes. Llega hasta la raíz del pene y escroto en el hombre y a los labios mayores en la mujer, y a la raíz del miembro inferior. Es característico del cólico renal el no sobrepasar la línea media del abdomen, hecho que tiene gran valor para el diagnóstico diferencial. El cuadro doloroso se acompaña de gran excitación psicomotora del paciente, que no permanece en reposo o en posición determinada, sino que cambia permanentemente del decúbito a la marcha y a la posición sentada, acompañado de toda clase de manifestaciones de dolor. El paciente relata fluctuaciones en el dolor que varían entre lo tolerable y lo paroxístico. La duración del cólico renal es variable y depende del factor etiológico y de la capacidad de la vía urinaria para expulsar el agente obstructivo: litiasis, coágulos sanguíneos, grumos de pus y, más raramente tejidos necróticos esfacelados desde el riñón. Dura desde algunos minutos hasta varios días. Se acompaña de estado nauseoso importante y vómito escaso. En el curso de la horas hay distensión abdominal e íleo paralítico.

El clínico puede orientarse sobre la localización de la obstrucción ureteral. Así, en el hombre el dolor irradiado al testículo o al labio mayor en la mujer es propio de obstáculo a nivel de la pelvis renal y del uréter alto. El uréter medio da dolor referido a la fosa ilíaca (punto de Mac Burney), lo que explica confusiones con apendicitis aguda en los casos de ubicación derecha y con diverticulitis a izquierda. Cuando un cálculo se ubica a nivel del uréter terminal aparece pujo y tenesmo vesical, con poliaquiuria.

 
     

Dolor Vesical

 

La inflamación vesical, cualquiera que sea su origen, se caracteriza por dos formas dolorosas: pujo y tenesmo.

El primero es la sensación de contracción dolorosa de la vejiga, producida por el espasmo del cuello y trígono vesical. El tenesmo es la sensación de repleción y urgente necesidad de evacuación vesical que persiste una vez terminada la micción. Ambas sensaciones son referidas a la uretra posterior y tienen su mayor intensidad al iniciar y al terminar la micción.

La retención urinaria aguda produce dolor angustiante referido a la región suprapúbica. En cambio, el retencionista crónico puede llegar a tener grandes volúmenes de orina en su vejiga, sin molestia dolorosa alguna.

 
     

Dolor Genital

 

Los cuadros dolorosos agudos, por lo general, son referidos a la gónada y presentan irradiación inguinal, siguiendo el trayecto del cordón espermático. Los procesos traumáticos o los inflamatorios comprometen en forma preferencial al epidídimo. En los cuadros inflamatorios el dolor, tolerable en un comienzo, puede adquirir intensidad invalidante a medida que progresa.

El dolor es permanente, pero el paciente puede referir cambios en la intensidad en relación a cambios de posición: aumenta al ponerse de pie o disminuye al efectuar la suspensión del testículo. Esto se explica por la tracción y elongación del cordón. En los casos de torsión del cordón espermático o de la hidátide pediculada, es característica la aparición súbita de un intenso dolor, en un individuo hasta ese momento sano, generalmente en relación a un esfuerzo físico violento o a excitación sexual.

El dolor testicular sordo, pesado, tolerable, está en relación a la tracción sostenida del cordón espermático. Se le encuentra en el hidrocele o varicocele y tiene un claro aumento en la posición de pie, y disminuye o desaparece en el decúbito.

Los tumores testiculares se caracterizan por no producir dolor, salvo en aquellas ocasiones en que la albugínea testicular es distendida bruscamente por hemorragias intratumorales.

Dolor referido al pene se encuentra en algunas condiciones raras: priapismo, que es la erección patológica y sostenida de los cuerpos cavernosos del pene, sin relación a estimulación sexual; enfermedad de Peyronie, que es la fibrosis patológica de los cuerpos cavernosos, que incurva el pene durante la erección.

El dolor referido a la uretra está en relación con procesos inflamatorios de origen infeccioso y en raras ocasiones con cuerpos extraños (niños). Tiene carácter de ardor o quemadura, durante y al terminar la micción y se acompaña de pujo y tenesmo vesical si hay compromiso del cuello vesical.

 
     

Dolor Prostático

 

Una causa frecuente de consulta es el dolor referido a la región sacra o perineal profunda o rectal profunda. De carácter sordo, permanente, puede asumir el carácter de molestia u opresión. Unido al antecedente de uretritis o infección urinaria hace plantear el diagnóstico de prostatitis.

A la inversa, cuando el paciente manifiesta tener dolor a la próstata, generalmente está encubriendo otro motivo de consulta de la esfera sexual que no se atreve a relatar. En estos casos el interrogatorio directo hecho por el médico alivia la angustia del paciente y aclara la situación.

 
     

Dolor Lumbar

  Es una causa muy frecuente de consulta y su origen más común es el lumbago. El paciente atribuye su dolor habitualmente a causa renal y así lo expresa claramente. El interrogatorio rápidamente pone de manifiesto la bilateralidad del dolor, su ubicación a nivel de la región lumbar baja y su clara relación con las posiciones y decúbitos determinados. También aclara el diagnóstico la relación existente entre el dolor y esfuerzos físicos o actitudes de trabajo determinadas, agacharse, pararse, etc.  
     

Hematuria

 

Es uno de los síntomas más alarmantes para el paciente, que lo induce a consultar de inmediato. Existen grados diferentes de hematurias. En general, las enfermedades urológicas producen gran hematuria, y el paciente relata orinar "sangre roja" acompañada de coágulos. Aquí no se plantean dudas sobre la autenticidad de la hematuria. En cambio, es muy frecuente que los enfermos relaten tener "orinas coloradas". Esto puede ir desde la orina concentrada, propia de un cuadro febril, hasta la hematuria moderada. Es útil ofrecer comparaciones al paciente: té cargado, para las hematurias antiguas (a diferenciar de coluria y hemoglobinuria), agua de lavado de carne para las hematurias médicas, etc.

También debe interrogarse sobre la ingestión de sustancias capaces de colorear la orina, como las betarragas, vitamina B12, Pyridium, etc.

Conviene precisar si la hematuria se presenta por primera vez o si es recidivante. Si se asocia a otra sintomatología, como cólico renal o infección urinaria, o si, por el contrario, es "silenciosa" o monosintomática. Esto último puede observarse en tumores renales, litiasis coraliforme, hidronefrosis, quiste renal, tumores vesicales. Debe precisarse si la hematuria se extiende a toda micción o a una parte de ella; así se pueden distinguir:

Hematuria total, que tiene su origen en la vejiga o por encima de ella, causada por litiasis, tumores o tuberculosis, etc.

Hematuria inicial, que se observa en las uretritis y estenosis uretrales o meatales (niños).

Hematuria terminal, que generalmente proviene de la uretra posterior, cuello vesical o trígono y es causada por uretritis posterior, pólipos, tumores del cuello vesical y cistitis.

Debe tenerse presente que basta una escasa cantidad de sangre para teñir de rojo toda la orina. La experiencia enseña que los enfermos tienden a magnificar la intensidad de la hematuria.

 
     

Uretrorragia

  Es un síntoma que no debe ser confundido con hematuria y que se encuentra casi siempre en relación con traumatismos uretrales. A diferencia de la hematuria, la uretrorragia es la pérdida de sangre por la uretra, independientemente de la micción. Es un síntoma muy importante en los traumatismos pelvianos, en que ha habido ruptura de la uretra. Se asocia con imposibilidad de orinar, cuando hay sección total del conducto.  
     

Alteraciones de la Micción

 

Por lo general, no se presta atención a esta función fisiológica, y sólo se tiene conciencia de los cambios bruscos de ella. De ahí la importancia que tiene el interrogatorio dirigido por el médico, averiguando aquellos cambios que pueden orientar en el diagnóstico.

La capacidad vesical en el hombre es de 400 ml, y puede ser algo mayor en la mujer.

Fórmula miccional es la relación entre el número de micciones diurnas y nocturnas.

En el hombre es de 3 a 5 micciones en el día y de 1 o ninguna en la noche. En la mujer es de 2 a 3 en el día y de 1 a ninguna en la noche. Al decir "día" nos referimos al período de vigilia y al decir noche al período durante el cual el individuo duerme. Esto significa que la mayoría de los individuos adultos sanos no interrumpen el sueño por la necesidad de vaciar su vejiga, o bien, lo hacen una sola vez durante el sueño. Sin embargo, al ser interrogado el paciente, generalmente coloca su última micción del período de vigilia en el grupo "noche". Si esto no se aclara en forma dirigida por el médico, induce a error. Es importante precisar también la fórmula miccional en condiciones de comida y bebida normales, y compararlas con los posibles trastornos que sufren en el momento de la consulta.

Cualquier persona puede precisar, con mucha exactitud, cuál es su hábito miccional nocturno. Por este motivo, las alteraciones en el hábito miccional se notan primero en el período "noche" y se relatan en forma más precisa. La presencia de micciones nocturnas, de frecuencia superior a lo señalado más arriba, se llama nicturia.

En el hombre de edad pueden existir variaciones discretas en la fórmula miccional. Esto sólo traduce cambios subclínicos, producidos por la hipertrofia de la próstata propia de la edad. La mujer, en general, tiene una capacidad vesical algo mayor que el hombre. Ello explica en parte que pueda tener una fórmula miccional tan baja como una o dos micciones en 24 horas. Contribuye a esto la costumbre de ingerir poco líquido y la comprensible desconfianza que ella tiene por los desaseados servicios higiénicos públicos.

El aumento de la frecuencia miccional se llama polaquiuria. Este concepto implica aumento en la frecuencia, pero con volumen bajo. Es más notorio durante la noche (nicturia). Cualquier trastorno irritativo de la vejiga trae consigo polaquiuria. En forma independiente, o bien asociada a la polaquiuria, pueden existir el pujo y/o tenesmo vesical. En algunos casos de inflamación vesical aguda, la polaquiuria puede alcanzar tal magnitud que el paciente orina cada 5 ó 10 minutos y se la confunda con incontinencia urinaria: pseudoincontinencia.

Por poliuria se entiende el aumento de volumen total de orina en 24 horas. Puede ser consecuencia de una mayor ingesta de líquidos: diabetes mellitus, diabetes insípida, etc., determinada por enfermedad o por trastornos de carácter neurótico.

Se llama disuria cualquier trastorno de la micción. Esta palabra por sí sola significa poco y debe adjetivarse, señalando si se trata de disuria de esfuerzo o de disuria dolorosa. También debe precisarse si la disuria es inicial, o sea, del comienzo de la micción, si es total o terminal.

La disuria de esfuerzo corresponde a procesos obstructivos de la vía urinaria, a partir del cuello vesical, la fimosis, etc. En el hombre adulto: el adenoma prostático, la enfermedad del cuello vesical, el cáncer prostático, las estenosis uretrales de causa traumática e inflamatorias. En la mujer, la estenosis inflamatoria de la uretra y la propagación de procesos tumorales infiltrantes de origen ginecológico.

La disuria de esfuerzo es de instalación progresiva, solapada, y el paciente generalmente no tiene conciencia de su condición en forma clara. Es útil inducirlo a comparar con la forma de orinar que tenía algún tiempo antes. En la disuria de esfuerzo la micción va precedida por un período de latencia que el paciente puede reconocer claramente y que puede alargarse hasta varios minutos, y se recurre a la contracción de la prensa abdominal para vencer el obstáculo.

La disuria dolorosa habitualmente es de tipo inicial o terminal, está en relación a los fenómenos inflamatorios del cuello vesical y trígono. El dolor es referido a la uretra posterior y, por lo general, asociado a pujo y tenesmo. En los casos de disuria de esfuerzo es frecuente que haya un componente doloroso asociado, que generalmente es terminal.

Durante la micción puede ocurrir la interrupción brusca del chorro que, tras algunos momentos, y después de efectuar algún movimiento o maniobras de comprensión del hipogastrio, se reanuda nuevamente con las mismas características anteriores. Esto se conoce como micción interrumpida o en dos tiempos, y es propia de la presencia de cuerpos extraños en la vejiga: litiasis, tumores pediculados, coágulos.

Continencia es la capacidad de controlar la micción por el esfínter vesical. El niño comienza su aprendizaje a los 18 meses y lo termina entre los 36 y 48 meses, cuando alcanza un control diurno y nocturno perfecto.

La incontinencia nocturna se llama enuresis. Esta puede ser primaria, generalmente ligada a incompleta maduración del sistema nervioso central, o secundaria, reactiva a conflictos de orden psicológico, o bien, obedece a una causa orgánica en que la enuresis es una manifestación de una uropatía obstructiva: válvulas uretrales, estenosis uretral, infección urinaria, diabetes, etc. En las niñitas existe una alteración especial de la continencia que consiste, fundamentalmente, en la sensación de micción imperiosa y en la pérdida de algunas gotas de orina que las hace mantener el "calzón húmedo". En ellas la madre puede relatar, si se la interroga dirigidamente, que el chorro miccional es vacilante y a veces tiene muecas de dolor o escalofríos durante la micción. Este cuadro es producido por una estenosis funcional del esfínter estriado y favorece la infección y el reflujo vesicoureteral.

Las incontinencias urinarias pueden ser parciales o totales, permanentes o transitorias. Una de las principales causas reside en las lesiones neurológicas: fractura de columna, tumores medulares, metástasis infiltrantes a nivel medular, denervación a raíz de intervenciones pelvianas, polineuritis diabética, etc. Serán parciales o totales y definitivas o transitorias, según el grado de compromiso neurológico.

En la mujer es frecuente encontrar incontinencia parcial de esfuerzo, dada por la natural debilidad del esfínter estriado y por los traumatismos del parto. Estos últimos deterioran o hacen desaparecer el ángulo uretrovesical posterior, llevando a la vejiga a la etapa de premicción permanente, en que toda la continencia está a cargo del esfínter estriado, el cual no puede controlar bruscos aumentos de presión abdominal, produciéndose escape vesical.

En ciertos casos de irritabilidad exagerada de la pared de la vejiga (algunas cistitis), se hace imposible controlar el deseo de micción imperiosa, perdiéndose orina en forma involuntaria. Esta situación anormal desaparece al eliminarse la causa de la inflamación vesical.

En los casos de fístulas del uréter o de la vejiga hacia la vagina, se observa la pérdida de orina por una vía absolutamente patológica. En estos casos, siempre existe el antecedente anamnéstico de una intervención quirúrgica pelviana efectuada algunos días antes.

Existe también la pérdida urinaria parcial, pero permanente, cuando por defecto del desarrollo un uréter desemboca distal al esfínter urinario.

En la uropatía obstructiva se puede llegar a incontinencia paradójica en la exageración de la micción por rebosamiento. Existe retención de orina y el paciente consulta por "incontinencia". Este paciente es portador de un obstáculo que le hace evacuar en forma incompleta su vejiga, dejando cada vez un residuo más importante. La polaquiuria puede llegar a tener una frecuencia tal, que remeda una incontinencia urinaria. La misma situación se encuentra en las retracciones cicatriciales de la vejiga secundaria a tuberculosis, en que la vejiga retraída es tan pequeña, que contiene un volumen de orina también pequeño, y a ello se suma la irritabilidad exagerada de la vejiga, lo que simula una incontinencia por la alta frecuencia de las micciones, que pueden invalidar totalmente al paciente.

 
     

Retención Urinaria

 

Es la imposibilidad de expulsar la orina acumulada en la vejiga. Se puede presentar en forma aguda, condición frecuente en el postoperatorio de algunas intervenciones, provocada por el uso de analgésicos y espasmolíticos. La mayoría de las veces no tiene mayor trascendencia. En otros casos puede ser la primera manifestación de una uropatía obstructiva que ha sido desconocida hasta ese momento. Es frecuente que este accidente agudo esté en relación a transgresiones etílicas o al frío. También puede ser causado por malas indicaciones terapéuticas, como el uso de diuréticos en un urópata obstructivo. En estos casos, el alcohol y los diuréticos son responsables de alterar el equilibrio, aumentando la producción de orina y la distensión vesical, con pérdida de la capacidad contráctil, de una vejiga ya distendida por la presencia de obstrucción, hasta ese momento compensada.

El edema del cuello vesical producido por la infección o el frío puede ser responsable de una retención total. Las retenciones agudas se acompañan de gran malestar, con dolor angustiante referido a la región hipogástrica.

Por el contrario, el retencionista crónico puede llegar a la retención total y en quien esta condición se repite en el curso de los días siguientes, llega a temer en tal forma estos episodios, que deja de beber, con lo cual agrega deshidratación, y un factor prerrenal a la anuria obstructiva.

En los traumatismos pelvianos o en los pacientes politraumatizados, la retención urinaria puede corresponder a sección total de la uretra, la que habitualmente se acompaña de uretrorragia. También los traumatismos cerrados abdominales con vejiga llena pueden llevar al estallido vesical y a un falso cuadro de retención urinaria, o anuria, en que la orina se acumula en la cavidad peritoneal.

 
     

Neumaturia

  Es la expulsión de gas por el chorro urinario. Produce un ruido característico que recuerda el de una llave abierta cuando existe aire en la cañería. Se la encuentra con posterioridad a un examen endoscópico y corresponde al aire que penetró durante él y que es expulsado. En ausencia de maniobras de ese tipo es un síntoma que delata la existencia de una fístula digestivo-urinaria. Esta se encuentra secundariamente a procesos de diverticulitis del colon perforado a vejiga, y más raramente en cáncer de colon. Pueden acompañarse de expulsión de material intestinal. También puede ser causada por infecciones urinarias, producidas por gérmenes anaerobios que generan gas; suele complicar la diabetes.  
     

Trastornos de la Esfera Sexual

 

Hematosperma es la eyaculación con sangre. Puede tratarse de sangre fresca, roja o bien color ladrillo o salmón, que corresponde a sangre más antigua. Puede ir asociada a la eyaculación dolorosa. Es un síntoma que alarma al hombre y que corresponde a procesos de prostatitis o uretritis posterior que deberán ser diagnosticados.

El paciente que consulta por trastornos sexuales, lo hace bajo gran tensión y angustia. Generalmente evita mencionar la causa verdadera de la consulta y la oculta bajo malestares imprecisos que atribuye a la próstata.

El médico debe reconocer a este tipo de paciente y ayudarlo, interrogándolo directamente, con tacto y paciencia.

Las causas de consultas más frecuentes son: eyaculación precoz, entre los jóvenes, que revela situaciones de angustia o bien desinformación; erección imperfecta, impotencia, pérdida de la libido.

En los hombres adultos, la diabetes es causa frecuente de impotencia orgánica.

 
     

Patología Genital

 

Algunos de estos cuadros son más propios del hombre joven: tumores testiculares, varicocele, hernias, fimosis, etc., y otros, del hombre maduro o senil: hidrocele, epididimitis, etc.

La causa de consulta puede ser hallazgo fortuito de una tumoración testicular, que pasó inadvertida por largo tiempo y sólo se reconoció debido a un microtraumatismo. Esto es válido para los tumores testiculares, hidrocele, varicoceles pequeños y para los procesos epididimarios crónicos (TBC).

Debe tratarse de precisar el tiempo de evolución, cosa en general difícil, pues es increíble lo poco observador que es el hombre en lo que atañe a su patología genital. Coadyuva la lentitud de estos procesos y su evolución indolora.

La consulta por patología dolorosa referida al área genital fue revisada ya a propósito del dolor.

La presencia de fimosis (incapacidad de descubrir el glande) es relatada como estrechez del prepucio. En el caso de individuos adultos que consultan por esta causa, debe interrogarse sobre antecedentes sugerentes de diabetes mellitus, ya que esta es, a veces, la primera manifestación de esta enfermedad. Otra causa de fimosis adquirida es el uso de sonda vesical por períodos prolongados.

En la mujer debe investigarse la presencia de leucorrea (secreción vaginal), la cual puede explicar piurias que no corresponden a infección urinaria. En la niña pueden existir también leucorreas (micóticas, trichomoniásicas), que deben ser investigadas mediante interrogatorio adecuado a la madre.

Criptorquidia es la anomalía de posición del testículo, en que este, ausente del escroto, se encuentra en cualquier punto de su trayecto normal (puede ser así intraabdominal, lumbar, ilíaco o pelviano). Debe ser diferenciado de un cuadro frecuente en el niño que es el testículo retráctil o en ascensor, en que la glándula está en el escroto la mayor parte del tiempo, pero es llevado fuera de él por la contracción del cremáster, hacia el conducto inguinal.

Ectopia testicular es la ausencia de un testículo del escroto y su presencia en un sitio que no corresponde a su trayecto normal.

 
     

Examen Físico

 

Conciencia

La conciencia se compromete en el síndrome urémico avanzado. Este compromiso es más manifiesto en los cuadros agudos, mientras que en los crónicos se puede llegar a etapas bastante avanzadas, sin deterioro de la conciencia.

Los pacientes de edad avanzada suelen presentar signos de deterioro psíquico, el que puede acentuarse en forma grave a raíz de anestesia general e hipotensión. Se puede llegar a niveles confusionales, con excitación psicomotora que pone en peligro el resultado de una intervención quirúrgica o la vida del paciente, también puede contraindicar algunos procedimientos quirúrgicos

Posición y Decúbito

La gran excitación psicomotora es casi patognomónica del cólico renal. Durante los paroxismos de dolor el paciente cambia de posición y decúbito, y a menudo opta por la marcha. A diferencia del cólico renal, los cuadros inflamatorios renales o perirrenales obligan al paciente a adoptar posiciones antiálgicas. Estas se caracterizan por la escoliosis de concavidad hacia el lado comprometido y porque el paciente prefiere el decúbito lateral hacia el lado opuesto a la lesión.

Hipo o Singulto

Se le observa con frecuencia en el síndrome urémico avanzado, debido a la irritación gástrica. Acompaña muy frecuentemente a los procesos peritoneales y su presencia debe hacerlos sospechar. Puede estar presente también en la sepsis. Aquellos pacientes sometidos a una anestesia general, que ha sido difícil, con relajación inadecuada y en quienes se ha establecido una lucha con el anestesista, presentan con frecuencia hipo en el postoperatorio.

Piel y Mucosas

En el niño y en especial en el lactante el turgor y la elasticidad de la piel son de gran valor para apreciar el estado de hidratación. En los pacientes adultos es más útil el estado de las axilas, que deben de estar húmedas en un individuo bien hidratado. Este índice es mucho más fiel que el estado de la lengua y mucosa bucal, las que pueden estar secas en pacientes que respiran por la boca. En el paciente urémico avanzado, la lengua está seca e incluso alcanza aspecto costroso: lengua de loro. Sin embargo, esto no se aprecia cuando las cifras de uremia son sólo moderadamente altas.

El paciente urópata obstructivo bajo (adenoma de la próstata, enfermedad de cuello vesical, estenosis uretral), que presenta retenciones urinarias en forma subintrante, llega a tener tal temor a ellas, que deja de ingerir líquidos y puede consultar en avanzado estado de deshidratación. Por el contrario, aquellos enfermos que progresan hasta la oliguria extrema o la anuria por obstrucción ureteral bilateral (cáncer prostático, cáncer cervicouterino, etc.) no presentan las molestias propias de la retención urinaria vesical. Por lo tanto, continúan la ingestión de líquidos aun en la etapa de anuria. Este tipo de paciente consulta frecuentemente con edemas o en estado de anasarca, producto de la retención hídrica crónica.

Examen de la Región Lumbar

Forma parte del examen de columna y dorso; sin embargo, conviene destacar algunos detalles en relación con el aparato urogenital. Es conveniente efectuarlo en posición de pie y también sentado. De pie son visibles los defectos de la columna. Escoliosis de concavidad del lado de la lesión en los procesos inflamatorios renales o perirrenales. Contracción de las masas musculares que pretenden inmovilizar la zona dolorosa. Edema inflamatorio de la piel en los procesos perirrenales. Es posible pesquisar la presencia de tumoración a nivel sacro, propio del meningocele (vejiga neurogénica). Posteriormente, pueden observarse o acentuarse estos mismos signos en la posición sentado. En esta postura se efectúa la percusión de la fosa lumbar, para lo cual se solicita al paciente que incline el dorso hacia adelante, flectándolo, y cruce los brazos sobre el pecho. Se percute con el puño cerrado, utilizando el borde hipotenar. Debe advertirse previamente al paciente de lo que se va a hacer y efectuarlo primero muy suavemente y luego con más fuerza, percutiendo primero sobre el lado sano, de manera de dar un patrón de comparación con el lado enfermo. El paciente reconoce perfectamente la percusión sobre la fosa lumbar sana como golpe que no causa dolor. En cambio, en los procesos inflamatorios del riñón (pielonefritis) o de la celda perirrenal (flegmón) el dolor es inmediato y, como norma, intenso. Lo mismo ocurre en los casos de distensión brusca de las cavidades: cólico renal, hidronefrosis.

Examen Renal

Las masas renales sólo son visibles cuando alcanzan gran tamaño y abomban la región lumbar e hipocondrio y flanco. No es infrecuente que esto ocurra en el lactante y preescolar (tumor de Wilms e hidronefrosis). En los adultos, los grandes riñones poliquísticos pueden ser percibidos a simple vista.

Antes de efectuar la palpación renal, es imprescindible efectuar la palpación del abdomen, lo que permite tener una información sobre la pared, hernias o eventraciones y otros procesos patológicos abdominales. Esto da confianza al enfermo y le permite relajarse. La palpación renal se hace con el paciente en decúbito dorsal, con la cabeza apoyada en una almohada y los brazos extendidos a lo largo del cuerpo. El paciente debe respirar tranquilamente y no hablar para no contraer la musculatura abdominal.

Examen Vesical

La inspección es una parte del examen clínico, que desgraciadamente es omitida con frecuencia. Orienta en los casos de persistencia del uraco, en el niño, donde fluye orina por el ombligo.

Tanto en el niño como en el adulto con retención urinaria, la inspección permite reparar en aumentos de volumen circunscritos al hipogastrio (globo vesical). La palpación permite precisar la forma ovoidea de un globo vesical. Este puede ser biloculado, en los casos de grandes divertículos vesicales. La percusión permite delimitar matidez de límite superior convexo, no desplazable, propio del globo vesical. Cuando persiste la duda sobre el origen de una masa hipogástrica, es necesario efectuar cateterismo uretral y repetir el examen luego de extracción de orina: embarazo, mioma uterino, quiste ovárico, etc.

Examen Genital

Forma parte del examen físico general; a través de él se diagnostican precozmente lesiones locales: tumor testicular, cáncer de pene, etc., o bien, se reconocen alteraciones generales que hasta el momento no hayan dado otras manifestaciones: diabetes mellitus, tuberculosis. Debe ser efectuado siempre, cualquiera que sea la especialidad del médico. Su omisión lo hace responsable de las consecuencias que esta pueda acarrear.

Examen de la Región Inguinal

La inspección puede demostrar aumento de volumen, el que debe ser explorado palpatoriamente, a fin de precisar si corresponde a hernia inguinal, quiste del cordón, testículo ectópico, hidrocele, etc.

En las hernias, el aumento de volumen se hace más notorio y se palpa pulsátil, cuando el paciente, en posición de pies, contrae bruscamente la prensa abdominal (se pide al paciente que tosa). Esto no ocurre en quistes del cordón, testículo ectópico, hidrocele, etc.

El conducto inguinal tiene su orificio superficial a 1.5 cm por encima y lateral a la espina del pubis. El orificio profundo se encuentra a 1.5 cm por sobre el punto medio del ligamento inguinal de Poupart. Las masas ubicadas a nivel del orificio inguinal profundo, que el examinador puede delimitar palpatoriamente en su límites superior y laterales, con gran probabilidad no corresponden a hernias. Las hernias crurales, cuadros más frecuentes en la mujer, se palpan por debajo del ligamento de Poupart y pueden ser confundidas con un testículo ectópico o adenitis.

Examen del Escroto

La inspección revela la presencia o ausencia del testículo en el escroto. La piel de esta zona se caracteriza por ser extraordinariamente elástica y contráctil, gracias a la presencia de un músculo bajo ella: Dartos. Puede presentarse retraída, a causa de frío o dolor, y laxa, por el calor, o como ocurre en el individuo senil. Es importante extenderla, de modo de examinar toda la superficie, donde se pueden ocultar procesos fistulosos o cicatrices entre los pliegues. No es infrecuente que el escroto sea asiento de quistes sebáceos, susceptibles de infectarse. Cuando existe un proceso inflamatorio subyacente, la piel pierde su elasticidad, los pliegues desaparecen y el edema la hace adoptar el aspecto característico de "piel de naranja", en la cual los poros se hacen muy evidentes.

En los traumatismos uretrales y peneanos se producen equimosis escrotales por el deslizamiento al máximo decúbito de la hemorragia.

El contenido escrotal está formado por: el testículo, el epidídimo y sus anexos, el conducto deferente y el cordón espermático. También deben considerarse las túnicas que envuelven al testículo y que pueden ser asiento de procesos patológicos.

Ante la ausencia de un testículo en el escroto, debe investigarse acuciosamente su ubicación. El testículo termina de descender al escroto al fin del octavo mes de desarrollo intrauterino. Al nacer, un 3% de los niños tienen ausencia del testículo en el escroto. En el momento de la pubertad, un 1% de los adolescentes presentan la misma condición.

La gran mayoría de los testículos ectópicos se localizan próximos al orificio inguinal superficial. Una vez reconocido por la palpación, se comprobará si es posible descenderlo al escroto, traccionándolo y empujándolo, a la vez, suavemente. Si el testículo desciende satisfactoriamente, se trata de un "testículo en ascensor", o retráctil, cuadro provocado por la contracción del cremáster y la laxitud del "gubernaculum testis", que permiten la migración del órgano fuera de la bolsa. Este cuadro es provocado por el temor al examen, el frío (manos del examinador) o esfuerzos físicos, y debe ser diferenciado de la verdadera ectopia, en que el testículo está permanentemente fuera del escroto. Ante esta segunda eventualidad, se investigará palpatoriamente la presencia del testículo en su trayecto normal, criptorquidia; o en zonas de ubicación anormal.

Zonas de ectopia:

  Región inguinal.
Región pubiana.
Región perineal.
Triángulo de Scarpa


Si el testículo no es localizado mediante la palpación en las zonas ectópicas o en el trayecto de su descenso, conducto inguinal, debe tenerse presente que puede estar en la región lumbar, ilíaca o pelviana, inaccesible al examen físico, retroperitoneal; criptorquídea.

El testículo ectópico y el criptorquídico son asiento de enfermedades con mayor frecuencia que el que ha descendido. Frecuentemente es hipotrófico y presenta degeneración maligna con mayor frecuencia que el testículo normal.

El escroto puede estar distendido por hidrocele, esto es, aumento patológico del líquido contenido en la membrana vaginal que rodea al testículo. Es frecuente encontrarlo en los individuos de edad, de moderado volumen y baja tensión, por lo general idiopático. En individuos más jóvenes, generalmente es secundario a cuadros inflamatorios, puede alcanzar gran volumen y estar a tensión. En el niño recién nacido, el hidrocele es muy frecuente, bilateral, y desaparece espontáneamente dentro de los primeros meses.

La inspección demuestra el aumento de volumen del hemiescroto afectado, que toma conformación esferoideal, regular e indolora a la palpación.

Varicocele

La piel del escroto puede presentar aumento de volumen mal delimitado, que la palpación identifica de carácter cordonal, blando y que desaparece o se desplaza con la presión digital.

Esto corresponde a dilataciones varicosas de la venas del cordón espermático: varicocele. Puede ser de tamaño discreto y se lo evidencia colocando al paciente de pie durante algunos minutos. Característicamente, se observa en individuos jóvenes y al lado izquierdo (desembocadura de la vena espermática en la vena renal izquierda). Cuando aparece en forma aguda debe hacer sospechar la presencia de un hipernefroma, y es secundario a trombosis de causa tumoral de la vena renal.

Testículo

Para examinar el testículo se le fija suavemente, usando los dedos cuarto y tercero de ambas manos, que pinzan la piel del escroto. Así, mientras los índices y pulgares lo exploran, contribuyen también los dedos medios. La separación entre el testículo y el epidídimo está situada en posición lateral externa y algo posterior con respecto al testículo. En él puede distinguirse un abultamiento a nivel de su extremidad superior, que se conoce como cabeza del epidídimo. Lo sigue una porción de diámetro uniforme, que constituye el cuerpo del epidídimo, el que imperceptiblemente termina en la cola; o bien, esta última se presenta como un engrosamiento menor. Desde la cola del epidídimo nace el deferente, que asciende para tomar el conducto inguinal. La palpación del deferente es similar a un cable eléctrico de superficie lisa, firme e indolora, y se efectúa tomándolo entre el índice y pulgar.

El examen del testículo se efectúa recorriendo su superficie con los tres dedos señalados de cada mano, en forma indicada más arriba. Así se obtiene una idea de su tamaño (hipotrofia o atrofia), de su consistencia, que debe ser firme y elástica, lisa y homogénea y de escasa sensibilidad.

El desarrollo de una masa policíclica, dura, nodular, sin caracteres inflamatorios y que ocupa una parte o la totalidad de la glándula, debe hacer sospechar un tumor testicular. También puede palparse un nódulo en profundidad. Los tumores testiculares se caracterizan por ser pesados. Quizás sea este uno de los hechos que más orientan en su diagnóstico.

El testículo puede presentar una disminución de la consistencia en los casos de hipotrofia y en el hombre anciano.

El epidídimo puede ser asiento de inflamaciones agudas o traumáticas. Las primeras obligan a investigar infección urinaria, uretritis o prostatitis. La piel del escroto se inflama, presentándose edematosa y enrojecida. El examen palpatorio debe hacerse con gran cautela, pues el epidídimo se torna extraordinariamente sensible. Es muy difícil poder diferenciar la masa epididimaria inflamada, del testículo. Es muy útil levantar suavemente el escroto, suspendiéndolo. Con esta maniobra se evita la tracción sobre el cordón espermático, y significa un alivio inmediato del dolor. El cuadro de epididimitis aguda puede ser indiferenciable del de torsión de cordón espermático, pero en este último la suspensión del escroto aumenta el dolor, ya que significa la elongación del cordón espermático que se encuentra acortado por el efecto de la torsión. Este es un caso en que el diagnóstico diferencial es semiológico. Si está bien y oportunamente hecho, hará la diferencia entre un testículo salvado o perdido.

Las inflamaciones crónicas del epidídimo se caracterizan más bien por el aumento de volumen, generalmente lobulado, nodular, indoloro o discretamente sensible. Pueden ser de etiología inespecífica (infección urinaria), o bien, de etiología tuberculosa. Semiológicamente, pueden ser indiferenciables de un tumor testicular.

Tanto las epididimitis agudas como las crónicas reagudizadas pueden evolucionar hacia la abscedación y fistulación. Las de etiología tuberculosa pueden ir también hacia la abscedación, pero en este caso no hay componente inflamatorio importante (absceso frío).

Durante el examen del epidídimo es frecuente advertir junto a la cabeza una pequeña formación ovoidea de 2 a 3 mm de diámetro, unida ella por un pequeño pedículo más o menos diferenciable. Corresponde a la hidátide de Morgagni pediculada. Su torsión provoca en el niño un cuadro indiferenciable del de la torsión del cordón. La torsión crónica en el adulto provoca dolor y aumento de volumen palpable. A nivel de la cabeza del epidídimo pueden palparse formaciones quísticas que hacen cuerpo con el órgano. Son de dos orígenes: quistes de tipo seroso, o bien dilatación quística del conducto epididimario, espermatocele. La diferencia entre uno y otro no puede ser asegurada semiológicamente. Con alguna frecuencia, es posible palpar un cálculo de libre desplazamiento en la cavidad vaginal.

Pene

Durante el examen físico se lo encontrará normalmente en estado de flacidez. Puede, sin embargo, encontrarse en estado de erección patológica o priapismo. En estos casos, la inspección revela la erección de los cuerpos cavernosos, sin erección del glande.

La inspección revela las anomalías de la uretra. Hipospadias en que existe desembocadura anormal de la uretra en la cara ventral del pene, generalmente próximo a la región balánica, pero también puede tener ubicación perineal; en estos casos, los niños deben orinar sentados. El defecto inverso es la epispadia, en que, por malformación en el desarrollo peneano, la uretra se abre sobre la cara dorsal del pene. Su grado máximo es la extrofia vesical, en que existe una falta de la cara anterior del abdomen y vejiga, con malformación del anillo óseo pelviano.

La inspección, para que sea bien efectuada, debe incluir la retracción del prepucio, de modo de inspeccionar completamente el glande, la región balánica y el prepucio. Con posterioridad al examen se debe cuidar que el prepucio vuelva a su posición normal, por el riesgo de parafimosis. Al retraer el prepucio se descubrirán los casos de fimosis, diagnóstico que se efectúa al constatar la dificultad o incapacidad de descubrir el glande por estrechez del prepucio. En los niños, la fimosis obedece a causas congénitas, y en el adulto se agregan, además, causas secundarias, como las balanopostitis a repetición, el uso de sonda a permanencia por períodos prolongados y la diabetes. Esta última puede ser descubierta a raíz de una consulta por fimosis adquirida. Se pueden encontrar también úlceras crónicas, indoloras, que son muy sospechosas de corresponder a cáncer del pene, el chancro luético, que se caracteriza por ser indoloroso, de bordes indurados, y se acompaña por una adenopatía inguinal satélite. Se pueden encontrar lesiones herpéticas, condilomas acuminados (virales) o planos (luéticos). Sirve para demostrar la existencia de secreción uretral, la brevedad del frenillo, que puede haber sufrido rupturas y cicatrización patológica, estrechez del meato uretral, etc.

Los pacientes que son portadores de fimosis pueden vencer la estrechez del prepucio, con lo cual el anillo fimótico queda por detrás del glande, a nivel del surco balano-prepucial. Esto significa edema, que exacerba la dificultad para retornar el prepucio a su posición normal. El cuadro se autoperpetúa y puede llegar a la necrosis isquémica. En estos casos, la inspección revela el glande descubierto y erecto. El prepucio forma aumento de volumen edematoso por detrás del glande; este cuadro se conoce como parafimosis.

La piel del prepucio pierde sus características de fineza y elasticidad por los procesos de balanopostitis a repetición, haciéndose acartonada, rígida y fibrosa (diabetes).

Cuando se sospecha la presencia de uretritis o se desea tomar una muestra de la secreción uretral, conviene pedir al paciente que no orine hasta después de haberla tomado. Para esto, es útil hacer la expresión de la uretra deslizando los tres dedos medios, de una mano, por la cara inferior del pene desde el periné hacia adelante.

El examen palpatorio de la región peneana puede revelar la presencia de placas de fibrosis sobre el dorso del pene generalmente próximo a su base y en la línea media. Es la enfermedad de la Peyronie.

Uroscopia: Examen de la Orina

Es una parte del examen físico extraordinariamente útil, que si se complementa con la inspección de la micción informará sobre innumerables hechos de importancia.

Lo más práctico es efectuarlo al final del examen, cuando ya se ha establecido alguna confianza en el paciente. Se le proporciona un vaso de vidrio liso, transparente e incoloro. Se le solicitará que pase al baño o detrás de un biombo. Se le debe instruir de modo que avise en el momento en que comience a orinar, y así será posible observar y comprobar los caracteres de la micción, tal como se señalaron, a propósito de la anamnesis. En general, mientras más problemas de orden urológico tenga el paciente, menos inhibiciones tendrá para orinar, siempre que se respeten las condiciones señaladas más arriba.

El examen al trasluz de la orina demuestra la presencia de turbidez, reconocible como piuria en algunos casos, hematuria macroscópica, filamentos en los casos de uretritis crónica, etc. Dada la gran subjetividad de la sintomatología que afecta a la micción, la uroscopia, examen simplísimo, puede aclarar una historia difícil o confirmar algunos hechos.

Tacto Rectal

Forma parte del examen físico general y tiene especial importancia en patología urogenital y proctológica. Se hace al final del examen físico, y el médico debe advertir al paciente en qué consiste y las razones que lo justifican. Debe ser hecho con la vejiga vacía, pues de lo contrario se alterará su interpretación. El examen será efectuado en privado o protegido por un biombo si se hace en la sala de hospitalización.

Se realiza en alguna de las siguientes posiciones: posición genupectoral, que es muy cómoda para el examinador, ya que expone toda la región perianal. De este modo, se pueden reconocer: eritema y signos de grataje, fisura (grieta en las comisuras anales), orificios fistulosos perianales, procesos inflamatorios con aumento de volumen (abscesos perianales), hemorroides externos o prolapsados, prolapso rectal. Los procesos inflamatorios agudos y las fístulas pueden contraindicar el tacto rectal, por ser extraordinariamente doloroso.

En las restantes posiciones, la inspección no puede ser realizada con la misma facilidad: paciente en decúbito lateral, con la extremidad superior flectada y la inferior extendida. Paciente en decúbito dorsal, con ambas extremidades inferiores semiflectadas, o bien, abrazadas sobre el pecho por el paciente. Esta posición tiene la ventaja de permitir el tacto bimanual, palpando con el dedo índice de una mano a través del recto y con la otra retropúbicamente, lo que permite palpar el lóbulo medio de la próstata.

El tacto rectal, propiamente tal, se efectúa con el dedo índice protegido por el guante que debe estar convenientemente lubricado. Se presiona suavemente sobre el esfínter, de modo que el paciente se relaje, y suavemente se introduce, reconociendo si la ampolla rectal está vacía u ocupada (fecalomas), si existe infiltración de la mucosa rectal o estenosis de ella (cáncer rectal), cáncer vesical invasor, cáncer de próstata. Puede también palparse un tumor que protruya hacia el lumen rectal. Luego se palpa la cara anterior o ventral, donde puede reconocerse la próstata, que tiene el tamaño de una castaña, con el vértice que apunta hacia la uretra. Su consistencia es firme, pero elástica, y su examen no debe producir dolor. Se la puede delimitar en forma neta y la mucosa rectal se desliza fácilmente sobre ella. En los casos de adenoma prostático, su tamaño se valora en cuatro grados, según la protusión, apreciada en centímetros, que haga hacia el lumen rectal. Así, un adenoma prostático grado 1 protruye un centímetro hacia el recto, y un grado 3 lo hace tres centímetros. Debe tenerse presente que el tacto rectal informa solamente sobre el estado de los lóbulos laterales de la próstata y no lo hace sobre el lóbulo medio y el anterior. De modo que con un tacto rectal que demuestra un próstata aparentemente normal, puede existir un adenoma obstructivo o un cáncer no detectable.

En los casos de cáncer prostático, la palpación demuestra que la glándula ha perdido sus límites netos, tiene una dureza pétrea y respeta la mucosa rectal, salvo en los casos muy avanzados en que puede estar comprometida. La palpación de una próstata que ha estado expuesta a procesos de prostatitis crónica puede ser indiferenciable de la del cáncer prostático.

En condiciones normales, las vesículas seminales no se palpan, salvo cuando están en estado de repleción. En los casos de espermatocistitis puede doler en los ángulos superiores de la próstata.

El examen prostático produce malestar e incomodidad, pero no es de suyo doloroso, salvo cuando existen procesos inflamatorios agudos: prostatitis aguda o abscesos prostáticos. En este último caso se puede palpar el abombamiento del fondo de saco rectal, e incluso fluctuación de la próstata abscedada.

Para terminar este tópico, traemos a reflexión que el médico será sometido a crítica y juicio por el paciente de acuerdo a la forma como procedió durante el examen rectal. Así, se puede crear desconfianza y miedo si el examen fue brusco e, incluso, rechazar terapéuticas que, aunque bien indicadas, se identifican con el temor producido por el tacto rectal.