A través de los efectos que se señalan a continuación puede entenderse el carácter defensivo local del proceso inflamatorio. Ellos son:

a) dilución de toxinas por el líquido del exudado;
b)
aporte de oxígeno y de anticuerpos por el flujo del exudado;
c)
remoción de metabolitos tóxicos por el flujo del exudado;
d)
formación de una red de fibrina, que delimita el proceso inflamatorio;
e)
estímulo del proceso inmunitario por transporte de microorganismos y toxinas a los ganglios linfáticos a través del flujo del exudado, y
f)
fagocitosis, microfagia y macrofagia de agentes nocivos.

La fagocitosis se realiza en tres fases: adhesión, formación de la vacuola fagocítica y formación del fagosoma (por fusión de un lisosoma con la vacuola fagocítica).