Se entiende por tal la substitución de partes del organismo por una cicatriz. Cicatriz en un tejido fibroso denso correspondiente al estado final del desarrollo de tejido granulatorio. Excepcionalmente se forman cicatrices sin participación de tejido granulatorio, como la cicatriz glial en el sistema nervioso central.

Las condiciones que favorecen el desarrollo de un proceso reparativo son una baja capacidad regenerativa en los tejidos destruidos, una pérdida de gran extensión y la destrucción de parénquima y estroma.

El tejido conectivo normal puede sufrir reparación o regeneración, lo que está determinado principalmente por la extensión de la pérdida. El tejido conectivo normal tiene una capacidad regenerativa relativamente baja y pertenece a los tejidos estables. El queloide es una cicatriz exhuberante.